Press "Enter" to skip to content

¿Cómo se las arreglará Europa si Rusia le corta el gas?

*** Europa se las arreglará mejor de lo que se piensa si Rusia le corta el gas, concluye este informe de The Economist.

CADA CUATRO años, la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Gas debe realizar una simulación de escenarios de catástrofe. En el último ejercicio de este tipo, realizado el año pasado, los expertos de la ENTSOG analizaron 20 tipos de catástrofes y llegaron a la conclusión de que «la infraestructura europea de gas ofrece suficiente flexibilidad a los Estados miembros de la UE para… garantizar la seguridad del suministro de gas». Palabras alentadoras. Pero los gasistas no tuvieron en cuenta el espectro que ahora acecha a Europa. ¿Qué pasa si Vladimir Putin vuelve a invadir Ucrania, Occidente golpea a Rusia con sanciones y Putin toma represalias cerrando todos los gasoductos que llevan gas ruso a Occidente?

La opinión generalizada ha sido durante mucho tiempo que un cierre total de los gasoductos rusos, que representan aproximadamente un tercio del gas consumido en Europa, era impensable. Thane Gustafson, autor de «Klimat», un libro de reflexión sobre la energía rusa, observa que incluso en el punto álgido de la Guerra Fría, la Unión Soviética no cerró las exportaciones de gas. Y durante la disputa más feroz de Rusia por el gas con Ucrania, en 2009, sólo se interrumpió el gas que pasaba por ese país, y sólo de forma fugaz.

Pero un cierre ya no es impensable. El Sr. Gustafson dice ahora: «No creo que sea en absoluto improbable que Putin llegue a usar el grifo del gas sobre Ucrania». A diferencia de sus predecesores soviéticos, el presidente ruso puede permitirse el coste de un breve choque energético. Jaime Concha, de Energy Intelligence, una editorial del sector, ha sacado los números. Sin tener en cuenta las penalizaciones (por incumplimiento de contrato, por ejemplo) y asumiendo el precio medio diario visto en el cuarto trimestre de 2021, calcula que un corte total del gas canalizado a Europa costaría a Gazprom entre 203 y 228 millones de dólares al día en pérdida de ingresos. Si el embargo durara tres meses (la influencia de Putin se desvanece en primavera, cuando la demanda de gas se reduce al 60% de la de enero), las ventas perdidas ascenderían a unos 20.000 millones de dólares.

Una pérdida de esa magnitud habría sido devastadora para la raquítica economía soviética, que dependía en gran medida de las divisas obtenidas por la venta de gas a Occidente. Sin embargo, Rusia dispone hoy de unos 600.000 millones de dólares en sus reservas del banco central y podría soportar fácilmente un golpe semejante. Y Rusia podría incluso salir adelante financieramente, al menos a corto plazo. El mero ruido de sables en torno a Ucrania ya ha disparado los precios del gas y del petróleo (este último representa la mayor parte de los ingresos energéticos de Rusia, no el gas). Sin una guerra, el banco JPMorgan Chase prevé que el aumento de los precios hará que Gazprom obtenga más de 90.000 millones de dólares de beneficios brutos de explotación este año, frente a los 20.000 millones de 2019.

Si Rusia esgrime el arma del gas, ¿en qué medida perjudicaría a Occidente? Si la interrupción se limitara al gas que pasa por Ucrania, como en 2009, el resto de Europa se las arreglaría bien. Por un lado, Gazprom ya ha recortado el flujo de gas a través de Ucrania. El banco Citigroup calcula que es la mitad del nivel visto el año pasado y una cuarta parte en 2019.

rusia gas europa¿Qué pasa con el escenario de pesadilla en el que Putin corta todo el gas a Europa? No es de extrañar que se produzcan algunos trastornos inmediatos. Según David Victor, de la Universidad de California en San Diego, esto se notaría sobre todo en Eslovaquia, Austria y partes de Italia (véase el gráfico 1). De los grandes países europeos, Alemania es el más vulnerable. Debido a su impulso climático para retirar las centrales de carbón y a su precipitada decisión, tomada tras el desastre de Fukushima en Japón, de cerrar sus centrales nucleares antes de tiempo, sigue dependiendo del gas natural más de lo necesario. Es el mayor consumidor de gas de Europa, que representa aproximadamente una cuarta parte de su consumo total de energía, con Rusia suministrando más de la mitad de sus importaciones de gas.

Los diplomáticos europeos y estadounidenses se afanan en conseguir una mayor producción de gas natural licuado (GNL) para enviarlo a Europa desde las grandes empresas energéticas de Estados Unidos y Qatar, pero se trata sobre todo de teatro político. Michael Stoppard, de la empresa de investigación IHS Markit, considera que hay poca capacidad de producción sobrante fuera de Rusia y que el «suministro de respuesta rápida» disponible en Estados Unidos no puede ayudar mucho a Europa porque sus «instalaciones de exportación ya están funcionando a pleno rendimiento».

rusia gas europaLa buena noticia es que el sistema energético europeo es más resistente que durante la crisis de 2009. Andreas Goldthau, de la Universidad de Erfurt en Potsdam, señala algunos cambios útiles. Las medidas a favor de la competencia (como la prohibición de las «cláusulas de destino» que prohíben la reventa de gas) han debilitado el control de Gazprom. Una densa red de interconectores de gas une ahora a países antes aislados (véase el mapa).

Otra fuente de alegría es el GNL. Las fuertes inversiones en instalaciones de regasificación en toda Europa hacen que la región tenga mucha capacidad ociosa. Citigroup calcula que, con los índices históricos de utilización de esas instalaciones, que se sitúan en el 50% de su capacidad o menos, la región puede, en teoría, manejar una cantidad suficiente para sustituir casi dos tercios de las importaciones de gas ruso por tuberías. Así que el factor limitante no es la capacidad de regasificación, sino la oferta disponible de GNL. Dado que se necesita mucho tiempo para ampliar la capacidad de producción y exportación, la mejor esperanza de Europa sería hacerse con los cargamentos de GNL existentes destinados originalmente a otros lugares.

rusia gas europaDurante la reciente crisis energética, un inversor señala que, cuando los precios europeos se triplicaron entre octubre y diciembre del año pasado, «una armada de GNL» navegó hacia Europa al desviar cargamentos de Asia. Esta afluencia compensó el descenso de las importaciones de gas ruso (véase el gráfico 2). Los rumores del mercado sugieren que se avecina una nueva armada. Las empresas energéticas estatales chinas, deseosas de obtener beneficios rápidos gracias a los altos precios del gas en Europa, pretenden vender docenas de cargamentos de GNL. Massimo Di Odoardo, de la consultora Wood Mackenzie, añade que, dado que el trayecto de América a Europa es más corto que el de Asia, los buques cisterna de GNL pueden realizar más viajes, lo que supone un 10% más de capacidad de exportación a Europa. En total, cree que el GNL adicional podría cubrir el 15% del déficit que supondría un corte total de Rusia.

Otra fuente de resistencia es la cantidad de gas almacenado. El amargo invierno del año pasado, junto con la reticencia de Gazprom a llenar las unidades de almacenamiento que controla en Europa, dejó el almacenamiento de gas en niveles inferiores a la norma de cinco años. Aun así, Rystad, una empresa de investigación energética, calcula que si el tiempo sigue siendo normal este invierno, habrá suficiente gas almacenado en primavera para compensar dos meses de pérdida de exportaciones de gas ruso. Algunos analistas creen que el exceso podría incluso cubrir cuatro meses de corte, aunque una ola de frío reduciría rápidamente este colchón.

Europa también tiene un arma secreta. Di Odoardo señala sus enormes pero poco discutidas reservas de «gas colchón». Por razones técnicas y de seguridad, los reguladores insisten en que las unidades de almacenamiento, como las cavernas de sal y los acuíferos, mantienen una enorme cantidad de gas que normalmente no está disponible para su comercialización. Los analistas de Wood Mackenzie calculan que hasta una décima parte de este colchón puede utilizarse sin problemas. Si los reguladores dieran su permiso, como podría ocurrir en una crisis bélica, equivaldría a más de un mes de importaciones rusas.

Stoppard simplifica las cosas. Las exportaciones de gas ruso a Europa ascienden actualmente a unos 230 millones de metros cúbicos al día (cm/d). Calcula que la capacidad de regasificación excedente podría compensar unos 50 millones de cm/d. El aumento de la energía nuclear y del carbón, por ejemplo, mediante la reanudación de la actividad de las centrales recientemente clausuradas o el aumento de los factores de carga de las subutilizadas, podría añadir el equivalente a otros 40 millones de cm/d. Pero aún queda un déficit de 140 millones de cm/d. Calcula que, si el tiempo sigue siendo normal, la cantidad de gas almacenado (sin incluir el gas de reserva) cubriría el déficit de 140 millones de cm/día durante cuatro meses y medio. «Se trata de una crisis de precios más que de suministro físico», concluye.

En resumen, Europa sufrirá si Rusia corta el gas; pero ese precio se pagará con el bolsillo y no con el sufrimiento físico. Ese coste se agravará, predice Jonathan Elkind, de la Universidad de Columbia, porque «Europa no parte de la calma, sino de un mercado al límite». Los mercados energéticos del continente acaban de pasar por un shock de precios a principios de invierno, y las perspectivas de precios para todas las materias primas energéticas son feas. JPMorgan Chase predice que, incluso sin un corte de gas ruso, Europa gastará unos 1 billón de dólares en energía este año, frente a los 500.000 millones de 2019. Si la región se ve obligada a consumir sus reservas de gas para sobrevivir a un corte ruso, entonces tendría que gastar aún más durante el verano reconstruyendo frenéticamente sus reservas para evitar una crisis energética el próximo invierno.

Es una perspectiva desagradable. Pero Rusia pagaría un precio mayor a largo plazo. Una fuente de la industria señala que Gazprom probablemente se enfrentaría a consecuencias comerciales «masivas», que irían desde multas a los clientes hasta la interrupción del flujo de dólares hacia Rusia para el pago de contratos. A Gazprom le resultaría difícil conseguir contratos a largo plazo en Europa después de semejante muestra de agresiva falta de fiabilidad. Y el gasoducto Nord Stream 2, tan apreciado por Putin, seguramente mordería el polvo. Un cierre podría incluso persuadir a China, que ahora está importando con cautela más gas ruso, de que sus antiguas preocupaciones sobre la fiabilidad rusa están bien fundadas.

Como afirma Victor, un uso tan descarado del arma energética probablemente llevaría a Europa a esforzarse mucho más por reducir su dependencia de las exportaciones rusas de gas «menos porque son inseguras y más porque los ingresos… son los que financian el mal comportamiento ruso». Gustafson lo expresa de forma concisa: «Si Putin quisiera destruir el negocio de Gazprom en Europa, no podría hacerlo de mejor manera».

Publicado originalmente en inglés en The Economist y traducido al español por Zeta.

También te puede interesar: