Press "Enter" to skip to content

La inflación echa raíces en el mundo angloparlante

*** Cinco indicadores sugieren que los países angloparlantes son los que más están sufriendo con la inflación, según este informe de The Economist.

LA INFLACIÓN DOMINA la psique popular estadounidense en una medida que no se veía desde los años 80, cuando los precios subían por última vez al ritmo actual. Al igual que quejarse del tiempo o de los partidos de baloncesto de anoche, quejarse del aumento de los precios se ha convertido en un tema de conversación. Según las cifras publicadas el 11 de mayo, los precios al consumo subieron un 8,3% en abril, en comparación con el año anterior. Un día antes, el Presidente Joe Biden había calificado la lucha contra la inflación como su «principal prioridad nacional». Los periódicos publican cuatro veces más noticias sobre la inflación que hace un año. Y, según varias encuestas, los estadounidenses creen que la inflación es un problema mayor para su país que la invasión rusa de Ucrania. Pero Estados Unidos no está solo. La inflación también se está convirtiendo en algo cotidiano en otras partes del mundo.

The Economist ha recopilado datos sobre cinco indicadores -la inflación «subyacente», que excluye los precios de los alimentos y la energía; la dispersión de las tasas de inflación de los subcomponentes del índice de precios al consumo; los costes laborales; las expectativas de inflación; y las búsquedas de inflación en Google- en diez grandes economías. Para medir dónde se ha generalizado la inflación, clasificamos a cada país según sus resultados en cada una de las mediciones, y luego combinamos estas clasificaciones para formar una puntuación de «afianzamiento de la inflación».

La Europa continental, al menos hasta ahora, parece haber escapado a lo peor de este azote. La inflación apenas deja rastro en Japón. Pero se está enredando en las economías angloparlantes. Canadá se encuentra ahora en una situación ligeramente peor que la de Estados Unidos. Gran Bretaña tiene un gran problema en sus manos.

Algunos factores explican lo que está sucediendo. El estímulo fiscal total en los países angloparlantes en 2020-21 fue aproximadamente un 40% más generoso que en otros lugares ricos, según nuestras estimaciones. También se centró más en las donaciones a los hogares (como los cheques de estímulo). Eso puede haber avivado la demanda en mayor medida. La política monetaria de la zona del euro y de Japón ya estaba muy relajada antes de la pandemia, lo que limitaba la cantidad de estímulo adicional que podían proporcionar los bancos centrales. La inflación generalizada de Gran Bretaña también puede reflejar un factor idiosincrásico: El Brexit. Resulta que la ruptura con tu mayor socio comercial puede provocar un aumento de los costes.

El componente más sencillo de nuestra clasificación es la tasa de inflación «subyacente». Esta medida da una mejor idea de la presión subyacente sobre los precios. Entre nuestros diez países, Estados Unidos lidera el grupo (aunque la inflación subyacente está por encima de la media en casi todos los países).

Una segunda medida, la de la dispersión, ayuda a captar la amplitud de las presiones sobre los precios. Un país en el que la inflación general está impulsada por uno o dos artículos -por ejemplo, el coste de una comida en un restaurante- tiene menos problemas que un país en el que el precio de todo sube rápidamente. Para medir esto, dividimos la cesta de bienes de consumo de cada país en hasta 16 componentes, y luego calculamos la parte en la que la tasa de inflación supera el 2%. En Japón, sólo una cuarta parte supera ese umbral. Pero en Australia lo hacen más de dos tercios. Un informe reciente del banco JPMorgan Chase desglosa el índice de precios al consumo de Gran Bretaña en 85 subcomponentes, y concluye que las tasas de inflación del 69% de ellos se sitúan por encima de sus medias de 1997-2019.

La inflación también podría dispararse si los trabajadores exigen mayores salarios para compensar la subida de precios (y las empresas suben sus precios a su vez). Los costes laborales unitarios, que miden la relación entre lo que se paga a los trabajadores y el valor de lo que producen, están aumentando mucho más rápido que su media a largo plazo en muchos países. El 5 de mayo, los estadísticos estadounidenses revelaron que estos aumentaron un 7% en el primer trimestre, en comparación con el año anterior, frente a una media anterior a la pandemia de alrededor del 2%. Michael Saunders, del Banco de Inglaterra, señaló recientemente que, con acuerdos salariales de hasta el 5% anual, pero con un crecimiento de la productividad de sólo un 1%, el crecimiento de los costes laborales unitarios en Gran Bretaña está probablemente «muy por encima del ritmo coherente con el objetivo de inflación [del 2%]».

Nuestras dos últimas medidas evalúan las expectativas de los hogares. Un conjunto de datos propios, facilitados a The Economist por investigadores del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, la consultora Morning Consult y Raphael Schoenle, de la Universidad de Brandeis, es un indicador poco frecuente y fiable de las expectativas de inflación del público de varios países. En mayo de 2021, un encuestado del país rico medio pensaba que la inflación en los próximos 12 meses sería del 2,3%. Ahora esperan una tasa del 4,5%; los canadienses, un 6% aún mayor. Una medición de las búsquedas de inflación en Google llega a una conclusión similar. Los británicos buscan ahora con más frecuencia «inflación» que Taylor Swift.

The Economist ©

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.