Press "Enter" to skip to content

¿Qué propones, Henrique?

*** Capriles intenta lanzar un balde de agua fría sobre sus colegas en la oposición. No le sirve nada de lo que se está haciendo, aunque tampoco propone algo distinto.

Por Francisco Poleo

Lentamente, las aguas políticas venezolanas empiezan a moverse, dejando atrás el pozo estancado en el que se habían convertido en los últimos dos años. Las reorganizaciones internas y las giras nacionales movilizan a la militancia de los partidos. La perspectiva de unas primarias empieza a tener un efecto reunificador que movilizará a un electorado desencantado, en buena parte, por el indiscriminado fuego amigo. En el trasfondo, lo determinante, la negociación en México para regularizar la vida política, da suficientes señales de vida como para pensar que en cualquier momento caminará enérgicamente.

En ese contexto, sale Capriles a la palestra. Sin embargo, lo hace llevando la contraria, justo cuando la unidad cobra sentido nuevamente. El contradictorio Henrique dice que quiere pasar del análisis a la acción, pero critica todos los mecanismos políticos que se están activando sin proponer otros a cambio. Dice que hay que reconectar con la gente primero, pero critica las primarias que buscan despertar del letargo político al pueblo. Dice que no es candidato a nada, al menos por el momento, pero confiesa que está en gira nacional, como todos sus colegas. Dice que primero hay que ocuparse de los problemas sociales, pero obvia que la raíz de todos los males es el asunto político. Dice que Maduro no tiene incentivos para sentarse a negociar, pero ahí están la mayoría de las sanciones prestas a ser levantadas si se retorna a un país justo y democrático.

Capriles, en su difusa rueda de prensa, hizo todo un repaso sobre las primarias, por lo que el tema lo tiene estudiado. Nadie dude que será candidato si en la sentada en México le levantan la inhabilitación. La cosa es que no se quiere contar hasta el 2024. Sus razones tendrá, pero cabe preguntarse qué haría entonces la oposición para movilizar a la gente en torno a una idea, porque llegar a Miraflores requiere una marea popular de concreto armado, además de la solidificación de un acuerdo político.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.