Press "Enter" to skip to content

Biden encabeza la recuperación económica más rápida de la historia…pero nadie se da cuenta

*** La rápida recuperación económica de Estados Unidos es un acontecimiento histórico. Es hora de que los demócratas lo traten como uno que merece la pena celebrar, considera el autor.

Por MAX BURNS

Los demócratas se enfrentan a un problema difícil: la economía se acerca al pleno empleo después de que las empresas añadieran 210.000 puestos de trabajo en noviembre, la participación de la población activa subió a su nivel más alto desde la pandemia y los salarios están aumentando en muchas industrias. Sin embargo, la mayoría de los votantes son cada vez más pesimistas sobre la gestión económica del presidente Biden.

«No estoy muy seguro de por qué lo que está ocurriendo no se caracteriza como una recuperación floreciente de un cierre mundial», reflexionó el senador demócrata por Hawaii Brian Schatz en un tuit el mes pasado. La respuesta tiene que ver con un poco de sobre-optimismo demócrata y un montón de mensajes republicanos que el gobierno de Biden ha tardado en contrarrestar.

Schatz tiene mucha razón: bajo el mandato de Biden, la economía estadounidense se ha recuperado de sus mínimos de la era Trump con notable rapidez. Hace apenas un año, la tasa de desempleo se situaba obstinadamente en el 6,7%. Hoy, sólo el 4,2% de los estadounidenses están sin trabajo. Recuperaciones económicas similares han tardado normalmente el triple de tiempo. El gobierno de Biden está llevando a cabo la recuperación económica sostenida más rápida de la historia de Estados Unidos, pero los mensajes oficiales no logran contar esa historia.

Lo más importante para los demócratas es que no se trata de una «recuperación de papel», en la que las tasas de desempleo caen porque más estadounidenses simplemente renuncian a buscar trabajo. Para alivio de los demócratas, la recuperación de Biden es todo lo contrario. La tasa de participación de la población activa, el porcentaje de estadounidenses mayores de 16 años que trabajan o buscan activamente trabajo, acaba de alcanzar los niveles prepandémicos. Este es un hecho enormemente tranquilizador para los analistas que inicialmente temían que la pandemia mundial fuera un lastre para la tasa de población activa en los próximos años.

Pero una recuperación económica creciente no significa que todo vaya bien para los estadounidenses de a pie, y si los demócratas quieren convertir el empleo y la economía en un tema de campaña para 2022, necesitarán respuestas para algunos de los baches de la recuperación. ¿El principal de ellos? La inflación.

Una encuesta económica de la CNBC publicada esta semana descubrió que, aunque los estadounidenses planean gastar un 13% más en estas fiestas -una gran noticia que los voceros de Biden en los medios de comunicación deberían gritar-, también descubrió que hay más estadounidenses preocupados por el aumento de la inflación que por la pandemia. Si bien esto es una señal prometedora de que estamos avanzando desde el coronavirus, los demócratas se enfrentan ahora al aumento de los precios y a la insatisfacción de los consumidores.

La encuesta de la CNBC reveló que 4 de cada 10 estadounidenses son pesimistas sobre el rumbo de la economía, pero debería preocupar a la Casa Blanca el hecho de que un 7 por ciento más de estadounidenses piense que la economía está empeorando hoy que hace un año, en el punto álgido de la tercera ola del coronavirus. No sólo es incorrecto, sino que señala el mayor problema de los demócratas: una maquinaria mediática conservadora que bombea desinformación económica en un programa de producción 24/7.

Los republicanos quieren que los votantes piensen que sus ganancias económicas son temporales y que el pellizco de la inflación es permanente. Entendieron la historia exactamente al revés. Eso no ha impedido a algunos medios conservadores elaborar la falsa narrativa de que la inflación es el resultado de las prioridades de gasto de los demócratas, y no un efecto secundario de una economía en rápida expansión después de un año con la cabeza bajo el agua. Tampoco mencionan que los salarios aumentaron recientemente en la mayor cantidad en dos décadas, y los trabajadores estadounidenses seguirán embolsándose esas ganancias cuando nuestra supercarga económica post-coronavirus desaparezca y la inflación vuelva a los niveles normales.

Si el encuadre de los medios de comunicación conservadores es erróneo, también es despiadadamente eficaz para asustar a los demócratas y evitar que discutan todo lo bueno que está ocurriendo en nuestra economía desde enero. Y, como un reloj, los demócratas moderados, asustados, muerden el anzuelo del Partido Republicano.

«Un grupo de demócratas centristas de la Cámara de Representantes, entre los que se encuentran más de una docena de candidatos vulnerables de 2022, escribió la semana pasada una carta a la presidenta Nancy Pelosi (demócrata de California). Si los demócratas no consiguen que su mensaje económico convenza a sus propios moderados, ¿cómo pretenden persuadir a los votantes?

En este momento, sólo Biden tiene el púlpito necesario para contener el nerviosismo que invade a los legisladores de su partido. En lugar de centrarse en las cifras, Biden debería aprovechar sus puntos fuertes conectando cada elemento de la recuperación económica con las historias y experiencias vividas por los estadounidenses reales a los que la recuperación está ayudando.

No basta con citar gráficos a los estadounidenses que piensan que la economía está peor que hace un año; los demócratas deben mostrarles cómo la administración de Biden ha dirigido uno de los cambios económicos más impresionantes de los últimos tiempos. La habilidad de Biden para conectar de tú a tú es una ventaja para humanizar el mensaje económico de los demócratas, pero sólo si el partido tiene el valor de contrarrestar los meses de incuestionable desinformación republicana.

La rápida recuperación económica de Estados Unidos es un acontecimiento histórico. Es hora de que los demócratas lo traten como uno que merece la pena celebrar.

Max Burns es un estratega demócrata y fundador de Third Degree Strategies, una empresa de comunicación progresista.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.

Publicado originalmente en The Hill.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *