Press "Enter" to skip to content

Aunque Moscú diga lo contrario: Economía rusa colapsa

***Estudio de la Universidad de Yale demuestra que las cosas no están tan bien en Rusia como quiere hacer creer el Kremlin.

Por José Piñeiro

Un grupo de expertos de la Escuela de Negocios de Yale informaron que la economía de Rusia está “catastróficamente” paralizada por las sanciones occidentales, a pesar de los esfuerzos del dictador Vladimir Putin por ocultar el daño.

Analistas consideran que las sanciones internacionales y la retirada voluntaria de empresas han tenido un efecto paralizador en la economía rusa. El sondeo, basado en varias fuentes privadas no convencionales y en datos propios, dice que el efecto es “catastrófico”.

El informe destaca la respuesta a la propaganda rusa, cuya narrativa asegura que la economía nacional se ha recuperado del golpe inicial y que el desgaste, por el contrario, lo sienten más sus rivales occidentales, por supuesta “resiliencia” y “prosperidad” bajo el gobierno de Putin.

Los autores argumentan que la posición estratégica de Rusia como exportador de materias primas “se ha deteriorado irreparablemente”, debilitada por la pérdida de sus principales mercados. Al mismo tiempo, indican que las importaciones han caído en gran medida, lo que plantea serios problemas en la obtención de insumos, repuestos y tecnologías esenciales y en la generación de escasez generalizada de suministros.

 “A pesar de las ilusiones de Putin de autosuficiencia y sustitución de importaciones, la producción nacional rusa se ha detenido por completo. Falta de capacidad para reemplazar negocios, productos y talentos perdidos; el agotamiento de la base de producción e innovación de Rusia ha llevado a precios más altos y a la angustia de los consumidores”, dijeron.

La caída es muy pronunciada por la fuga de empresas: según estimaciones, Rusia ha perdido empresas que representaban alrededor del 40% de su PIB perdiendo así el valor de tres décadas de inversión extranjera desde la caída de la Unión Soviética y alimentando una fuga masiva de capitales.

En cuanto a la situación fiscal, el informe dice que Putin está liderando una dramática intervención fiscal y monetaria para mitigar las debilidades económicas, pero advierte que es “claramente insostenible” y ha llevado a un déficit por primera vez en años, agotando las reservas de divisas a pesar de la alta energía.

“En el futuro, Rusia no saldrá del olvido económico mientras los países aliados permanezcan unidos para mantener y aumentar la presión de las sanciones contra Rusia”, aseguraron.

En cuanto a los mercados financieros, indicaron que los rusos son los de peor desempeño del año en el mundo, a pesar de los controles de capital, con un marcado aislamiento de los mercados internacionales que limita el acceso a los fondos necesarios para su revitalización.