Press "Enter" to skip to content

Italia indiferente ante quién será su nuevo Presidente

Italia indiferente ante quién será su nuevo Presidente

El 24 de enero se realizará la primera votación

El presidente Sergio Mattarella tendría a su favor una aplastante mayoría para su reelección. En un hecho extraño para un político de estos tiempos, desea el retiro.
Foto cortesía del Quirinale.

Por EDUARDO MARTÍNEZ – Corresponsal en Italia

Está en marcha el cronograma electoral italiano para elegir el presidente de la República. El próximo 3 de febrero, culminará el mandato presidencial de Sergio Mattarella, actual presidente.

El debate público arrancó el pasado noviembre, cuando el expremier Silvio Berlusconi abrió los fuegos anunciando su aspiración. Sin embargo, la naturaleza de una elección no directa abre las puertas a negociaciones tras bambalinas que pueden exceder con creces las proyecciones de los analistas.

La historia de las elecciones presidenciales en Italia, que se iniciaron luego de abolirse la monarquía en 1946, nos indica que no siempre se elige en las tres primeras votaciones, cuando se necesita una mayoría de dos tercios de los votos. 

Los partidos juegan a votar por candidatos que saben que no lograrán la mayoría, mientras negocian con las otros partidos a la espera de la cuarta votación. A partir de ese momento, apuestan a imponer un candidato con una votación de sólo la mitad más uno de los votos.

La convocatoria

El pasado 3 de enero, el presidente de la cámara de diputados Roberto Fico, acatando la disposición constitucional, convocó para el 24 de enero a las 15 horas, una sesión bicameral para la elección del nuevo presidente. Ese día, se realizará la primera votación.

Una de las virtudes de la Constitución italiana es que establece los pasos que deben seguirse para elección de los distintos poderes. Los procedimientos, requisitos, lapsos y fechas, están establecidos con tal detalle, que es imposible hacer interpretaciones y mucho menos cambiarlos. 

Los números de la elección

La elección de presidente es competencia de los integrantes del Senado, Cámara de Diputados y de 3 delegados por cada región, a excepción de la región especial del Valle de Aosta, que sólo designa un representante.

Estos grandes electores son 1009, de los cuales: 321 senadores, 630 diputados y 58 delegados regionales. 

De acuerdo al procedimiento constitucional, se necesita una mayoría calificada -dos tercios (673) de los grandes electores para designar al presidente. Estipulándose tres votaciones para alcanzar o superar esta cantidad de votos. De no lograrse, a partir de la cuarta votación ganará el candidato que obtenga mayoría absoluta -la mitad más uno (505).

La elección presidencial, a pesar del trato preferencial que le conceden los medios de comunicación, popularmente no despierta mayor interés. En los sondeos de opinión, publicados por el diario milanés Il Corriere della Sera, señalan que el tema sólo interesa al 40% de los electores; en tanto al 49% declaran estar poco interesados. A lo que hay que sumar, que el 76% de los consultados señalaron tener poca o ninguna confianza en el Parlamento convocado para elegir al presidente.

Los posibles candidatos

A Mario Draghi los partidos lo quieren como jefe de gobierno, pero no como presidente de la República. Foto cortesía Gobierno de Italia.

Al no ser una elección directa, las opiniones de los ciudadanos no reflejan ni remotamente las posibilidades de triunfo de quienes aspiran al cargo. Sin embargo, las encuestas han recogido las opiniones populares.

En este sentido, un reportaje del diario La Repubblica señala que el 52% de los italianos preferiría a Mario Draghi, el actual presidente del Consiglio; y el 59% preferiría una persona que no provenga de los partidos.

En cuanto a la opinión de los partidos, que es la que hay que tomar en consideración, el diario Torinés La Stampa publicó un escenario posible totalmente distinto al que piensa la gente en la calle.

En un trabajo de investigación de la periodista Emanuela Lauria, en el que habría consultado las opiniones en lo interno de los partidos, sólo el actual presidente Sergio Mattarella ganaría la elección en la primera votación con 950 votos.

Sin embargo, el propio Mattarella ha rechazado una y otra vez que quiera repetir, por cuanto “llegó el momento del retiro”.

Pier Ferdinando Casini se revela como el candidato para suceder a Sergio Mattarella. Foto cortesía Agora Magazine.

En este escenario, en el cual Mattarella no aspiraría, el único que pudiera obtener la mayoría requerida sería el senador Pier Ferdinando Casini con 547 votos en la cuarta votación.

Casini, de 66 años y democristiano, es el parlamentario con mayor antiguedad en el parlamento italiano y ampliamente conocido en Venezuela. Antes de la pandemia, venía con regularidad a Venezuela.

Mario Draghi, presidente del Consiglio, bastante popular en estos tiempos de pandemia por su efectivo manejo de la crisis, sólo obtendría 378 votos.

Otros candidatos

Silvio Berlusconi juega su última oportunidad política de poder, o tal vez de imponer un presidente. Foto cortesía @SilvioBerlusconi.

En esta competencia presidencial hay otras personalidades que no han escondido sus aspiraciones presidenciales. Siendo Silvio Berlusconi, el más destacado. 

Zorro viejo, como empresario y político, Berlusconi ha logrado reunir el apoyo unitario de los partidos de centroderecha. En una inteligente jugada, ha sido el primero en dar a conocer su aspiración y tendría aceptación entre los indecisos.

En esta ocasión, se ha difundido importantes voces femeninas que reclaman que llegó la oportunidad de elegir a una mujer como presidente de Italia. Aunque en las investigaciones periodísticas no ven posibilidad alguna a las mujeres cuyos nombres han sido mencionados.

También te puede interesar