Press "Enter" to skip to content

Los descabellados planes anti-inflación de Biden

*** Los bancos centrales son los que deben reducir la inflación en Estados Unidos, no la intervención gubernamental, considera este informe de la revista especializada The Economist.

La subida de precios es tan llamativa como impopular. La inflación anual del 6,8% ha dejado a los consumidores estadounidenses aún más preocupados por la economía que durante la crisis inducida por la pandemia en la primavera de 2020. Están sombríos, incluso cuando muchos de ellos disfrutan de ingresos crecientes, poder de negociación sobre sus empleadores -resultado de una escasez de mano de obra- y precios de la vivienda en alza. Su malestar es un problema para el presidente Joe Biden, cuya gestión económica no sale bien parada en las encuestas. Según un recuento, más de dos tercios de los votantes desaprueban su trayectoria en materia de inflación.

Por ello, la Casa Blanca está ahora dispuesta a luchar contra la subida de los precios. Pero los demócratas están cayendo en un mal hábito que suele aquejar a los políticos en estos momentos: culpar a las empresas codiciosas y a los mercados amañados en lugar de a sus propias políticas erróneas. Es una receta para cometer más errores.

En el último año, los márgenes de beneficio de las empresas han aumentado a medida que la economía se ha recuperado. La senadora Elizabeth Warren dice que esto demuestra cómo las empresas han aprovechado la pandemia para «esquilmar» a los consumidores; el secretario de prensa de Biden ha castigado a las empresas por «subir los precios durante una pandemia». La administración cree que la aplicación de las leyes antimonopolio puede ayudar a controlar el aumento de los precios. El 3 de enero, Biden dio a conocer sus planes para aumentar la competencia entre los mataderos, a los que culpa de una subida del 16% en los precios de la carne hasta noviembre. También ha pedido que se investiguen los sectores de la energía y el transporte marítimo, fuentes de los recientes desabastecimientos y cuellos de botella.

Examinar los mercados concentrados puede ser una buena idea, pero no servirá de mucho para combatir la inflación. Es absurdo pensar que las empresas se volvieron más codiciosas durante el año pasado o que los mercados son repentinamente menos competitivos. Los precios se han acelerado en parte porque el excesivo estímulo económico de Biden provocó un aumento del gasto en bienes físicos en un momento en que la pandemia ya había atascado las cadenas de suministro mundiales. La historia demuestra que los márgenes de beneficio de las empresas son una mala guía para la inflación. A mediados de la década de 2010, cuando la inflación languidecía por debajo del objetivo del 2% de la Reserva Federal, eran casi tan altos como los actuales. A finales de la década de 1960, cuando la inflación se disparó, cayeron bruscamente.

El peligro de diagnosticar erróneamente la causa de la inflación es que, a la larga, no sólo conduce a políticas irrelevantes, sino a otras perjudiciales. Uno de los riesgos es el control de los precios. El Instituto Roosevelt, un grupo de reflexión de izquierdas, ha pedido que el gobierno federal «regule y negocie» más precios. Isabella Weber, economista de la Universidad de Massachusetts Amherst, quiere «una consideración sistemática de los controles de precios estratégicos». Ambas señalan los elevados beneficios de las empresas para apoyar sus argumentos.

Como aprendió Estados Unidos cuando el presidente Richard Nixon congeló los precios y los salarios en 1971, los controles distorsionarían la economía y perjudicarían el crecimiento, mientras que en el mejor de los casos retrasarían la inflación. Los defensores de hoy en día tienden a pedir intervenciones quirúrgicas en lugar de congelaciones generalizadas, pero es ingenuo pensar que la burocracia podría tener éxito en la microgestión del mecanismo de precios.

Puede parecer descabellado pensar que los políticos resuciten políticas que han sido tan desacreditadas. Pero consideremos que otro de los pilares de la desafortunada lucha contra la inflación en Estados Unidos en la década de 1970, bajo el presidente Gerald Ford, era «la aplicación vigorosa de las leyes antimonopolio». Entonces, como ahora, el afán del gobierno por culpar a las empresas inspiró malas ideas.

La verdad incómoda para Biden es que la Reserva Federal, y no la Casa Blanca, controla la herramienta para reducir la inflación: el aumento de los tipos de interés. El gobierno podría ayudar a enfriar la economía recortando el gasto o subiendo los impuestos. Pero apretarse el cinturón, a diferencia de los ataques a las empresas, es impopular. La falta de voluntad de los políticos para hacer lo necesario para luchar contra la inflación es la razón por la que los bancos centrales son independientes, y la razón por la que es una buena noticia que la Reserva Federal parezca que va a subir los tipos ya en primavera.