Press "Enter" to skip to content

La guerra no terminará hasta que Putin pierda

*** Ofrecer a Putin un compromiso para salvar la cara en su guerra sólo permitirá futuras agresiones, considera Anne Applebaum, la renombrada periodista de The Atlantic.

Por Anne Applebaum

La expresión «off-ramp» (nota de redacción: en castellano, rampa de salida) tiene un agradable carácter físico, que evoca algo que puede construirse con hormigón y acero. Pero en este momento, cualquiera que hable de una rampa de salida en Ucrania -y mucha gente lo hace, en los gobiernos, en las emisoras de radio, en un millón de discusiones privadas- utiliza el término metafóricamente, refiriéndose a un acuerdo que podría persuadir a Vladimir Putin de detener su invasión. Algunos creen que esa rampa de salida podría construirse fácilmente si sólo los diplomáticos estuvieran dispuestos a hacer el esfuerzo, o si sólo la Casa Blanca no fuera tan belicosa. Es una buena idea. Desgraciadamente, las suposiciones que subyacen a esa creencia son erróneas.

La primera suposición es que el presidente de Rusia quiere poner fin a la guerra, que necesita una rampa de salida, y que en realidad está buscando una manera de salvar la cara y evitar, en palabras del presidente francés Emmanuel Macron, una mayor «humillación.» Es cierto que el ejército de Putin ha actuado mal, que las tropas rusas se retiraron inesperadamente del norte de Ucrania y que, al menos temporalmente, han abandonado la idea de destruir el Estado ucraniano. Han sufrido muchas más bajas de las que se esperaban, han perdido cantidades impresionantes de material y han demostrado más incompetencia logística de la que la mayoría de los expertos creían posible. Pero ahora se han reagrupado en el este y el sur de Ucrania, donde sus objetivos siguen siendo audaces: pretenden desgastar a las tropas ucranianas, desgastar a los socios internacionales de Ucrania y agotar la economía ucraniana, que puede haberse contraído ya hasta la mitad.

Impulsada por los ingresos del petróleo y el gas, la economía rusa está experimentando una recesión mucho menos grave que la de Ucrania. Despreocupado por la opinión pública, al ejército ruso parece no importarle cuántos de sus soldados mueren. Por todas estas razones, es posible que Putin crea que puede ganar una guerra de desgaste a largo plazo, no sólo en el sur y el este de Ucrania, sino también en Kyiv y más allá. Ciertamente, eso es lo que los propagandistas del Kremlin siguen diciendo al pueblo ruso. En la televisión estatal, el ejército ruso está triunfante, los soldados rusos protegen a los civiles y sólo los ucranianos cometen atrocidades. Salvo pequeñas excepciones, nadie ha preparado a la opinión pública rusa para que espere otra cosa que no sea la victoria total.

La segunda suposición que hacen los defensores de las salidas es que Rusia, incluso si empezara a negociar, se ceñiría a los acuerdos que firmara. Incluso un alto al fuego ordinario tiene que implicar concesiones por ambas partes, y cualquier cosa más sustantiva requeriría una lista más larga de compromisos y promesas. Pero la deshonestidad descarada es ahora una parte normal de la política exterior rusa, así como de la propaganda interna. En el período previo a la guerra, altos funcionarios rusos negaron repetidamente que tuvieran la intención de invadir Ucrania, la televisión estatal rusa se burló de las advertencias occidentales de invasión como «histéricas», y Putin prometió personalmente al presidente francés que no habría guerra. Nada de eso era cierto. Tampoco puede creerse ninguna promesa futura del Estado ruso, mientras esté controlado por Putin.

Tampoco parece que Rusia esté interesada en adherirse a los múltiples tratados que teóricamente está obligada a cumplir, entre ellos la Convención de Ginebra y la Convención sobre el Genocidio de las Naciones Unidas. El comportamiento de las tropas rusas en esta guerra demuestra que no hay ningún acuerdo internacional que Putin pueda respetar. Independientemente de lo que pueda prometer durante las negociaciones de paz, los funcionarios occidentales tendrían que asumir que cualquier población ucraniana entregada a Rusia sería objeto de detenciones, terror, robos masivos y violaciones a una escala sin precedentes; que las ciudades ucranianas se incorporarían a Rusia en contra de la voluntad de la población; y que, como en 2014, cuando los apoderados rusos en el Donbás aceptaron una tregua, cualquier alto el fuego sería temporal, durando solo el tiempo que el ejército ruso tardara en reagruparse, rearmarse y volver a empezar. Putin ha dejado claro que destruir Ucrania es, para él, un objetivo esencial, incluso existencial. ¿Dónde están las pruebas de que lo ha abandonado?

El tercer supuesto es que este gobierno ucraniano, o cualquier gobierno ucraniano, es políticamente capaz de intercambiar territorio por paz. Hacerlo sería recompensar a Rusia por invadir, y aceptar que Rusia tiene derecho a secuestrar líderes, asesinar civiles, violar mujeres y deportar a quien quiera del territorio ucraniano. ¿Qué presidente o primer ministro ucraniano puede aceptar ese trato y esperar seguir en el cargo? La crueldad rusa también significa que cualquier territorio que se ceda temporalmente se convertirá, tarde o temprano, en el origen de una insurgencia, porque ninguna población ucraniana puede prometer soportar ese tipo de tortura indefinidamente. Ya hay guerrilleros en la ciudad de Melitopol, ocupada desde los primeros días de la guerra, que afirman haber matado a varios oficiales rusos y realizado actos de sabotaje. En la ciudad ocupada de Kherson está surgiendo una guerrilla clandestina, que también aparecerá en otros lugares. Ceder ahora territorio para un acuerdo no hará más que provocar otro conflicto más adelante. El fin de un tipo de violencia llevará a otro tipo de violencia.

Esto no significa que la guerra pueda o deba continuar para siempre, o que la diplomacia no tenga cabida en absoluto. Tampoco significa que los estadounidenses y los europeos deban estar ciegos ante los verdaderos desafíos que un conflicto prolongado supondrá para Ucrania. La coalición occidental que respalda a Kyiv podría ciertamente deshacerse; la ola de adrenalina que hasta ahora ha impulsado al ejército y a los dirigentes ucranianos podría estrellarse. La economía ucraniana podría empeorar, haciendo la lucha mucho más difícil o incluso imposible de mantener.

Pero aun así, la rampa de salida sigue siendo la metáfora y el objetivo equivocados. Occidente no debería aspirar a ofrecer a Putin una rampa de salida; nuestro objetivo, nuestro fin, debería ser la derrota. De hecho, la única solución que ofrece alguna esperanza de estabilidad a largo plazo en Europa es la derrota rápida, o incluso, tomando prestada la frase de Macron, la humillación. En realidad, el presidente ruso no sólo tiene que dejar de luchar en la guerra; tiene que concluir que la guerra fue un terrible error, uno que nunca puede repetirse. Más aún, la gente que le rodea -los líderes del ejército, los servicios de seguridad, la comunidad empresarial- tiene que concluir exactamente lo mismo. La opinión pública rusa también debe llegar a esa conclusión.

La derrota puede adoptar varias formas. Podría ser militar: La Casa Blanca debería aumentar ahora no sólo el nivel sino la velocidad de su ayuda a Ucrania; debería proporcionar las armas de largo alcance necesarias para recuperar el territorio ocupado y quizás también ayuda para una distribución más rápida de esas armas. La derrota podría ser económica, adoptando la forma de un embargo temporal de gas y petróleo que finalmente corte a Rusia de la fuente de sus ingresos, y que dure al menos hasta que termine la guerra. La derrota podría implicar la creación de una nueva arquitectura de seguridad, basada en nuevos tipos de garantías de seguridad para Ucrania, o incluso algún tipo de ingreso en la OTAN para Ucrania. Sea cual sea la forma que adopte, tiene que ser sustancialmente diferente del Memorando de Budapest de 1994, en el que se ofreció a Ucrania «garantías» de seguridad que no significaban nada en absoluto.

La derrota también podría incluir sanciones más amplias, no sólo para unos pocos multimillonarios seleccionados, sino para toda la clase política rusa. La Fundación Anticorrupción, dirigida por el disidente ruso encarcelado Alexei Navalny, ha elaborado una lista de 6.000 «sobornadores y belicistas», es decir, políticos y burócratas que han permitido la guerra y el régimen. El Parlamento Europeo ya ha pedido que se sancione a ese grupo. Si otros le siguen, tal vez algunos miembros de la élite gobernante se convenzan finalmente de que deben buscar nuevos empleos, o al menos empezar a hablar de cómo hacer cambios.

Aunque decirlo se considera poco diplomático, la administración estadounidense sabe claramente que la derrota, la marginación o la eliminación de Putin es el único resultado que ofrece alguna estabilidad a largo plazo en Ucrania y el resto de Europa. «Putin», dijo Joe Biden en marzo, «no puede seguir en el poder». En abril, Lloyd Austin dijo que esperaba «ver a Rusia debilitada hasta el punto de que no pueda hacer el tipo de cosas que ha hecho al invadir Ucrania». Ambas declaraciones del presidente estadounidense y de su secretario de Defensa fueron tratadas como meteduras de pata o errores políticos, comentarios irreflexivos que podrían irritar a los rusos. En realidad, fueron reconocimientos a medias de una fea realidad a la que nadie quiere enfrentarse: Cualquier alto el fuego que permita a Putin experimentar cualquier tipo de victoria será intrínsecamente inestable, porque le animará a volver a intentarlo. La victoria en Crimea no satisfizo al Kremlin. La victoria en Kherson tampoco satisfará al Kremlin.

Entiendo a quienes temen que, ante una pérdida inminente, Putin intente utilizar armas químicas o nucleares; a mí me preocupaba lo mismo al comienzo de la guerra. Pero las retiradas de Kyiv y Kharkiv indican que Putin no es irracional después de todo. Entiende perfectamente que la OTAN es una alianza defensiva, porque ha aceptado las solicitudes de Suecia y Finlandia sin rechistar. Sus generales hacen cálculos y sopesan los costes. Fueron perfectamente capaces de comprender que el precio de los primeros avances de Rusia era demasiado alto. El precio de utilizar armas nucleares tácticas sería mucho mayor: No lograrían ningún impacto militar pero destruirían todas las relaciones que le quedan a Rusia con India, China y el resto del mundo. No hay ningún indicio en estos momentos de que las amenazas nucleares tan frecuentemente mencionadas por los propagandistas rusos, que se remontan a muchos años atrás, sean reales.

Por el contrario, una verdadera derrota podría forzar el ajuste de cuentas que debería haber ocurrido en la década de 1990, el momento en que la Unión Soviética se desintegró, pero Rusia conservó todos los adornos y chucherías del imperio soviético -su sede en la ONU, sus embajadas, su servicio diplomático- a expensas de las demás ex repúblicas soviéticas. El año 1991 fue el momento en que los rusos deberían haberse dado cuenta de la insensatez de la extralimitación imperial de Moscú, cuando deberían haber comprendido por qué tantos de sus vecinos los odian y temen. Pero el público ruso no aprendió esa lección. En una década, Putin, rebosante de agravios, había convencido a muchos de ellos de que Occidente y el resto del mundo les debían algo, y que estaban justificadas nuevas conquistas.

La pérdida militar podría crear una verdadera apertura para el autoexamen nacional o para un cambio importante, como tantas veces ha ocurrido en el pasado de Rusia. Sólo el fracaso puede persuadir a los propios rusos de que cuestionen el sentido y el propósito de una ideología colonial que ha empobrecido y arruinado repetidamente su propia economía y sociedad, así como las de sus vecinos, durante décadas. Otro conflicto congelado, otro modelo temporal de espera, otro compromiso para salvar la cara no pondrá fin a la pauta de agresión rusa ni traerá la paz permanente.

The Atlantic ©

Anne Applebaum es redactora de The Atlantic.

Traducido al castellano por Zeta.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.