Press "Enter" to skip to content

¿Por qué hay protestas y estado de excepción en Ecuador?

***El presidente Guillermo Lasso dijo que los hechos de violencia que se han registrado desde el lunes lo han obligado a declarar el estado de excepción “para defender la capital y defender el país”.

Ecuador llegó a su quinto día bajo estado de excepción, el cual fue decretado por el presidente Guillermo Lasso motivado a la «grave conmoción interna” en varias provincias del país, donde desde hace diez días se registran enfrentamientos y cierres de carreteras en medio de una gran protesta a nivel nacional que lleva más de una semana.

Desde el inicio de las manifestaciones han ocurrido cuatro fallecimientos, luego de que la Policía Nacional de Ecuador informara este miércoles de una nueva muerte en el contexto de las protestas.

El presidente Lasso anunció el viernes el estado de excepción para las provincias de Cotopaxi y Pichincha mediante el decreto 455, y este lunes lo derogó y reemplazó con el decreto 459, que también incluye a las provincias de Imbabura, Chimborazo, Pastaza y Tungurahua y tiene una duración de 30 días.

La medida llega en medio de una gran movilización nacional promovida por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en contra del Gobierno.

“Anoche convoqué al diálogo y la respuesta fue más violencia. No hay intención de buscar soluciones. Dicen que luchan por el costo de la vida, pero cierran carreteras que provocan escasez, alza de precios y especulación. Dicen que quieren mejorar los servicios de salud, pero impiden el paso de ambulancias poniendo en riesgo de muerte a nuestros hermanos enfermos”, dijo Lasso durante su intervención del viernes.

El mandatario insistió en que los hechos de violencia que se han registrado desde el lunes lo han obligado a declarar el estado de excepción “para defender la capital y defender el país”.

“Hay gente buena que está marchando para reclamar causas justas. Demandas que todavía no hemos podido atender”, agregó el presidente.

Mientras tanto, el movimiento indígena puso una serie de condiciones para retomar al diálogo, entre ellas la desmilitarización de ciertos sectores de Quito y la derogación del estado de excepción.

El origen de las protestas

La Conaie, que lidera la movilización nacional desde hace nueve días en algunas provincias, exige al gobierno reducir los precios de los combustibles, atender el problema del desempleo, regular los precios de los productos del campo y combatir el crimen, entre otras demandas.

La dirigencia de la Conaie insistió a lo largo del viernes, el día en el que Lasso anunció el primer estado de excepción, que mantendrá la paralización. Su presidente, Leonidas Iza –detenido el martes durante las protestas y luego liberado- hizo un llamado a la manifestación pacífica y aseguró que su movilización no tiene tintes vandálicos.

El jueves, Iza había dicho que no aceptará un diálogo donde no exista resultados y aseguró que coordinaría la movilización de bases indígenas a Quito si no hay respuestas a sus pedidos.

El viernes, el quinto día de protestas en varias provincias, estuvo marcado al igual que otros días por cierres de carreteras, sobre todo en las provincias de la Sierra y, al caer la noche, hubo movilizaciones en el centro histórico de Quito que terminaron en enfrentamientos en la Plaza de Santo Domingo entre policías y manifestantes.

La Policía Nacional informó en su cuenta de Twitter que, según los bomberos, tres personas habrían caído a una quebrada en un sector de Guayllabamba, a unos 30 kilómetros al norte de Quito, y una de ellas falleció. Por el momento no ofrecieron más detalles.

El decreto 455 incluye la movilización de varias instituciones, el despliegue de operaciones coordinadas entre la Policía y las Fuerzas Armadas, limitación de las aglomeraciones, toque de queda que restringe la libertad de tránsito desde las 22:00 a las 05:00 en el Distrito Metropolitano de Quito, para preservar la seguridad ciudadana y el orden público.

Pero Lasso derogó ese decreto y lo reemplazo por el 459, que amplió el estado de excepción a más provincias, alcanzando en total a Cotopaxi, Pichincha, Imbabura, Chimborazo, Pastaza y Tungurahua.

En su cuenta de Twitter, el presidente Guillermo Lasso a través de un video, respondió que no permitirá el desorden en las protestas y apuntó contra quienes, según él, quieren sacarlo del poder.

“Ellos buscan el caos, quieren botar al presidente, yo estoy aquí, yo no voy a escapar”, indicó en un video que publicó en esa red social.

El anuncio del viernes del presidente, cuando reveló el primer decreto de estado de excepción, estuvo acompañado de un pliego de decisiones en materia económica, con el fin de aliviar lo que llamó “la difícil situación de muchas familias”. Las medidas anunciadas son las siguientes:

  • Aumentar el bono de desarrollo humano de US$ 50 a US$ 55.
  • Declarar en emergencia el sistema de salud pública.
  • Duplicar el presupuesto a la educación intercultural.
  • Subsidiar hasta el 50% al precio del fertilizante urea a pequeños y medianos productores.
  • Condonación de todos los créditos vencidos hasta US$ 3.000 en “BanEcuador”.
  • Crédito agrícola de hasta US$ 5.000 dólares al 1% y 30 años de plazo.
  • No incrementar el precio del diésel, el gas y la gasolina extra y ecopaís.
  • No promover privatización de servicios públicos y sectores estratégicos.

Lasso invitó a dialogar a la sociedad civil, a médicos, artesanos, agricultores, transportistas, universidades y organizaciones sociales.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.