Press "Enter" to skip to content

Rusia vs Ucrania: Los tambores de guerra se escuchan más alto

*** Aunque todavía se puede evitar, la posibilidad de un conflicto bélico entre Rusia y Ucrania es cada vez más alta, considera este informe de The Economist.

La primera guerra mundial se hizo inevitable una vez que se emitieron las órdenes de movilización en Berlín, argumentó A.J.P. Taylor, un historiador británico. La complejidad de los horarios de los ferrocarriles de principios del siglo XX, de los que dependían entonces los movimientos de las tropas, hacía prácticamente imposible cualquier alteración. Los ejércitos modernos no sufren las mismas limitaciones. Pero a medida que Rusia envía más y más unidades a las fronteras de Ucrania, se está generando un sombrío impulso.

La diplomacia de la semana pasada no produjo nada. Algunas de las exigencias de Vladimir Putin son imposibles de aceptar para la OTAN, como él bien sabía. (Esencialmente, quiere que la OTAN no admita nunca nuevos miembros y que retire sus fuerzas de cualquier país al que amenace Rusia). El 19 de enero, el presidente Joe Biden dijo que espera que Rusia «entre» en Ucrania.

El 14 de enero, unos piratas informáticos sabotearon las páginas web del gobierno ucraniano, haciendo que mostraran un cartel con la bandera y el mapa de Ucrania tachados, y advirtiendo a los ucranianos de que «tengan miedo y esperen algo peor». Más de 100.000 soldados rusos se han concentrado en la frontera oriental de Ucrania, con hospitales de campaña y depósitos de combustible. «Grupos tácticos de batallones» han llegado a Bielorrusia, un estado cliente del Kremlin al norte de Ucrania, en aparente preparación para un ataque en dos frentes que dividiría las fuerzas ucranianas y amenazaría la capital, Kiev. Sólo falta un detonante, y Estados Unidos dice tener pruebas de que se planea una operación de «falsa bandera» para que Rusia pueda alegar que sus hombres han sido atacados por Ucrania. Las probabilidades de guerra parecen peligrosamente altas.

Sin embargo, no es inevitable. La visión desde un satélite que mira hacia abajo a los tanques y cañones rusos es ciertamente alarmante; la visión que se presenta a los rusos en sus pantallas de televisión es cualquier cosa menos eso. La posibilidad de una guerra apenas se menciona. Esto es importante, porque si el Sr. Putin está decidido a invadir Ucrania de nuevo, se esperaría que preparara al público ruso con un despliegue de propaganda, como hizo antes de anexionar Crimea en 2014. El hecho de que no lo haya hecho sugiere, quizás, que aún no se ha decidido.

Nadie sabe cómo evalúa Putin los riesgos y las posibles recompensas de hacer la guerra. Pero aquí hay algunas cosas que debería considerar. En primer lugar, si invade Ucrania, perjudicará a Rusia económicamente. Estados Unidos y la UE han preparado una larga lista de sanciones financieras y comerciales. El nivel de vida de los rusos caerá aún más, a pesar de las cuantiosas reservas del gobierno para amortiguar el golpe.

En segundo lugar, las fuerzas ucranianas son más que capaces de hacer sangrar la nariz de Putin. No pueden impedir que las fuerzas rusas, enormemente superiores, se apoderen de una gran parte de su territorio, pero pueden hacer que mantenerlo sea una pesadilla. En tercer lugar, no hay apoyo en Rusia para una guerra mortal en Ucrania. Durante años, los encuestadores han constatado que la mayoría de los rusos prefieren que su país y Ucrania sean vecinos amistosos. El índice de popularidad de Putin ha ido disminuyendo, como el rublo. Una búsqueda quijotesca para restaurar el imperio ruso no lo revivirá, especialmente si mueren muchos rusos. Incluso los autócratas tienen que preocuparse de que el público se vuelva contra ellos. (Por no hablar de la élite, cuyas vidas podrían resultar incómodas con más sanciones). Una guerra que salga mal podría costarle a Putin su control del poder, y todo lo que conlleva. Sería una apuesta temeraria.

Occidente no tiene ningún método infalible para disuadirle de que lo haga. Pero debería intentarlo. El secretario de Estado estadounidense se reunirá con su homólogo ruso el 21 de enero. Debería ofrecerle continuar las conversaciones sobre temas en los que es posible llegar a un acuerdo, como el despliegue de misiles y la limitación de las maniobras militares. Debería reunir a la UE y a la OTAN para presentar un frente unido contra la agresión rusa. Y debería buscar una forma de salvar la cara de Putin para que se eche atrás (mientras, sin duda, reclama la victoria en los informativos rusos). La guerra aún puede evitarse, pero el tiempo se acaba.

Publicado originalmente en The Economist.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.

También te puede interesar: