Press "Enter" to skip to content

Alemania aprueba su mayor rearme desde la Segunda Guerra

***Scholz dijo que se fortalecerá el ejército, que podrá cumplir su mandato de defensa mejor que nunca y podrá hacer su contribución a la OTAN.

El canciller alemán Olaf Scholz anunció este lunes que ya tiene puerta franca para gastar los 100.000 millones de euros que prometió para mejorar las capacidades del ejército alemán en los próximos años en lo que es considerado la mayor operación de rearme de Alemania desde la II Guerra Mundial.

Esto se produce tras lograr el acuerdo de la oposición con el fin de modificar la Constitución y desbloquear el fondo de 100.000 millones de euros que permitirá destinar a defensa el 2% del PIB

La invasión rusa de Ucrania fue un punto de inflexión para Alemania  que llevaba décadas infrafinanciando la Bundeswehr hasta el punto de que jefes militares de alto rango criticaron públicamente en febrero su incapacidad para defender al país en caso de ataque. “Esto ayudará a que Alemania y Europa sean más seguras”, dijo Scholz este lunes durante la inauguración de la feria industrial de Hannover.

El domingo por la noche, después de tres horas reunidos y muchas más preparando el terreno, el tripartito de socialdemócratas, verdes y liberales acordó con los democristianos la creación de este fondo especial, que requiere una reforma de la Constitución. “Se fortalecerá el ejército, que podrá cumplir su mandato de defensa mejor que nunca y podrá hacer su contribución a la OTAN para que podamos defendernos de los ataques del exterior en cualquier momento”, añadió el lunes el canciller. El 27 de febrero, tres días después del inicio de la guerra del dictador Vladímir Putin contra Ucrania, Scholz anunció el giro histórico que iba a emprender el país en su comparecencia ante el Parlamento alemán. Un día antes ya había borrado de un plumazo décadas de restrictiva política exportadora de armas al autorizar el envío de misiles a una zona de guerra. La oposición conservadora no se lo ha puesto fácil, pero finalmente se ha llegado a un acuerdo, necesario porque para modificar la Ley Fundamental -la Constitución alemana- se necesitan dos tercios de los votos en el Parlamento.