Press "Enter" to skip to content

Alemania, ¿aliado en conflicto con Rusia?

*** Los aliados de Alemania han empezado a preguntarse qué precio está dispuesto a pagar Berlín para disuadir a Rusia, e incluso su fiabilidad como aliado.

Por KATRINN BENHOLD (The New York Times)

BERLÍN – Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están reforzando sus compromisos militares en el Báltico y en Europa del Este a medida que se agrava el enfrentamiento con Rusia por Ucrania.

Dinamarca está enviando aviones de combate a Lituania y una fragata al Mar Báltico. Francia se ha ofrecido a enviar tropas a Rumanía. España enviará una fragata al Mar Negro. El presidente Biden ha puesto a miles de tropas estadounidenses en «alerta máxima».

Y luego está Alemania. En los últimos días, Alemania -la mayor y más rica democracia de Europa, situada estratégicamente en la encrucijada entre el Este y el Oeste- ha destacado más por lo que no hará que por lo que está haciendo.

Ningún país europeo es más importante para la unidad europea y la alianza occidental. Pero mientras Alemania se esfuerza por superar su reticencia posterior a la Segunda Guerra Mundial a liderar los asuntos de seguridad en Europa y dejar de lado su instinto de acomodarse en lugar de enfrentarse a Rusia, el país más fundamental de Europa ha vacilado en la primera prueba crucial para el nuevo gobierno del canciller Olaf Scholz.

La evidente vacilación de Alemania a la hora de tomar medidas contundentes ha alimentado las dudas sobre su fiabilidad como aliado -invirtiendo la dinámica con Estados Unidos de los últimos años- y se ha sumado a la preocupación de que Moscú pueda utilizar la vacilación alemana como cuña para dividir una respuesta europea unida a cualquier agresión rusa.

El presidente Biden mantuvo una videollamada con los líderes europeos el lunes por la noche, diciendo que fue «muy, muy, muy» bien, y de antemano el canciller Scholz reiteró que Rusia sufriría «altos costes» en caso de una intervención militar. Pero los aliados de Alemania siguen preguntándose qué coste está dispuesto a asumir para hacer frente a una posible agresión rusa.

«Dentro de la Unión Europea, Alemania es crucial para lograr la unidad», dijo Norbert Röttgen, un alto legislador conservador y defensor de una política exterior alemana más musculosa. «El objetivo de Putin es dividir a los europeos, y luego dividir a Europa y a EE.UU. Si prevalece la impresión de que Alemania no está totalmente comprometida con una respuesta fuerte de la OTAN, habrá logrado paralizar a Europa y dividir la alianza».

Mientras Rusia realizaba simulacros militares cerca de la frontera ucraniana el martes, Scholz se reunió con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en Berlín, y advirtió a Moscú que «una agresión militar que ponga en duda la integridad territorial de Ucrania tendría graves consecuencias.»

Pero el gobierno alemán no sólo ha descartado cualquier exportación de armas a Ucrania, sino que también está reteniendo un envío de nueve obuses de la era comunista desde Estonia a Ucrania.

Scholz y otros altos cargos socialdemócratas de su gobierno y de su partido han sido imprecisos sobre si el cierre del controvertido gasoducto submarino Nord Stream 2 de Rusia a Alemania formaría parte de un arsenal de posibles sanciones contra Rusia, insistiendo en que se trata de un «proyecto del sector privado» y uno «separado» de Ucrania.

Por su parte, Friedrich Merz, designado nuevo líder del partido conservador de la oposición de Angela Merkel, ha advertido contra la exclusión de los bancos rusos de la red de transacciones de pago Swift, que gestiona las transferencias financieras mundiales, porque «perjudicaría» los intereses económicos de Alemania.

La confusa postura de Alemania ha inquietado especialmente a Ucrania y a algunos de sus vecinos del este. El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, acusó a Berlín de «alentar» la agresión rusa. Otros no fueron menos mordaces.

«Berlín está cometiendo un gran error estratégico y poniendo en riesgo su reputación», declaró Laurynas Kasčiūnas, presidente de la comisión de seguridad nacional del Parlamento lituano, a la cadena pública LRT.

Artis Pabriks, ministro de Defensa de Letonia, dijo que estos días la disuasión alemana «no es enviar armas a Ucrania, sino un hospital de campaña».

La tensión en la alianza llegó a un punto álgido el pasado fin de semana cuando el jefe de la Armada alemana dijo que el presidente ruso Vladimir V. Putin merecía «respeto» y que Crimea «nunca» sería devuelta a Ucrania. El vicealmirante Kay-Achim Schönbach dimitió, pero la reacción fue rápida y emotiva.

«Esta actitud condescendiente recuerda inconscientemente a los ucranianos los horrores de la ocupación nazi, cuando los ucranianos eran tratados como infrahumanos», dijo Andriy Melnyk, embajador de Ucrania en Alemania.

Washington se ha esforzado en subrayar públicamente su confianza en Berlín, mientras que en privado ha presionado a Scholz para que adopte una línea más dura.

El presidente Biden envió varios emisarios a Berlín. William J. Burns, jefe de la CIA, presentó al canciller los últimos datos de inteligencia sobre Ucrania. El Secretario de Estado Antony J. Blinken, que se detuvo en Berlín antes de reunirse con su homólogo ruso en Ginebra la semana pasada, dijo el domingo que no tenía «ninguna duda» sobre la determinación de Alemania de enfrentarse a Rusia.

«Es revelador que Estados Unidos tenga que reafirmar públicamente su confianza en Alemania», dijo Jana Puglierin, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, con sede en Berlín. «Eso solía ser un hecho».

El desgarrador debate sobre dónde están precisamente las lealtades alemanas no es nuevo. Las relaciones ruso-alemanas han estado marcadas por siglos de comercio e intercambio cultural, pero también por dos guerras mundiales. La Guerra Fría añadió otra capa de complejidad: Alemania Occidental se integró firmemente en la alianza occidental, mientras que Alemania Oriental vivía bajo la ocupación soviética.

«¿Por qué vemos a Rusia de forma diferente a los estadounidenses? La historia», dijo Matthias Platzeck, presidente del Foro Ruso-Alemán y ex presidente de los socialdemócratas de Scholz. «Alemania y Rusia están vinculadas desde hace mil años. La mayor zarina rusa fue Catalina la Grande, una alemana, que por cierto hizo que Crimea formara parte de Rusia».

«Atacamos a Rusia dos veces, y la segunda vez fue una guerra genocida», añadió. «Murieron 27 millones de soviéticos, 15 millones de rusos entre ellos».

Esto no significa que Alemania haya dejado de enfrentarse a Rusia en los últimos años. Alemania comanda una unidad de combate multinacional de la OTAN en Lituania y ayuda a vigilar el espacio aéreo del Báltico para evitar la interferencia rusa. Tiene previsto enviar aviones de combate a Rumanía el mes que viene para hacer lo mismo. (Y sí, también va a enviar un hospital de campaña a Kiev el mes que viene).

En 2014, cuando Putin invadió Ucrania y se anexionó Crimea, fue Merkel quien reunió a los países vecinos del Este y del Oeste para apoyar las duras sanciones a Rusia.

Pero el cambio de liderazgo alemán tras 16 años de Merkel ha puesto en marcha un gobierno que está dividido en cuanto a la dureza de la línea a trazar con Rusia.

Los socialdemócratas de Scholz han favorecido tradicionalmente una política de colaboración con los rusos. En la década de 1970, el canciller Willy Brandt diseñó la política de acercamiento a Moscú durante la Guerra Fría, mientras que el último canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, no sólo es un amigo íntimo del Sr. Putin (celebró su 70º cumpleaños con él), sino que ha estado en la nómina de las empresas energéticas rusas desde 2005.

La nueva ministra de Asuntos Exteriores del Partido Verde, Annalena Baerbock, se ha mostrado más abierta a ser más dura con Rusia. Pero incluso ella ha puesto límites al envío de armas alemanas a Ucrania, citando la «historia».

La política de exportación de armas encarna en muchos sentidos la moderna paradoja alemana de una nación que sabe que tiene que asumir más responsabilidad de liderazgo en el mundo, pero que no está del todo preparada para actuar así.

«La idea de que Alemania entregue armas que luego podrían utilizarse para matar a los rusos es muy difícil de digerir para muchos alemanes», dijo Marcel Dirsus, analista político y miembro no residente del Instituto de Política de Seguridad de la Universidad de Kiel.

El gobierno ha estado aún más dividido en relación con el Nord Stream 2, un gasoducto propiedad de Gazprom, la empresa energética estatal rusa, que muchos temen que proporcione a Putin una forma fácil de ejercer influencia sobre los aliados europeos de Estados Unidos.

Rusia es el principal proveedor de gas natural de Europa. Una vez que Nord Stream 2 esté en funcionamiento, Gazprom podrá vender más gas a los clientes europeos sin tener que pagar tasas de tránsito a Ucrania.

Defendido por Merkel en 2015, un año después de que Rusia invadiera Ucrania por primera vez, el Nord Stream 2 ha inflamado durante mucho tiempo a Washington y a las capitales europeas.

Mientras que la Sra. Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores del Partido Verde, no ha sido tímida a la hora de expresar su hostilidad hacia el proyecto, la Sra. Merkel y el Sr. Scholz lo han defendido por motivos de seguridad económica y energética y han descartado durante mucho tiempo utilizarlo como palanca en las conversaciones sobre sanciones.

Sólo la semana pasada, al lado del secretario general de la OTAN, la canciller cambió su lenguaje, diciendo que «todo» estaría sobre la mesa en caso de una invasión rusa.

«Putin dio a la OTAN una nueva razón de ser», dijo Dirsus, del Instituto de Política de Seguridad de Kiel. «Quién sabe, tal vez pueda enseñar a los alemanes de una vez por todas que el mundo ha cambiado y que tienen que estar preparados para pagar por defender la paz».

Christopher F. Schuetze ha contribuido con el reportaje desde Berlín y Andrew Higgins desde Varsovia.

Publicado originalmente en inglés en The New York Times y traducido al español por Zeta.

También te puede interesar: