Press "Enter" to skip to content

Recesión y una comunicación deficiente

*** ¿Está Estados Unidos en recesión? Los datos presentados este jueves vuelven a generar debate en torno al estado de la primera economía mundial.

Por Francisco Poleo

Recesión es cuando el crecimiento económico de un país se contrae durante dos trimestres consecutivos…según la definición más utilizada, que es de origen británico.

La que se utiliza en Estados Unidos es un poco más complicada. Según el Buró Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), la recesión se da cuando «un descenso significativo de la actividad económica se extiende por toda la economía y dura más de unos meses». De hecho, para los expertos de este organismo el PIB no es el barómetro principal.

«El NBER sería el hazmerreír si dijera que tenemos una recesión cuando estamos creando 400.000 empleos al mes», declaró Dean Baker, cofundador del Centro de Investigación Económica y Política, a CNBC. «Ni siquiera puedo imaginar que piensen por un segundo que estamos en recesión”.

En general, se considera que el organismo en cuestión utiliza estos factores para decretar la recesión: Además del Producto Interno Bruto (PIB), los datos relacionados con el mercado laboral, el gasto corporativo y personal, la producción y los ingresos.

Los datos de este jueves

Aunque la economía mundial está en un momento malo – raro es el país en donde no haya alta inflación, por ejemplo -, es de Estados Unidos del que más se habla. Normal. Es la primera economía mundial. Por eso, en principio, saltaron las alarmas este jueves cuando se informó que la economía estadounidense se contrajo nuevamente en el segundo trimestre, aunque luego los mercados bursátiles tuvieron otro día consecutivo en positivo y tanto Apple como Amazon se dispararon tras presentar buenos resultados trimestrales.

El PIB del gigante norteamericano cayó un 0,9% sobre una base anualizada de abril a junio, según datos oficiales. En Europa, medios como el ABC de España se apresuraron a titular con el hecho de que EEUU había entrado en recesión, aunque luego ajustaron a «recesión técnica». Sin embargo, en Wall Street, en donde últimamente han estado en las antípodas de la Casa Blanca y la Reserva Federal, se dispararon en positivo tras digerir la información completa.

El mensaje

La caída del PIB es fuerte, sobre todo si se le compara con la expansión del 6,7% que registró la economía de Estados Unidos en el segundo trimestre de 2021. Sin embargo, la Casa Blanca mantiene que los fundamentos de la economía continúan sólidos y que nada de esto ha sido una sorpresa.

Para transitar el shock de la pandemia, la economía necesitó importantes estímulos que permitieran hacer frente a la nueva realidad, estrategia que comenzó la administración de Donald Trump y continuó la de Biden. Sin embargo, como ocurre en el caso de un narco-dependiente, al retirar el dóping, aparecen los síntomas de abstinencia inherentes a la rehabilitación.

¿Era esto previsible? Por supuesto, sobre todo con los problemas en las cadenas de suministros y la invasión rusa en Ucrania. Con ese panorama, los principales capitales replegaron velas en Wall Street, arrastrando al resto de medianos y pequeños inversionistas, abandonados por un gobierno que falló, una vez más, en su estrategia comunicacional. Si a la gente se le hubiera explicado a comienzos de año, didácticamente, lo que tenía que transitar, otro gallo cantaría.

Ahora, con las elecciones de medio término a la vista, es que Biden empieza a tomar el rol que debió asumir nada más llegar a la Casa Blanca. En tiempos de crisis, la ciudadanía necesita escuchar a diario de sus autoridades. Lo entendió Franklin D. Roosevelt, a quien le tocó transitar dos crisis que recuerdan un poco a las actuales de Biden, con sus históricas “conversaciones al lado de la chimenea” (“fireside chats”). Curiosamente, también lo entendió Trump durante el arranque del coronavirus, con sus diarias ruedas de prensa y uso constante de Twitter. A Biden, quizás, le afectó el fenómeno de hacer totalmente lo contrario a su predecesor.

“Después del crecimiento económico histórico del año pasado ––y la recuperación de todos los empleos del sector privado perdidos durante la crisis de la pandemia–– no sorprende que la economía se esté desacelerando a medida que la Reserva Federal toma acciones para reducir la inflación”, dijo Biden en un comunicado este jueves.

¿Y si alertábamos a la gente desde el comienzo?