En Venezuela gobierna el “Confusionismo del siglo XXI”

Por JAIME GRANDA

Lo que está ocurriendo en estos momentos y se agravará a partir del martes 21 cuando la banca, privada y estatal, reactive sus servicios al público en general, echa por tierra el proyecto publicitado como “socialismo el Siglo XXI”.

En 2018 la situación económica, política y social apunta a que a chavistas, maduristas, masistas, socialistas, adecos, copeyanos y todas sus ramificaciones, la realidad se les ha ido de las manos.

El discurso de la cúpula en el gobierno es un mar de confusiones en lo político, lo económico, lo social y sobre cualquier detalle de la crisis humanitaria que viven millones de venezolanos y la cúpula se niega a admitir.

El resto trata de desmontar lo que dice la cúpula en el gobierno, pero lo que logra es echar más confusión al panorama. Ninguno dice lo que realmente hay que hacer para que Venezuela supere la peor crisis económica, política y social que haya sufrido algún país petrolero. Los niveles de su hiperinflación lo dicen todo. Ni la cúpula gubernamental, ni la cúpula opositora asumen que hay que tomar medidas que permitieron a otros países superar ese fenómeno. Mientras tanto, unos mueren por falta de alimentos, medicinas, hospitales no dotados con lo necesario, además de las víctimas de robos, atracos y secuestros en los que aparecen involucrados funcionarios que reciben sueldo para combatir esos males. Otros mueren porque los servicios públicos sufren espantosa desidia gubernamental y la cúpula encargada de mantenerlos sigue culpando a iguanas y otras bestias por los apagones, la falta de agua en las tuberías domésticas, el peor servicio de Internet del continente y el peor transporte.

La deducción inevitable con todo eso es que Venezuela tiene en este siglo XXI el peor gobierno de toda su Historia y como si la confusión fuera poca, ese gobierno pretende mantenerse por tiempo indefinido.

Todo eso también muestra que en Venezuela no gobierna ningún “Socialismo del siglo XXI” sino el “Confusionismo del siglo XXI”. El panorama político de la Venezuela de este siglo está dominado por la confusión. Esta semana que comienza el 20 de agosto será de confusión exacerbada.

Dudas sobre reconversión monetaria

Son muchas las dudas que la cúpula gubernamental no ha podido aclarar ni al pueblo ni a expertos en materia económica en relación con la reconversión monetaria que comenzará el próximo lunes 20 de agosto. Lo que está claro para todos los economistas serios del mundo es que esa medida no impide que la hiperinflación siga devorando sueldos, salarios, bonos y cualquier regalía monetaria.

El Banco Central de Venezuela (BCV) insistió el martes en que solo coexistirán con el Bolívar Soberano (BS), los  billetes de Bs. 1.000 o de denominación mayor del actual Bolívar Fuerte (BF).

Allí revienta una de las mayores dudas: ¿Con qué moneda los usuarios pagarán servicios como el transporte de superficie y otras necesidades que en bolívares soberanos se verán como “menudencias” frente a lo que cuestan en estos momentos?

Los transportistas plantearon al Gobierno nacional que autorice el precio del pasaje a 50 mil bolívares fuertes para que a partir del martes 21 quede en 0,50 bolívares soberanos que es la moneda de menor denominación en el nuevo cono.

El integrante de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), economista y diputado José Guerra, advirtió que no se han definido “dos problemas” que vienen junto a la reconversión monetaria pautada para el 20 de agosto, los cuales son el pago del transporte y la gasolina, respectivamente; por lo que instó al Gobierno a dar respuestas ante estos temas.

Guerra considera que aunque el precio de la gasolina sea elevado hasta el precio internacional, el cono monetario nuevo no presenta monedas que sirvan para pagar ese servicio.

Las expectativas sobre lo que será el nuevo precio de la gasolina incluyen que quienes posean el Carnet de la Patria pagarán un precio menor a quienes no tengan ese documento impuesto por la cúpula gubernamental. Al respecto el periódico Tal Cual señaló el miércoles que en

las bombas el precio de la gasolina será el mismo para todos porque  usar dos precios complicaría la operación en los puntos de venta, pero quienes tengan el carnet recibirían en sus cuentas bancarias un depósito del Gobierno como compensación a lo pagado por el combustible.

Algunos expertos en banca alertan que en las cuentas bancarias se perderá mucho dinero de los clientes porque no hay  como mantener algunas cantidades con el nuevo cono y las máquinas redondearán cifras.

Otros consideran que contra su discurso socialista poco a poco la cúpula gubernamental está inclinando la economía hacia la rechazada dolarización. Tanto es así que el chavista Rafael Ramírez dijo que el alza de la gasolina a precio internacional es una medida neoliberal.

El analista Luis Vicente León dijo que la revisión del precio de la gasolina y otras medidas forman parte de un paquete por capítulos que maneja el Gobierno contra la hiperinflación.

La represión

La cúpula gubernamental está aprovechado el supuesto atentado contra Nicolás Maduro en la avenida Bolívar para pasar facturas a muchos chavistas, civiles y militares, que siempre han visto al madurismo como una desviación.

También utiliza el atentado para reprimir a los dirigentes que van descollando dentro de la heterogénea oposición y hasta se les pasa la mano al despojarlos de sus bienes.

En el caso específico del diputado Carlos Requesens le han violado todos los derechos previstos en la Constitución vigente desde 1999 a la que la cúpula gubernamental cada día le importa menos.

Le imputaron los delitos de presunto autor y partícipe en los delitos de instigación pública continuada, traición a la patria, homicidio intencional calificado en grado de frustración en la persona del Presidente de la República, homicidio intencional calificado en grado de frustración contra siete efectivos de la FANB, terrorismo, asociación para delinquir y posesión de armas y municiones.

Le fijaron como lugar de reclusión la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), y la sentencia incluye la incautación de todos los bienes muebles e inmuebles.

Otras dudas

Mientras el país se debate en medio de  tantas confusiones, en el plano internacional se van concretando la pérdida de Citgo, la mejor inversión petrolera de Venezuela en Estados Unidos, y del territorio en reclamación con Guyana.

El expresidente de PDVSA Rafael Ramírez se hizo eco el pasado domingo en su artículo en Panorama al respecto.

Dejó claro que el gobierno no ha sido capaz de defender a nuestro pueblo, ni dentro ni fuera del territorio nacional. Ha fallado a su razón de ser, al mandato Constitucional: garantizar los derechos fundamentales de sus ciudadanos, en construir un modelo que sea humanamente gratificante”.

Como si esto no fuera ya suficientemente grave, el gobierno tampoco ha sido capaz de defender nuestra soberanía económica y nuestra integridad territorial, al contrario, el gobierno guarda silencio ante el hecho de que la Exxon-Mobil está perforando en aguas del territorio Esequibo que está bajo reclamación en el litigio con Guyana. La Exxon-Mobil anuncia que comenzará a producir 120 mil barriles día de petróleo en el 2019 y 750 mil barriles día de petróleo en el 2024.

¿Por qué el gobierno guarda silencio?, ¿Por qué calla el PSUV?, ¿los partidos del Polo Patriótico? ¿Por qué calla la oposición? ¿Por qué callan los militares? Está muy claro, se perdió cualquier referencia de una posición soberana, por distintas razones, todos los factores políticos coinciden en este silencio.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES