Press "Enter" to skip to content

La resurrección democrática que viene: La oportunidad de EEUU de liderar la lucha contra el autoritarismo

*** Madeleine Albright, ex secretaria de Estado de Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton, publica en Foreign Affairs, revista especializada en asuntos internacionales, este ensayo que contiene una visión positiva sobre el futuro del mundo ante lo que considera es un retorno del vigor democrático.

Madeleine Albright. Foto cortesía.

Por MADELEINE ALBRIGHT

Durante dos siglos, los líderes estadounidenses se han peleado sobre qué tan alto colocar el apoyo a la democracia en la lista de prioridades de la política exterior de Estados Unidos. La reciente retirada de las tropas de Afganistán, por parte de la administración Biden, marcada por la tragedia, reforzó la opinión de los escépticos de todo el espectro político nacional de que promover activamente la democracia en el extranjero es ingenuo y es menos probable que promueva los intereses centrales del país que lo enrede en atolladeros sin salida. Señalan también una disminución constante de la libertad mundial en los últimos 15 años como prueba de que el énfasis en los valores democráticos está fuera de contacto con las tendencias predominantes y, por lo tanto, es una estrategia perdedora, que en realidad resta valor a la posición internacional del país. Con Estados Unidos enfrentando divisiones partidistas en el país y feroces adversarios en el extranjero, estos críticos afirman que los líderes estadounidenses ya no pueden permitirse el lujo de entregarse a las fantasías «linconianas» (referente a Abraham Lincoln) sobre la democracia como la última mejor esperanza del mundo. En cambio, deben cambiar su enfoque hacia adentro y aceptar el mundo tal como es.

Esta tesis, aunque está en consonancia con las emociones del momento, es miope y errónea. Sería un grave error que Estados Unidos vacilara en su compromiso con la democracia. Históricamente, sobre la imaginación global, el reclamo de la república ha sido inseparable de su identidad, aunque esté encarnada de manera imperfecta, como un campeón de la libertad humana, que sigue siendo una aspiración universal. Los acontecimientos más inquietantes del siglo XXI, a pesar de todas sus complicaciones, han mellado, pero no destruido, lo que sigue siendo un activo único de la política exterior. Nada sería más tonto que deshacerse de esta ventaja comparativa o huir del escenario global por completo debido a las decepciones y las dudas del pasado.

Estados Unidos todavía tiene inmensos recursos que puede desplegar para propósitos que sirven tanto a sus necesidades inmediatas como a sus ideales perdurables. Sin embargo, si el país concluyera lo contrario y decidiera ausentarse de la lucha democrática, decepcionaría a sus amigos, ayudaría a sus enemigos, magnificaría los riesgos futuros para sus ciudadanos, obstaculizaría el progreso humano y comprometería su capacidad de liderazgo en cualquier tema. Es más, los líderes estadounidenses estarían haciendo un llamado a la retirada precisamente en el momento en que ha surgido la oportunidad de provocar un resurgimiento democrático. Contrariamente a la sabiduría convencional, el impulso no está con los enemigos de la democracia. Es cierto que en los últimos años algunos autoritarios se han fortalecido. Pero en muchos casos, ahora no están cumpliendo, incluso en países donde la gente espera cada vez más un liderazgo responsable incluso en ausencia de un gobierno democrático. Este es un punto clave que pocos observadores han captado todavía. La democracia no es una causa moribunda; de hecho, está preparado para volver.

La democracia contraataca

Vladimir Putin y Xi Jinping. Foto cortesía Dmitri Lovetsky/Reuters.

Según Freedom House, los líderes autoritarios aprovecharon la indiferencia internacional en medio de la pandemia de COVID-19 el año pasado para aplastar a los opositores y reducir el espacio disponible para el activismo democrático. Como resultado, «los países que experimentaron un deterioro superaron en número a aquellos con mejoras por el mayor margen registrado desde que comenzó la tendencia negativa en 2006. La larga recesión democrática se está profundizando».

Sin embargo, hay un rayo de luz en esta nube: es más fácil moverse hacia arriba desde un valle que desde un pico. Las mediciones de la depresión de la democracia suelen comenzar con el período posterior a la desintegración de la Unión Soviética, cuando surgieron nuevos gobiernos democráticos libres en casi todas las regiones. Muchos estados cuyas democracias ahora están en problemas estuvieron bajo un régimen autoritario hasta hace unos 30 años. Hoy, el mundo toma nota cuando las autoridades de Tanzania arrestan a un líder de la oposición, los líderes de Sri Lanka consolidan su poder, el presidente de Brasil amenaza con cancelar las elecciones o el primer ministro de Hungría gobierna por decreto. Sin embargo, hubo un momento en la memoria reciente en que esos países no eran democracias en absoluto. A pesar de su angustia actual, las fuerzas de la libertad tienen una plataforma ampliada desde la cual montar una resurrección.

Los observadores también deben señalar que el declive de la democracia coincidió con el aumento del terrorismo internacional, el colapso financiero mundial de 2008, la guerra civil siria, una crisis mundial de refugiados y una catástrofe de salud pública mundial. Estos eventos avivaron una gran cantidad de frustraciones y temores populares, y la mayor parte de la culpa recayó en los líderes electos. Los próximos 20 años difícilmente pueden ser menos propicios para el crecimiento de la libertad que los últimos.

Este es el caso en parte porque los dos estados autoritarios más destacados del mundo, China y Rusia, han desperdiciado su mejor oportunidad de ofrecer una alternativa atractiva a la democracia liberal. Con Estados Unidos desaparecido durante los cuatro años de mandato del presidente Donald Trump, y Europa preocupada por el Brexit y otras disputas internas, los gobiernos de Beijing y Moscú tuvieron la oportunidad de establecerse como modelos globales. Lo arruinaron. Según una encuesta de 2021 de personas en 17 países desarrollados realizada por el Pew Research Center, las opiniones poco halagadoras de China están en un nivel histórico, y una mediana del 74 por ciento de los encuestados informó que no confiaba en que el presidente ruso Vladimir Putin hiciera lo correcto en los asuntos mundiales. Los resultados se explican fácilmente. El enfoque transaccional del gobierno chino, la falta de transparencia y la tendencia a intimidar lo han dejado con más contratos que amigos. Mientras tanto, se cree que el régimen en el Kremlin es corrupto, poco confiable y un espectáculo de un solo hombre que se acerca rápidamente a su acto final. Rusia, un país que según la Organización Mundial de la Salud ocupó el puesto 97 en esperanza de vida promedio en 2019, no tiene mucho de qué presumir.

Además, el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 fue un golpe para los autócratas de todo el mundo. El fracaso de Trump demolió el mito que ayudó a crear de que el egoísmo implacable es un ganador político. Muchos de los admiradores internacionales más abiertos de Trump también han sufrido pérdidas o están bajo asedio. Estos incluyen a Benjamin Netanyahu en Israel, Jair Bolsonaro en Brasil, Recep Tayyip Erdogan en Turquía, Viktor Orban en Hungría y Marine Le Pen de Francia. Filipinas es uno de los pocos países donde un hombre fuerte carismático todavía tiene una audiencia agradecida. Pero el mandato como presidente de Rodrigo Duterte, de 76 años, finaliza el próximo mes de mayo.

Forzar un retorno

Daniel Ortega y Hugo Chávez. Foto cortesía.

Por todas estas razones, es posible un regreso democrático. Pero, al comenzar, encontrará resistencia. Aunque algunos autoritarios son aficionados obsesionados por sí mismos, muchos son hábiles para moldear las percepciones del público y hacer jaque mate a posibles oponentes. Sus filas están divididas entre los que insisten en que son demócratas, aunque sean “iliberales”, y los que se mofan abiertamente incluso de las normas democráticas más básicas. Todos ellos afirman que en un mundo peligroso y amoral, los líderes deben ser capaces de actuar con decisión para imponer orden, repeler amenazas y fomentar la grandeza nacional. En los últimos años, los autoritarios se han cubierto mutuamente a través de su influencia en los organismos multilaterales e insistiendo en que los gobiernos no sean criticados por forasteros por hacer lo que quieran dentro de las fronteras de sus países. La soberanía nacional, afirman, es una defensa suficiente contra cualquier acusación.

Los dictadores también tienen la ventaja de la intimidación. Pocos están por encima del uso de la fuerza para hostigar a rivales políticos e interrumpir las protestas. Su objetivo al hacerlo es menos cambiar de opinión que convencer a mujeres y hombres que anhelan la libertad de renunciar a esa aspiración. A veces, esto funciona.

Pero la gente no debe abandonar la esperanza. Hubo un período al final de la Guerra Fría en el que estuvo de moda concluir que los gobiernos al estilo soviético durarían para siempre debido a su voluntad de sofocar la disidencia antes de que pudiera afianzarse. Esa proposición se utilizó para justificar el apoyo de Estados Unidos a los dictadores anticomunistas con el argumento de que si solo los déspotas pudieran sobrevivir en países que carecen de una tradición democrática, Washington debería querer que fueran déspotas pro occidentales. Luego se levantó el Telón de Acero y la teoría de la permanencia totalitaria se derrumbó.

¿Podría volver a suceder algo similar? Eso depende de la metáfora que uno prefiera. Si la historia se mueve como una locomotora, en una sola dirección, las tendencias de hoy se convertirán en la realidad de mañana. Pero si el deseo humano de cambio hace que el curso de la historia oscile hacia adelante y hacia atrás como un péndulo, se puede esperar una reversión.

Debido a que las personas de hoy están más conectadas y son más exigentes que nunca, gobernar es más difícil que nunca. En comparación con el pasado, las generaciones más jóvenes tienen un acceso más fácil a la educación, más conciencia mutua, menos respeto por las jerarquías tradicionales y una creencia arraigada en su propia autonomía. Las personas de todas las edades observan lo que los demás tienen y quieren más. La tecnología ha creado en muchos una sed de velocidad y falta de paciencia. Los ciudadanos cuestionan cada vez más lo que dicen los líderes y se sienten atraídos por las voces que rechazan las condiciones actuales y prometen algo mejor.

Estos factores han alimentado el surgimiento de demagogos, pero también pueden socavar el poder de permanencia de los regímenes autoritarios lo suficientemente viejos como para encarnar el status quo. Hay un límite en cuanto al tiempo que un autócrata puede mantener la popularidad simplemente comparándose con un predecesor despreciado. En Rusia, Putin rara vez se compara con el desventurado Boris Yeltsin; en Venezuela pocos recuerdan a los civiles inútiles que gobernaron antes de Hugo Chávez; Daniel Ortega de Nicaragua difícilmente puede justificar sus promesas incumplidas señalando a Anastasio Somoza, quien fue depuesto en 1979. Orban de Hungría ha gobernado durante más de una década y Erdogan de Turquía durante casi dos, por lo que ninguno puede escapar fácilmente de la responsabilidad por la atribulada condición de su país.

Algunos de los gobiernos de mano dura más vulnerables ya se enfrentan a una presión cada vez mayor desde abajo. En Bielorrusia, ha surgido un importante movimiento de protesta porque un número creciente de ciudadanos considera que el presidente Alexander Lukashenko es un títere ruso y quieren que se vaya. En Cuba, donde por primera vez desde 1959 ninguno de los hermanos Castro tiene el poder, las manifestaciones callejeras del pasado mes de julio fueron las más grandes en décadas. Si bien es cierto que la represión puede funcionar durante un tiempo, esa estrategia solo tiene que fallar una vez. En caso de que un líder autoritario conocido sea expulsado, es muy probable que otros también lo hagan, como sucedió durante la última ola democrática, cuando el triunfo del movimiento de Solidaridad de Polonia condujo rápidamente a transiciones democráticas en toda Europa central y al derrocamiento de un país. Al hombre fuerte en Manila le siguieron partidas similares en Chile, Sudáfrica, Zaire e Indonesia. En un mundo donde la mayoría de la gente puede mirar más allá de las fronteras nacionales, una tendencia de cualquier tipo puede cobrar fuerza rápidamente.

También ayuda que las técnicas en las que se basa la actual generación de falsos demócratas ya estén sufriendo un uso excesivo. En su léxico, «reforma constitucional» es un código para evadir los límites de mandato, disminuir la influencia de los parlamentos y tomar el control de los tribunales. Emiten decretos de emergencia no para salvaguardar al público sino para criminalizar la oposición y silenciar a la prensa. Emplean llamados patrióticos para equiparar la agitación a favor de la democracia con la subversión extranjera. Manipulan las elecciones para ocultar el feo rostro del despotismo bajo una apariencia de respetabilidad. Aunque siguen siendo dañinos, estos esfuerzos ya no engañan a nadie, lo que los hace más fáciles de desacreditar y oponerse.

Aún más importante, a pesar de los golpes que ha sufrido la democracia, la mayoría de la gente quiere fortalecer, no descartar, sus sistemas democráticos. Según el académico alemán Christian Welzel, el apoyo a la democracia ha aumentado desde mediados de la década de 1990 en más países de los que ha disminuido, y se mantiene estable en general en aproximadamente el 75 por ciento. De manera similar, la institución de investigación Afrobarometer informa que los encuestados este año en 34 países africanos todavía prefieren abrumadoramente la democracia en comparación con el gobierno de un solo partido o de un solo hombre. Esto es cierto incluso para la minoría de africanos que ven a China como un mejor modelo para sus países que Estados Unidos. Las actitudes árabes son menos claras, pero la democracia ha logrado avances modestos recientemente en algunos vecindarios difíciles —Argelia, Irak y Sudán— mientras de alguna manera sobrevive al caos casi ininterrumpido en el Líbano.

Hoy en día, más hombres y mujeres talentosos luchan en más lugares en nombre de los principios democráticos que nunca. El Instituto Nacional Demócrata, una organización no gubernamental de los Estados Unidos que apoya a las instituciones democráticas en el extranjero, está trabajando con alrededor de 28 mil socios locales en más de 70 países en los cinco continentes. A pesar de las luchas por la democracia, la participación popular en la configuración de las agendas públicas es positiva, no negativa. Los avances hacia la igualdad de género han contribuido a este creciente nivel de compromiso, al igual que el hecho de que un porcentaje récord de los adultos jóvenes de hoy en día crecieron en relativa libertad. Consideran que la libertad de expresión es un derecho que debe ejercerse con regularidad y sin importar los obstáculos. Lejos de renunciar a la democracia, están generando un flujo constante de propuestas para su mejora, que incluyen límites de mandato más rigurosos, reformas al financiamiento de campañas, acceso equitativo de los candidatos a los medios de comunicación, votación por ranking, asambleas ciudadanas, referendos, campañas más cortas. y medidas para simplificar o complicar la creación de nuevos partidos políticos. No es probable que todas estas ideas resulten prácticas y beneficiosas, pero la energía que atraen es evidencia de un hambre que ningún dictador puede satisfacer.

La oportunidad de Estados Unidos

Joe Biden y Anthony Blinken. Foto cortesía Manuel Balce Ceneta/AP.

Otra razón para ser optimistas es que el presidente estadounidense Joe Biden está mejor posicionado que cualquier presidente estadounidense en 20 años para defender la democracia. George W. Bush se veía a sí mismo como un defensor de la libertad, pero envolvió esa misión tan completamente en torno a su invasión de Irak que los detractores equipararon su postura con una violenta extralimitación estadounidense. Desconfiado de la asociación, Barack Obama fue menos franco de lo que podría haber sido en la defensa de los ideales democráticos. Trump, por supuesto, tenía los instintos más antidemocráticos de cualquier presidente. Habiéndolo reemplazado, Biden se enfrenta a un electorado internacional a favor de la libertad que ha aprendido a ser escéptico sobre la firmeza del liderazgo de Estados Unidos, pero también está ansioso por que Washington recupere su voz en asuntos de libertad y derechos humanos.

En su discurso inaugural, Biden caracterizó su elección como una victoria no de un candidato o una causa, sino de la democracia misma. Desde entonces ha hecho hincapié en los beneficios de la libertad política; condenó actos específicos de represión en lugares como Cuba, Etiopía, Hong Kong y Myanmar; e invitó a los líderes democráticos a una cumbre importante y oportuna. El desafío que debe abordar a continuación es cómo construir sobre este comienzo.

Una buena forma de comenzar sería trazar una línea clara que separe las pasadas intervenciones militares de Estados Unidos del apoyo de Estados Unidos a la democracia. La distinción es importante porque muchos observadores nacionales y extranjeros todavía los confunden. La misión de Estados Unidos en Afganistán, lanzada a fines de 2001, fue impulsada por los ataques terroristas del 11 de septiembre. La invasión de Irak 16 meses después fue provocada por información deficiente sobre los programas de armas de ese país. Ambos fueron operaciones militares. En ninguno de los dos casos el apuntalamiento de la democracia fue un factor de motivación principal, y ninguna experiencia debería disuadir a los Estados Unidos de emprender futuras iniciativas civiles en nombre de la democracia.

Después de todo, existen numerosos ejemplos de participación exitosa de estadounidenses no militares en apoyo de la libertad. Estos incluyen el Plan Marshall, el Programa Punto Cuatro, Radio Europa Libre, la Alianza para el Progreso, el Cuerpo de Paz y asistencia técnica en el extranjero sobre temas tan variados como la salud pública y el acceso digital. Proyectos como estos crean, a un costo modesto, una reserva de respeto que puede servir bien a Estados Unidos en tiempos de crisis. Washington debería invertir en ellos mucho más de lo que invierte, porque así es como se promueve mejor la democracia: con la mano extendida, no con un arma apuntada.

La administración Biden también debería defender el ejemplo estadounidense al tiempo que reconoce que la democracia estadounidense, aunque es la más antigua del mundo, sigue siendo un trabajo en proceso. Numerosos comentaristas señalan la amargura que rodea a las recientes elecciones estadounidenses para sugerir que la democracia del país se está desmoronando y, por lo tanto, ya no es un modelo adecuado para otros. Tales afirmaciones son exageradas. A pesar de los temores generalizados y las acusaciones falsas, la votación de 2020 estuvo libre tanto de fraudes de ingeniería local significativos como de interrupciones atribuibles a campañas de desinformación extranjeras. La alta participación de votantes fue signo de una sólida salud democrática, al igual que las acciones de los tribunales y los funcionarios estatales para mantener los resultados. En cuanto al asalto al Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero, menos de una cuarta parte de los votantes de Trump aprobaron las tácticas que emplearon los manifestantes, y un esfuerzo reciente para organizar una manifestación de seguimiento fracasó. Los debates actualmente en curso sobre los estándares electorales y la votación anticipada y por correo involucran principalmente temas que ni siquiera estaban siendo considerados hace una o dos décadas. La pregunta importante ahora no es si el país ha avanzado hacia normas electorales más liberales, sino si esos logros pueden conservarse y mejorarse. Una respuesta positiva, entregada a través del debate legislativo y, si es necesario, del poder judicial, solo fortalecerá el sistema democrático del país. Los líderes estadounidenses deberían hablar sobre la democracia estadounidense con humildad, pero se demostrará que los dictadores en el extranjero que afirman que el largo experimento de Estados Unidos con la libertad está llegando a su fin se equivocarán.

Incluso mientras trabaja para aclarar las cosas sobre la democracia de los EE. UU., Biden debería lanzar una estrategia a varias partes destinada a generar una renovación de la fe en el extranjero en el poder de la colaboración entre gobiernos libres, trabajadores, corporaciones ilustradas y la sociedad civil. Su mensaje central, ejemplificado por su Cumbre por la Democracia planificada, debería ser que los líderes democráticos deben apoyarse entre sí y usar su influencia combinada para reforzar el discurso civil, el debido proceso, elecciones justas y las libertades esenciales de expresión, culto y prensa.

Para que esta estrategia atraiga seguidores, Estados Unidos debe mostrar el camino integrando su compromiso con la democracia en todos los aspectos de su política exterior. En la toma de decisiones de seguridad nacional, cuando otros intereses parecen estar en conflicto, el beneficio de la duda debe otorgarse siempre que sea posible a quienes apoyan la apertura política y el Estado de derecho. En la diplomacia bilateral, las consideraciones de derechos humanos deben estar en la cima de la agenda, en lugar de ser una ocurrencia tardía. Los líderes democráticos más valientes, ya sean de países grandes o pequeños, deben ser reconocidos, apoyados e invitados a la Casa Blanca. A través de las Naciones Unidas y los organismos regionales, Estados Unidos debe esforzarse por hacer que los países rindan cuentas de los principios proclamados en las declaraciones y cartas multilaterales.

Biden y su equipo también deberían enfatizar las ventajas económicas de la democracia. A fines de la década de 1990, cuando me desempeñaba como secretaria de Estado de los Estados Unidos, le aseguré a la gente de todo el mundo que la democracia les permitiría no solo votar sin miedo, sino también mantener mejor a sus familias. Lo que dije fue reforzado por lo que vio el público. Aparte de los estados árabes ricos en petróleo, la mayoría de las naciones prósperas eran libres. La razón era clara: las sociedades abiertas tenían más probabilidades de generar buenos puestos de trabajo fomentando nuevas ideas y pensamientos innovadores. En el tiempo transcurrido desde entonces, el ascenso interno de China y el consiguiente aumento de la participación comercial extranjera, según algunas mentes, han socavado esta tesis. Considere, sin embargo, que incluso hoy en día, el ingreso por persona en la autoritaria República Popular es alrededor de un tercio del de la democrática Taiwán.

Desde la antigüedad, los líderes autoritarios se han disfrazado de modernizadores, construyendo grandes obras que invariablemente se duplican como anuncios para ellos mismos. Los ejemplos actuales de tales líderes incluyen al presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi y al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman. Aunque hay un mérito obvio en mirar hacia el futuro, existen fallas en la noción de que un solo líder todopoderoso es lo mejor para impulsar el progreso. En Egipto, Sisi ha permitido a los militares hundir sus dientes en prácticamente todas las partes de la economía, inhibiendo así las oportunidades para el sector privado. Arabia Saudita sigue dependiendo demasiado de los ingresos del petróleo y sigue gastando grandes sumas en proyectos vanidosos. Mientras tanto, en Turquía, el «milagro económico» promocionado por Erdogan ha dado paso al aumento de la pobreza, el desempleo, la devaluación de la moneda y la deuda. Los problemas se intensificaron después de 2016, cuando Erdogan asumió los poderes de emergencia.

Cómo tener el mensaje correcto

Los funcionarios estadounidenses también deben lidiar de manera agresiva con los problemas que pueden socavar el apoyo a la democracia. Por ejemplo, pocos factores hacen más daño al atractivo de las instituciones libres que la percepción de que los líderes que dicen ser democráticos están de hecho estafando a sus países. El mensaje de Washington debe ser que el gobierno abierto es el remedio, no el caldo de cultivo de los regímenes corruptos y egoístas. El punto es más difícil de establecer de lo que debería ser porque muchos demagogos confunden el tema argumentando que solo un líder poderoso puede limpiar la casa —o “drenar el pantano” – para deshacerse de políticos y burócratas corruptos. Considere que una de las tácticas favoritas de Putin es acusar a los opositores de corrupción, arrestarlos frente a las cámaras del gobierno y luego procesarlos en tribunales títeres. La respuesta más convincente a este tipo de engaño es la verdad. Los verdaderos demócratas, como los presidentes Zuzana Caputova de Eslovaquia y Maia Sandu de Moldavia, están demostrando que se pueden utilizar instituciones libres para purgar la corrupción mediante investigaciones honestas, reformas judiciales e incentivos para reducir la corrupción en todos los niveles. La prensa internacional a menudo ha hecho un buen trabajo al exponer las prácticas corruptas, por lo que los líderes democráticos deben hacer todo lo posible para garantizar que se fortalezcan los derechos de los periodistas y se preserven sus libertades. Mientras tanto, Estados Unidos debería movilizar un esfuerzo global para apoderarse de los activos en el extranjero de los gobernantes que han estado saqueando sus países y devolverlos a esos países. Al servir como agentes de la justicia, los cuidadores de la democracia pueden frustrar a los enemigos codiciosos y ganar amigos duraderos.

La administración Biden también debe actuar sobre la base de su entendimiento de que el futuro de la democracia está vinculado a qué tan bien las sociedades manejan la promesa y los peligros de las capacidades cibernéticas y las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial. Eso, a su vez, exige soluciones efectivas a una serie de acertijos: cómo establecer un consenso sobre cómo equilibrar la libertad de expresión con la protección del bien público; cómo contrarrestar la capacidad de los gobiernos autoritarios para difundir mentiras, bloquear las comunicaciones y criminalizar incluso las indicaciones privadas de disidencia; cómo descarrilar el uso de ransomware; cuál es la mejor forma de regular las plataformas de Big Tech para garantizar la competencia y respetar la privacidad individual; y cómo proteger a las democracias de la amenaza a la seguridad que representa la guerra cibernética.

La última vez que una nueva tecnología planteó cuestiones tan profundas fue en los albores de la era nuclear. En ese entonces, un pequeño grupo de diplomáticos, científicos y estrategas militares idearon formas de prevenir los peores resultados; las soluciones fueron necesariamente de arriba hacia abajo. El dilema creado por las amenazas digitales no se puede resolver de forma tan limitada. Cualquier enfoque exitoso debe incorporar no solo mejores ciberdefensas, sino también más transparencia para los consumidores, responsabilidad de las empresas de alta tecnología, escrutinio de las legislaturas, aportes de la academia e investigación sobre el diseño de regímenes regulatorios aplicables. Con el tiempo, las respuestas deben tener en cuenta los intereses de todas las partes interesadas (no solo los gobiernos), incluidos los millones de empresarios y miles de millones de consumidores que viven en estados no democráticos y que usan, o les gustaría usar, tecnología en línea para aprender, comprar. , hacer crecer sus negocios y expresar sus opiniones. A medida que el mundo desarrolla nuevas reglas para el camino digital, es esencial que Estados Unidos se una a sus aliados para evitar que los estados autoritarios dicten esas normas.

Biden puede lograr mucho reuniendo amigos de la libertad de todo el mundo, destacando los beneficios tangibles y morales del gobierno abierto y presionando por la equidad en la regulación de las nuevas tecnologías. Sin embargo, los esfuerzos anteriores para lograrlo se han tambaleado cuando los defensores de la democracia no han hecho un buen trabajo al enmarcar el tema. Si las alternativas presentadas son la libertad o la represión, la libertad gana claramente. Sin embargo, las probabilidades se vuelven menos favorables cuando la opción anunciada es entre «la gente común» y las «élites arrogantes». Como se ha demostrado en los últimos años, los demagogos populares se alimentan con entusiasmo de la condescendencia que muchos en la academia, las artes y la prensa muestran hacia los menos educados y otros que consideran culturalmente atrasados. La idea de que los déspotas se preocupan más por el bienestar de la familia promedio es una tontería, y no se les debe permitir que creen esa impresión. Para que la democracia prospere, sus defensores deben hacer un mejor trabajo defendiendo y justificando sus creencias de manera inclusiva.

El tiempo es ahora

Es menos probable que el progreso en el resurgimiento democrático sea repentino que gradual y más probable que sea irregular que universal. Un péndulo, después de cambiar de dirección, tarda un poco en ganar velocidad. En sus últimos años, Vaclav Havel aconsejó a los amigos de la libertad contra la impaciencia. Si la democracia se puede comparar con una flor, dijo, los jardineros pueden usar fertilizantes y agua para acelerar su crecimiento, pero solo causarán daño si se ponen ansiosos y tiran del tallo desde arriba.

La importancia de la paciencia, sin embargo, no es excusa para la holgazanería o el cinismo. Los demócratas no pueden competir con éxito con países como China y Rusia imitando sus métodos, porque eso concedería el partido antes de que comience. La democracia tiene sus defectos, pero también todos los tipos de despotismo. Sin embargo, los activos de la democracia son superiores porque exigen lo mejor de todos y se basan en el respeto de los derechos humanos, la libertad individual y la responsabilidad social. Por el contrario, los dictadores solo buscan la obediencia, y eso no tiene nada de inspirador.

Después de demasiados años de apretones de manos, es el momento adecuado para que las fuerzas democráticas recuperen la iniciativa. La democracia es frágil, pero también resistente. En todas las regiones, la generación que llega a la mayoría de edad es inteligente, franca y valiente. En todo el mundo, la gente exige más, mientras que los líderes autoritarios se cansan y se quedan sin respuestas. La administración Biden tiene ante sí una oportunidad que debe aprovechar. Aunque hecha jirones y desgarrada, la bandera de la libertad está lista para izar.

Las opiniones publicadas en Zeta son responsabilidad absoluta de su autor.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.