Press "Enter" to skip to content

Antes de Hollywood fue Torino

IL DIVO (El Divo), 2008, de Paolo Sorrentino. Un film sobre la vida de Giulio Andreotti. Foto Eduardo Martínez.

Por EDUARDO MARTÍNEZ – Corresponsal en Italia

El pasado mes de noviembre, con motivo del Festival del Cine en Torino (Torino Film Festival), se escenificó una pequeña exposición – de tan solo 13 obras – y solo por 5 días en el “Mastio de la Citadella”, con la cual se reivindicó a la ciudad de Torino como la primera capital dónde se estableció la industria del cine, no solo en Italia, sino en el mundo.

Se ha dicho que la historia del cine comenzó en Hollywood, en la segunda década del Siglo XX. Según los registros conocidos, este barrio a las afueras de Los Ángeles fue fundado en 1903, hasta que en 1910 se fusionó con la ciudad. Fue después de esta fecha (1911) que comenzó a fomentarse la industria del cine en Los Ángeles. 

Para la historia contada en América, y comúnmente conocida, el cine en Europa cuenta de su aparición en diversos países, siendo el lugar más famoso Cinecittá en Roma, Italia. 

Cinecittá fue una ciudad del cine construida por el régimen fascista en 1937, en un terreno de 600 mil metros cuadrados.

En Torino

Antes del advenimiento del fascismo en Italia, si bien la capital de Italia había sido mudada a Roma, la ciudad de Torino seguía siendo la sede de la Casa Savoia, reinante en Italia, lo que explica por qué esta ciudad del Piemonte agrupaba las principales empresas, iniciativas e inversiones. La presencia del rey auspiciaba el acontecer económico: industria automotriz, chocolate, orfebrería, el cine, la industria editorial, entre otras.

Aunque Mussolini terminó llevándose a Roma a la industria cinematográfica, Torino nunca dejaría de atraer, por los más diversos motivos, a los productores.

Hoy en día son innumerables los largometrajes que se han filmado en Torino. La ciudad ofrece bajos costos y facilidades legales que otorga la Comisión de Cine de la ciudad.

La muestra

Sabrina Sottile, curadora de la muestra, explica el concepto de la muestra a los visitantes. Foto Eduardo Martínez.

La idea de organizar la muestra partió de la curadora Sabrina Sottile, quien animada por los trabajos del reconocido fotógrafo Paolo Angelillo, tuvo la iniciativa para el “art for film”.

Paolo Angelillo en ese momento estaba preparando una exposición sobre el pintor Caravaggio.

Hubiera sido más fácil reunir fotografías de las más importantes obras cinematográficas filmadas en las locaciones de Torino, colocarlas en algún orden y documentarlas. Sin embargo, el dúo Angelillo-Sottile se dio a la tarea de recrear una foto por cada obra, con la virtud de contar en una sola imagen el hilo de cada película que escogieran. 

Una modalidad novedosa, pero con mucho trabajo. Primero debían escoger 13 películas emblemáticas -ganadoras de premios- luego imaginar cómo representarla, y finalmente inmortalizar la imagen en una fotografía. Fueron once meses de intensa dedicación. Valió la pena.

LE AMICHE (Las Amigas), 1955, de Michelangelo Antonioni. 
THE KING’S MAN (El hombre del Rey), 2021, de Matthew Vaughn. Todavía no se ha estrenado.
ITALIAN JOB (Un trabajo en Italia), 1969, Peter Collinson.
VENUTO AL MONDO (Volver a Nacer), 2012, de Sergio Castellitto.
PROFUMO DI DONNA (Perfume de Mujer), 1974, de Dino Risi.
DOPO MEZZANOTTE (Después de Medianoche), 2004, de Davide Ferrario.
IL DIVO (El Divo), 2008, de Paolo Sorrentino. Un film sobre la vida de Giulio Andreotti.
GUERRA E PACE (Guerra y Paz), 1956, de King Vidor.
PROFONDO ROSSO (Rojo Profundo), 1975, Dario Argento 
CABIRIA, 1914, de Giovanni Pastrone.
SANTA MARADONA, 2001, de Marco Ponti.
LA SOLITUDINE DEI NUMERI PRIMI (La Soledad de los Números Primos), 2010, de Saverio Constanzo.
LA DONNA DELLA DOMENICA (La Mujer del Domingo), 1975, de Luigi Comencini.

Entrevista a Paolo Angelillo 

El fotógrafo Paolo Angelillo, entre Venuto al Mondo y
Profumo di Donna. Foto Eduardo Martínez.

Al cierre de la exposición logramos coincidir con Paolo Angelillo. No perdimos la oportunidad de entrevistarlo para Zeta.

¿Cómo se le ocurrió la idea de montar en una sola imagen la historia que cuenta una película?

-La verdad es que la idea no es mía. Fui contactado por la señora Sottile. Ella tenía esta idea. Me contactó para poderla realizar. El proyecto es de mi creación, pero la idea de base es de ella, por lo que, en nuestra confrontación, para encontrar la vía correcta, vino también la posibilidad de poder recrear la escena girada de un film. Pero al final era artísticamente un poco limitante, aunque particularmente interesante para el público, sin que, de todos modos, hubiéramos escapado de los derechos del director y del autor del film. En realidad, es una cosa que no habría podido hacerse, que es otro problema. 

¿Cómo montaron el proyecto?

-Decidimos crear primero este proyecto sobre el papel, y después interpretarlo mediante la ayuda de profesionales, intérpretes de teatro, personajes conocidos, que tienen la capacidad de recitar e interpretar un rol, porque en mis fotografías no están simples modelos. Porque deben contar las historias. En consecuencia, deben interpretar también una emoción, en el estilo un poco caravaggiesco y barroco, derivado de mi anterior proyecto artístico llamado “Caravaggio reloaded”.

¿Cuál es el concepto del proyecto Caravaggio?

-Es precisamente la re proposición del cuadro de Caravaggio reinterpretada en un modo más actual, más moderno, y reinterpretando también la historia. Yo tomé la composición base del cuadro y le di la vuelta al significado. Así como lo hicimos con la imagen de “Venuto al Mondo”, que es la re proposición de la deposición de Cristo. Y, al contrario de mi anterior proyecto (NR: Caravaggio), donde interpretaba el cuadro a mi deseo, lo he interpretado dedicándolo a una película. Entonces encontré el puente de comunicación entre un proyecto y otro. 

¿Cuál fue la imagen más difícil de representar?

-Son todas, a veces por la parte realizativa, a veces por la parte interpretativa. En todas las imágenes busqué dar una connotación personal a la interpretación de los personajes que daba a voz, porque mientras tomo fotos hablo. Yo actúo con el personaje, para que logren hacer lo que tengo en mente. Entonces, para interpretar mis palabras para dar un mensaje emotivo con las miradas y las emociones, con las expresiones de la cara.

¿La imagen que requirió mayor esfuerzo?

Quizás el más desafiante físicamente ha sido “Perfume di donna”. Ha sido el único set que ha necesitado dos días. Un día para montar el set, y un día para las fotos. Dos días son dos jornadas separadas, pero son 8 horas en total. Ese fue el set más largo. De lo contrario, cada uno tiene su propia dificultad. “Italian Job” tuvo la dificultad de transportarse a la locación. Ellos debían correr y agitarse, tratando de escapar por una escalera. Era una pequeña nota de peligrosidad. Ha sido interactuar con esta niña, porque aunque la actuación ha sido “bravissima”, la dificultad de comprender, de comprender las emociones. Cada toma es peculiar, único a su modo.

“Perfume di donna” parece una obra de Salvador Dalí….

-De verdad, con esta deformación. Aunque utilicé un objetivo particular que deforma mucho el espacio, propio para darle este sentido de inclusividad al interno de la imagen. Entonces, con este gran espacio, muy ancho, se siente muy atraído al interno de la imagen. Técnicamente, se llama objetivo “fish eyes” (NR: ojo de gato), porque tiene una apertura de 180 grados. Esto me ayudaba a darle un significado un poco más propiamente onírico a esta foto, porque debía poner la visión en el personaje protagonista, que no tiene vista (NR: es ciego). Entonces, se imagina en su cabeza deformadamente lo que son sus recuerdos con el pasar del tiempo. 

La curadora ha dicho que esta muestra es la primera fase del proyecto…

-Esperemos. El proyecto tiene una expansión de la colección. Obviamente de cara a los acuerdos que todavía están en vía de definiciones, digámoslo así. Entonces, si esta parte estos acuerdos se desarrollan, habrá una ampliación de la colección y una nueva muestra en un lugar distinto. 

¿La colección será expuesta en otras ciudades italianas?

-Aunque ese es el propósito, todavía la colección es muy pequeña.

Esperemos que entonces, en la Semana del Cine Italiano que se celebra en Caracas, el Instituto Italiano de Cultura adscrito a la Embajada de Italia en Venezuela, tenga a bien traer esta interesante muestra.

El logo de los estudios Paramount

A la izquierda, el Monviso en los Alpes. A la derecha, el logo de la Paramount de 1917. Fotos cortesía.

Una de las evidencias que los estudiosos italianos del cine señalan al decir que Torino fue la primera capital del cine tiene que ver con el logo de la Paramount, uno de los legendarios estudios que se establecieron en Hollywood en la segunda década del Siglo XX.

Cuentan que, cuando se estaba buscando una imagen-logo para los estudios, uno de los ejecutivos habría visto una postal que tenía uno de los cineastas -presumiblemente venido de Torino. Al verla, habría dicho “ese es el logo”.

Esa postal tenía impresa una fotografía o dibujo a color, de la montaña Monviso, el pico más alto de los Alpes Cocios piamonteses, que demarca la frontera de Italia con Francia.

Con el tiempo, la Paramount fue cambiado la gráfica del logo y la historia del mismo, pero nunca las líneas fundamentales del pico piemontés.

Fotografías de Eduardo Martínez. Nota: algunas tomas de las obras debieron ser recortadas o con un ángulo de disparo, por el tipo de iluminación de la sala.

Las 13 películas

1 LE AMICHE (Las Amigas), 1955, de Michelangelo Antonioni. 

2 THE KING’S MAN (El hombre del Rey), 2021, de Matthew Vaughn. Todavía no se ha estrenado. 

3 ITALIAN JOB (Un trabajo en Italia), 1969, Peter Collinson.

4 VENUTO AL MONDO (Volver a Nacer), 2012, de Sergio Castellitto.

5 PROFUMO DI DONNA (Perfume de Mujer), 1974, de Dino Risi.

6 DOPO MEZZANOTTE (Después de Medianoche), 2004, de Davide Ferrario.

7 IL DIVO (El Divo), 2008, de Paolo Sorrentino. Un film sobre la vida de Giulio Andreotti.

8 GUERRA E PACE (Guerra y Paz), 1956, de King Vidor.

9 PROFONDO ROSSO (Rojo Profundo), 1975, Dario Argento 

10 CABIRIA, 1914, de Giovanni Pastrone.

11 SANTA MARADONA, 2001, de Marco Ponti.

12 LA SOLITUDINE DEI NUMERI PRIMI (La Soledad de los Números Primos), 2010, de Saverio Constanzo.

13 LA DONNA DELLA DOMENICA (La Mujer del Domingo), 1975, de Luigi Comencini.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *