Press "Enter" to skip to content

3 generales retirados de Estados Unidos alertan: Los militares deben prepararse para una insurrección en 2024

*** Los oficiales manifiestan estar preocupados por las elecciones del 2024 y la posibilidad de que se produzca un caos en las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Paul D. Eaton es un general de división retirado del Ejército de Estados Unidos y asesor principal de VoteVets. Antonio M. Taguba es un general de división retirado del Ejército, con 34 años de servicio activo. Steven M. Anderson es un general de brigada retirado que sirvió en el Ejército de los Estados Unidos durante 31 años.

Por PAUL D. EATON, ANTONIO M. TAGUBA Y STEVEN M. ANDERSON

A medida que nos acercamos al primer aniversario de la mortífera insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, nosotros -todos antiguos oficiales militares de alto rango- estamos cada vez más preocupados por las consecuencias de las elecciones presidenciales de 2024 y por la posibilidad de que se produzca un caos letal dentro de nuestras fuerzas armadas, lo que pondría a todos los estadounidenses en grave peligro.

En resumen: nos cala hasta los huesos la idea de que un golpe de estado tenga éxito la próxima vez.

Uno de los puntos fuertes de nuestro ejército es que se nutre de nuestra diversa población. Se trata de un conjunto de individuos, todos ellos con diferentes creencias y antecedentes. Pero sin un mantenimiento constante, la posibilidad de un colapso militar que refleje el colapso social o político es muy real.

Los signos de una posible agitación en nuestras fuerzas armadas están ahí. El 6 de enero, un número inquietante de veteranos y militares en activo participaron en el ataque al Capitolio. Más de 1 de cada 10 de los acusados en los ataques tenía una hoja de servicios. Un grupo de 124 militares retirados, bajo el nombre de «Flag Officers 4 America», publicó una carta en la que se hace eco de los falsos ataques de Donald Trump a la legitimidad de nuestras elecciones.

Recientemente, y quizás más preocupante, el general de brigada Thomas Mancino, comandante general de la Guardia Nacional de Oklahoma, rechazó una orden del presidente Biden que ordenaba que todos los miembros de la Guardia Nacional fueran vacunados contra el coronavirus. Mancino alegó que, al no estar movilizada a nivel federal, el comandante en jefe de la Guardia de Oklahoma es el gobernador republicano del estado, no el presidente.

La posibilidad de una ruptura total de la cadena de mando a lo largo de líneas partidistas -desde la cima de la cadena hasta el nivel de escuadrón- es significativa si se produce otra insurrección. No se puede descartar la idea de que las unidades rebeldes se organicen entre sí para apoyar al «legítimo» comandante en jefe.

Imagínese a comandantes en jefe compitiendo: un Biden recién reelegido dando órdenes, frente a Trump (u otra figura trumpiana) dando órdenes como jefe de un gobierno en la sombra. Peor aún, imagine a los políticos a nivel estatal y federal instalando ilegalmente a un candidato perdedor como presidente.

Todos los miembros del servicio juran proteger la Constitución de los Estados Unidos. Pero en una elección disputada, con lealtades divididas, algunos podrían seguir las órdenes del legítimo comandante en jefe, mientras que otros podrían seguir al perdedor de Trump. Las armas podrían no estar aseguradas dependiendo de quién las supervisara. En tal escenario, no es descabellado decir que una ruptura militar podría llevar a una guerra civil.

En este contexto, con nuestros militares cojeando y divididos, la seguridad de Estados Unidos quedaría paralizada. Cualquiera de nuestros enemigos podría aprovecharse lanzando un ataque total contra nuestros activos o nuestros aliados.

La falta de preparación militar para las consecuencias de las elecciones de 2020 fue sorprendente y preocupante. El secretario de Defensa en funciones de Trump, Christopher C. Miller, testificó que omitió deliberadamente la protección militar del Capitolio antes del 6 de enero. El general del ejército Mark A. Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, supuestamente se apresuró a garantizar que las cadenas de defensa nuclear de la nación estuvieran a salvo de órdenes ilegales. Es evidente que todo nuestro ejército fue cogido con la guardia baja.

Con el país tan dividido como nunca, debemos tomar medidas para prepararnos para lo peor.

En primer lugar, hay que hacer todo lo posible para evitar otra insurrección. No se ha pedido cuentas a ningún dirigente que la haya inspirado. Nuestros funcionarios electos y quienes hacen cumplir la ley -incluyendo el Departamento de Justicia, el comité selecto de la Cámara de Representantes y todo el Congreso- deben mostrar más urgencia.

Pero los militares no pueden esperar a que los funcionarios electos actúen. El Pentágono debe ordenar inmediatamente una revisión cívica para todos los miembros -uniformados y civiles- sobre la Constitución y la integridad electoral. También debe haber una revisión de las leyes de la guerra y de cómo identificar y tratar las órdenes ilegales. Y debe reforzarse la «unidad de mando» para dejar perfectamente claro a cada miembro del Departamento de Defensa a quién responde. Ningún miembro del servicio debe decir que no entendió de quién recibir órdenes en el peor de los casos.

Además, todas las ramas militares deben emprender una labor de inteligencia más intensa en todas las instalaciones. El objetivo debe ser identificar, aislar y eliminar a los posibles amotinados; protegerse de los esfuerzos de los propagandistas que utilizan la desinformación para subvertir la cadena de mando; y comprender cómo se propagan esa y otras desinformaciones entre las filas después de ser introducidas por los propagandistas.

Por último, el Departamento de Defensa debe hacer un juego de guerra con la próxima insurrección o intento de golpe de estado postelectoral para identificar los puntos débiles. A continuación, debe llevar a cabo un informe descendente de sus conclusiones y comenzar a poner en marcha salvaguardias para evitar fallos no sólo en el ejército, sino también en cualquier organismo que trabaje mano a mano con el ejército.

Los militares y los legisladores han sido dotados de retrospectiva para evitar que se produzca otra insurrección en 2024, pero sólo tendrán éxito si toman medidas decisivas ahora.

Publicado originalmente en inglés en The Washington Post.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.

También te puede interesar: