Press "Enter" to skip to content

EEUU: ¿Camino a una guerra civil?

*** Un año después del ataque al Capitolio, Estados Unidos está suspendido entre la democracia y la autocracia.

Por DAVID REMNICK-The New Yorker

La edificación del excepcionalismo estadounidense siempre se ha tambaleado sobre una base de autoengaño y, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses han aceptado sin problemas el lugar común de que Estados Unidos es la democracia continua más antigua del mundo. Esa serena afirmación se ha derrumbado.

El 6 de enero de 2021, cuando supremacistas blancos, milicianos y fieles al MAGA (Make America Great Again, o Haz Grande a América Nuevamente) se inspiraron en el Presidente y asaltaron el Capitolio para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, dejando a los legisladores y al Vicepresidente esencialmente como rehenes, dejamos de ser una democracia plena. En su lugar, ahora habitamos un estatus intermedio que los estudiosos llaman «anocracia». Es decir, por primera vez en doscientos años, estamos suspendidos entre la democracia y la autocracia. Y esa sensación de incertidumbre aumenta radicalmente la probabilidad de que se produzcan episodios de derramamiento de sangre en Estados Unidos, e incluso el riesgo de una guerra civil.

Este es el convincente argumento de «Cómo empiezan las guerras civiles», un nuevo libro de Barbara F. Walter, politóloga de la Universidad de California en San Diego. Walter formó parte de un comité asesor de la C.I.A. llamado Grupo de Trabajo sobre Inestabilidad Política, que estudia las raíces de la violencia política en naciones desde Sri Lanka hasta la antigua Yugoslavia. Citando datos recopilados por el Centro para la Paz Sistémica, que el grupo de trabajo utiliza para analizar la dinámica política en países extranjeros, Walter explica que el «honor» de ser la democracia continua más antigua lo tiene ahora Suiza, seguida de Nueva Zelanda. En Estados Unidos, la inestabilidad creciente y las corrientes antiliberales presentan un triste panorama. Como escribe Walter, «ya no estamos a la altura de naciones como Canadá, Costa Rica y Japón».

En su libro y en una conversación para la Hora de Radio de The New Yorker, Walter dejó claro que quería evitar «un ejercicio de alarmismo»; es cautelosa para no parecer sensacionalista. De hecho, se esfuerza por evitar la especulación exagerada y transmite su advertencia sobre el potencial de la guerra civil en términos clínicos. Sin embargo, al igual que los que hablaron claramente de los peligros del calentamiento global hace décadas, Walter transmite un grave mensaje que ignoramos por nuestra cuenta y riesgo. Hay muchas cosas que siguen cambiando. La autora tiene cuidado al decir que una guerra civil estadounidense del siglo XXI no se parecería al conflicto intenso y simétrico que se desarrolló en los campos de batalla de los años mil ochocientos sesenta. En su lugar, prevé, si se produce lo peor, una era de actos de violencia dispersos pero persistentes: atentados, asesinatos políticos, actos desestabilizadores de guerra asimétrica llevados a cabo por grupos extremistas que se han unido a través de las redes sociales. Se trata de grupos relativamente pequeños y poco alineados de guerreros auto-agrandados que a veces se autodenominan «aceleracionistas». Se han convencido a sí mismos de que la única manera de acelerar el derrocamiento de una república socialista no blanca e irredenta es mediante la violencia y otros medios extrapolíticos.

Walter argumenta que, mientras el país no fortalezca sus instituciones democráticas, soportará amenazas como la que abre su libro: el intento, en 2020, de un grupo de milicianos en Michigan conocido como los Vigilantes Lobeznos de secuestrar a la gobernadora Gretchen Whitmer. Los Vigilantes despreciaban a Whitmer por haber instituido medidas anti-covid en el estado -restricciones que no veían como intentos de proteger la salud pública sino como violaciones intolerables de su libertad. El desprecio público de Trump hacia Whitmer no pudo desanimar a estos maníacos. El F.B.I., afortunadamente, frustró a los Lobeznos, pero, inevitablemente, si hay suficientes complots de este tipo -suficientes disparos- algunos encontrarán su objetivo.

Estados Unidos siempre ha sufrido actos de violencia política -el terrorismo del Ku Klux Klan; la masacre de la comunidad negra en Tulsa en 1921; el asesinato de Martin Luther King, Jr. La democracia nunca ha sido una condición asentada y plenamente estable para todos los estadounidenses, y sin embargo la era Trump se distingue por el resentimiento que consume a muchos blancos rurales de derechas que temen ser «reemplazados» por los inmigrantes y la gente de color, así como por un liderazgo del Partido Republicano que se inclina ante su demagogo más autocrático y que ya no parece dispuesto a defender los valores y las instituciones democráticas. Al igual que otros estudiosos, Walter señala que ha habido señales tempranas de la actual insurgencia, como el atentado contra el edificio federal Alfred P. Murrah en Oklahoma City, en 1995, que mató a ciento sesenta y ocho personas. Pero fue la elección de Barack Obama la que subrayó más vivamente el ascenso de una democracia multirracial y fue tomada como una amenaza por muchos estadounidenses blancos que temían perder su condición de mayoría. Walter escribe que había unos cuarenta y tres grupos de milicianos operando en Estados Unidos cuando Obama fue elegido; en 2008, tres años después, había más de trescientos.

Walter ha estudiado las condiciones previas de los conflictos civiles en todo el mundo. Y dice que, si nos despojamos de nuestra autocomplacencia y de las mitologías en torno al 4 de julio y revisamos una lista realista, «evaluando cada una de las condiciones que hacen probable una guerra civil», tenemos que concluir que Estados Unidos «ha entrado en un terreno muy peligroso». No está sola en esa conclusión. El Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral de Estocolmo catalogó recientemente a Estados Unidos como una democracia «en retroceso».

El retroceso nunca fue tan deprimente como en las semanas posteriores al 6 de enero, cuando Mitch McConnell, tras criticar inicialmente el papel de Donald Trump en la insurrección, dijo que lo apoyaría si era el candidato del Partido en 2024. Habiendo mirado al abismo, persiguió la oscuridad.

No hace mucho tiempo, Walter podría haber sido considerado un alarmista. En 2018, Steven Levitsky y Daniel Ziblatt publicaron su estudio de la era Trump, «Cómo mueren las democracias», uno de los muchos libros que buscaban despertar a los lectores estadounidenses a la realidad de que el estado de derecho estaba bajo asalto al igual que en gran parte del mundo. Pero, como me dijo Levitsky, «ni siquiera nosotros podíamos imaginar el 6 de enero». Levitsky dijo que hasta que leyó a Walter y a otros respetados estudiosos del tema, habría pensado que las advertencias de guerra civil eran exageradas.

A diferencia de Rusia o Turquía, Estados Unidos ha sido bendecido con una profunda experiencia de gobierno democrático, por muy defectuoso que sea. Los tribunales, el Partido Demócrata, los funcionarios electorales locales de ambos partidos, los militares y los medios de comunicación -por muy defectuosos que sean- demostraron en 2020 que era posible resistir las más oscuras ambiciones de un presidente autocrático. Las barandillas de la democracia y la estabilidad no son inexpugnables, pero son más fuertes que cualquier cosa a la que tengan que enfrentarse Vladimir Putin o Recep Tayyip Erdoǧan. De hecho, en su intento de ser reelegido, Trump obtuvo el mayor número de votos republicanos de la historia, y aun así perdió por siete millones de votos. Eso también se opone al fatalismo.

«No nos dirigimos hacia el fascismo o el putinismo», me dijo Levitsky, «pero sí creo que podríamos dirigirnos hacia crisis constitucionales recurrentes, periodos de gobierno autoritario y minoritario competitivo, y episodios de violencia bastante significativos que podrían incluir atentados, asesinatos y concentraciones en las que se mate a gente. En 2020, vimos cómo se mataba a gente en las calles por motivos políticos. Esto no es el apocalipsis, pero es un lugar horrendo».

La batalla para preservar la democracia estadounidense no es simétrica. Un partido, el Republicano, se presenta ahora como anti-mayoritario y anti-democrático. Y se ha convertido en un partido menos centrado en los valores políticos tradicionales y más en la afiliación y los resentimientos tribales. Algunas figuras, como Liz Cheney y Mitt Romney, saben que ésta es una receta para un partido autoritario, pero no hay señales de lo que se necesita para invertir las tendencias más preocupantes: un esfuerzo amplio entre los líderes republicanos para levantarse y unirse a los demócratas e independientes en una coalición basada en una reafirmación de los valores democráticos.

Mientras se celebra el aniversario de la insurrección, el drama mayor no es oscuro. Somos un país capaz de elegir a Barack Obama y, ocho años después, a Donald Trump. Somos capaces del 5 de enero, cuando el estado de Georgia eligió a dos senadores, un afroamericano y un judío, y del 6 de enero, cuando miles de personas asaltaron el Capitolio en nombre de una absurda teoría de la conspiración.

«Hay dos movimientos muy diferentes a la vez en el mismo país», dijo Levitsky. «Este país avanza por primera vez hacia una democracia multirracial. En el siglo XXI tenemos una mayoría democrática multirracial que apoya una sociedad diversa y que tiene leyes que aseguran la igualdad de derechos. Esa mayoría democrática multirracial está ahí, y puede ganar elecciones populares». Y luego está la minoría republicana, que con demasiada frecuencia mira hacia otro lado mientras peligrosos extremistas actúan en su nombre. Esperemos que las advertencias sobre un nuevo tipo de guerra civil se queden en nada, y que podamos considerar alarmistas libros como el de Walter. Pero, como hemos aprendido con el estado de peligro de nuestro clima, desearlo no lo hace.

David Remnick es editor de The New Yorker desde 1998 y redactor de plantilla desde 1992. Es autor de «The Bridge: The Life and Rise of Barack Obama».

Artículo publicado originalmente en The New Yorker.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *