Press "Enter" to skip to content

Biden ante derogación del aborto: “Corte Suprema quiere volver al siglo XIX”

***El presidente norteamericano dijo la decisión elimina los principios básicos de la igualdad porque las mujeres deberían tener derecho a elegir su propio destino.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos dijo que este viernes «es un día triste» para el país, luego que el Tribunal Supremo revocara las protecciones al derecho al aborto.

«La corte suprema quiere volver al siglo XIX, está haciendo que Estados Unidos regrese al pasado 150 años, es un día muy triste para el país», dijo el primer mandatario.

El fallo de la Corte Suprema que ha anulado el fallo Roe vs Wade de 1973 que reconoció el derecho constitucional de la mujer al aborto sin restricciones antes de las semanas 24 y 28 de embarazo- «elimina los principios básicos de la igualdad porque las mujeres deberían tener derecho a elegir su propio destino», dijo Biden, que ha señalado que «la mayoría conservadora de los jueces está muy lejos de la mayoría social».

«Tres jueces nombrados por un presidente, Donald Trump (2017-2021), están en el centro de esta decisión de acabar con la balanza de la justicia y eliminar un derecho fundamental de las mujeres en este país», dijo Biden en referencia a los magistrados Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett.

El presidente recordó que actualmente los demócratas no tienen votos suficientes en el Senado para sacar adelante una legislación que ampare ese derecho, «por lo que los votantes tienen que hacer que sus voces sean escuchadas». 

«El próximo otoño deben elegir a más senadores y representantes que regulen el derecho de la mujer a elegir como una ley federal de nuevo», indicó el presidente. «En otoño, las libertades personales están en las papeletas, el derecho a la privacidad, la libertad, la igualdad, están todos en la papeleta. Haré todo lo que esté en mi poder para proteger el derecho de las mujeres en los estados donde afrontarán las consecuencias de la decisión de hoy».

Por su parte, la líder de la mayoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, calificó de «insulto» y de «bofetada» para las mujeres el fallo del Tribunal Supremo. «Esta decisión cruel es escandalosa y descorazonadora», dijo Pelosi visiblemente afectada en una rueda de prensa en el Capitolio.

Mientras, el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, recordó a los estados que pueden mantener el derecho al aborto en sus territorios y ha advertido a los que quieran prohibirlo que no pueden impedir que las mujeres que quieran abortar se desplacen a otros sitios para hacerlo.

En este sentido, los gobernadores republicanos de Massachusetts (Charlie Baker) y Vermont (Phil Scott) se han comprometido a defender el derecho al aborto en sus estados. Son los únicos gobernadores del Partido Republicano que han mostrado su desacuerdo con la decisión del Tribunal Supremo.

A su vez el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch Mcconnell, calificó la decisión como «valiente y correcta» y supone una «victoria histórica» para la Constitución y las personas «más vulnerables» del país.

En su opinión, el Supremo ha «corregido un terrible error moral y legal» y los jueces han «aplicado la Constitución» y han «anulado decisiones que incluso los liberales consideraban incoherentes, restaurando la separación de poderes». «Felicito al Tribunal por su imparcialidad ante los intentos de intimidación», ha añadido Mcconnell, quien ha denunciado que «durante 50 años los estados no han podido aprobar ni siquiera modestas protecciones para los niños no nacidos».

Por otro lado el ex presidente Donald Trump celebró que el Tribunal Supremo haya revocado la protección del derecho al aborto y, al ser preguntado sobre su responsabilidad en esta decisión al nombrar tres jueces conservadores para esta Corte, ha dicho: «Es decisión de Dios» mostrándose convencido de que la decisión tomada por el Supremo «al final funcionará para todo el mundo». Además, ha señalado que es un fallo que cumple con la Constitución, «y devuelve sus derechos a quienes debían tenerlos desde hace mucho tiempo».

«Esto devuelve a los estados» la decisión sobre el aborto, que es «donde siempre debía estar», ha insistido Trump. Y al ser preguntado si siente que ha tenido un papel esencial en la anulación de Roe versus Wade se limitó a decir: «Dios ha tomado la decisión».