Press "Enter" to skip to content

Residentes de Miami furiosos con neoyorquinos por alza de alquileres

*** Los alquileres de apartamentos se han disparado un 58% en la zona de Miami en los dos últimos años, y en algunos casos se han duplicado respecto al año pasado.

Por Deborah Acosta (The Wall Street Journal)

Natalia Solar se mudó hace dos años a una torre de lujo de 49 pisos en el barrio de Brickell, en Miami. Ella y una compañera de piso pagaron 3.300 dólares al mes por un apartamento de dos dormitorios en un edificio con un gimnasio Equinox, piscina en la azotea y servicio de conserjería 24 horas.

Al año siguiente renovó el contrato por 3.500 dólares. A principios de este año, cuando su contrato de arrendamiento expiró, el propietario le dio una noticia sorprendente: iba a duplicar el alquiler a 7.000 dólares al mes.

Solar buscó otros apartamentos en el edificio, pero todos los condominios de dos habitaciones disponibles para alquilar costaban entre 6.000 y 7.000 dólares. Incluso con el reciente aumento de sueldo de un bufete de abogados en el que trabaja como asistente legal, no puede permitirse esos precios y se está mudando del edificio.

«Estamos siendo expulsados por esta gente que no es nativa de Miami», dijo. «Está sucediendo con todos los que conozco que están alquilando».

Los alquileres de apartamentos en el área de Miami se han disparado un 58% en los últimos dos años hasta marzo, el ritmo más rápido de cualquier área metropolitana de Estados Unidos, según Realtor.com. Esto se compara con el 19% de aumento medio de los alquileres a nivel nacional durante ese período.

Pero en algunos de los barrios más deseados de Miami, como Brickell, Edgewater y Downtown, los alquileres han subido mucho más que eso. En al menos una docena de edificios de alta gama en estos puntos calientes, los propietarios individuales de condominios que alquilan sus apartamentos han pedido alquileres al doble del precio del año pasado, según agentes inmobiliarios e inquilinos.

Estos saltos cuantitativos reflejan la reciente migración de muchos profesionales de las finanzas y la tecnología a Miami, atraídos por el clima cálido de Florida durante todo el año, los impuestos más bajos y lo que los recién llegados dicen que es un entorno más favorable para los negocios que en lugares como California o Nueva York.

Muchos de estos nuevos residentes de Miami tienen trabajos bien pagados y están acostumbrados a alquileres significativamente más altos en ciudades caras de la Costa Oeste y del Noreste, lo que hace que incluso los alquileres más elevados de Miami parezcan razonables.

Sammy Mancini es una de las nuevas trasplantadas de Miami. Su anterior apartamento estaba en el barrio East Village de Manhattan, donde vivía en «una pequeña caja de zapatos» con dos amigos, dijo.

En 2021, Mancini dejó su trabajo, encontró otro en Nueva York que le permitía trabajar a distancia y se trasladó a Miami este año.

«Mis amigos me decían cuánto estaban pagando por sus apartamentos, y pensé ‘wow, eso no es nada comparado con lo que estaba pagando en Nueva York’ «, dijo.

En el East Village de Nueva York, ella y sus dos amigos consiguieron meter un tercer dormitorio en su apartamento levantando una pared provisional en el salón. Dividió el alquiler de 6.000 dólares y pagó casi 2.000 dólares por un dormitorio en el que apenas cabía su cama, dijo.

Ahora vive en su propia unidad de lujo con ventanas que van del suelo al techo y dos terrazas de piscina. Su lujoso apartamento de un dormitorio en Brickell se alquilaba por 2.600 dólares, aunque esas mismas unidades se cotizan hoy por más de 4.000 dólares.

Su agente inmobiliario, Alex Marks, también es un recién llegado de Nueva York. Trabaja en una empresa de tecnología financiera con sede en París y alquila apartamentos porque el negocio se ha vuelto muy lucrativo. Su primer apartamento, de dos dormitorios en la planta 40 con vistas al agua en el barrio de Brickell, costaba 2.800 dólares cuando llegó, y ahora se renueva a 6.500 dólares.

«Todo el mundo está como: ‘¿Cuándo se va a romper, cuándo va a estallar la burbuja? «, dijo Marks. «Sinceramente, creo que este es el nuevo Miami».

Las guerras de ofertas por las viviendas en venta en Miami se han convertido en algo habitual en el último año. Ahora, estas competiciones se están desatando entre los inquilinos. Para asegurarse un apartamento en los barrios más codiciados, los inquilinos ofrecen entre 200 y 500 dólares por encima de la renta mensual solicitada, mientras que algunos aceptan pagar un año de alquiler por adelantado, según residentes y agentes inmobiliarios.

«Todo lo que se anunciaba, el precio era ficticio; todo llegaba mucho más alto de lo que se pedía», dijo Carlos Cortés, un residente de Miami que los precios de los apartamentos terminaron expulsando del Downtown.

También se enfrentó a inquilinos dispuestos a firmar un cheque por 12 meses de alquiler adelantados. Cortés intentó mudarse a la zona de Brickell, pero fue superado en dos ocasiones por personas que ofrecían pagar un año entero por adelantado.

En su lugar, se trasladó al barrio de Edgewater, que está un poco más lejos de su oficina, ofreciendo 300 dólares por encima de lo pedido y pagando cuatro meses por adelantado.

Muchas empresas que se trasladan a Miami también están pagando el alquiler de un año completo para sus empleados, dijo Elliot Machado, un corredor asociado con One Sotheby’s International que representa a los propietarios de condominios que alquilan unidades.

Dijo que vio esta práctica entre las empresas tecnológicas y financieras de Chicago, California y el noreste. También vio a neoyorquinos individuales pagar por los alquileres un año por adelantado mientras buscaban una propiedad para comprar en Miami.

Los propietarios de viviendas en Miami son conscientes de la reciente afluencia de inquilinos adinerados de fuera del estado. Muchos piensan que por qué no duplicar el precio de venta y ver qué pasa, según Machado.

«Todos los propietarios quieren sacarla de jonrón», dijo.

Pero no siempre aciertan. Un propietario de un apartamento en un rascacielos de la Bahía de Biscayne redujo su alquiler a 4.500 dólares desde los 5.000 dólares después de no encontrar interesados, añadió Machado.

El aumento de alquileres es doloroso para nativos como Francesca Levy Nabors. Ella y su marido crecieron en el sur de Florida. Después de que ella obtuviera un máster en la Universidad de Nueva York y su marido en la Facultad de Derecho de Harvard, volvieron a la zona de Miami para estar cerca de la familia.

Cuando volvieron del noreste, tenían un apartamento en Miami en la planta 26 de un edificio de lujo con vistas al agua. Pero tras mudarse el fin de semana, se conformaron con un apartamento en un tercer piso con vistas a un almacén.

«Da la sensación de que has hecho todo bien en tu vida para poder ponerte en una buena posición financiera», dijo. «Luego los alquileres se duplicaron en lo que parece una noche».

The Wall Street Journal ©