La corrupción pudrió al castro-chavismo

*Los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht salpicaron a la oposición en Venezuela.

Por JAIME GRANDA

La historia señala la gran paradoja de quienes acusan y abusan en los descalificativos contra los gobiernos que los precedieron alegando que fueron corruptos, antidemocráticos y que nunca pensaron en ayudar a las mayorías necesitadas.

El discurso moralista y supuestamente ético se repite desde México hasta Argentina y se hizo viral desde 1999 cuando el teniente coronel Hugo Chávez llegó al poder y distrajo ilegalmente millones de dólares petroleros para reforzar el proyecto que Fidel Castro impulsaba desde 1960 para ampliar su hoy venida a menos “revolución” en todo el continente latinoamericano.

Sin embargo, los tiempos comenzaron a cambiar y las noticias hablan de descalabros del proyecto en Argentina, Brasil y Ecuador, mientras la guerrilla colombiana convertida en partido político se enredó y no se sabe cuál es su verdadero rostro, si el pacificado en camino al gobierno o el de contrabandista de narcóticos y asesino de periodistas y otras personas en las montañas.

Daniel Ortega en Nicaragua no la está pasando bien en estos días y el presidente de Venezuela también está en la picota pública por delitos de lesa humanidad y otros hechos nada éticos. Muchos de sus colaboradores también son mencionados en las investigaciones fuera del país.

La corrupción

Todos los gobiernos surgidos con la ayuda del proyecto castro-chavista están ahora en entredicho, con Luiz Inacio “Lula” Da Silva, importante factor de ese proyecto con el Foro de Sao Paulo, detenido y fuera de la campaña electoral de su país.

Hay acusaciones graves contra Cristina de Kichner en Argentina y contra Rafael Correa, quien fue presidente de Ecuador y sus propios compañeros lo acusan de haber recibido financiamiento de la guerrilla colombiana, ahora supuestamente pacificada, para su campaña electoral.

La empresa brasileña Constructora Norberto Odebrecht S.A., ha jugado papel esencial en todo el continente para mostrar las debilidades de estos aparentes héroes socialistas.

En el caso de Venezuela, la corrupción llega a tal magnitud que el sábado pasado se anunció que el Ministerio de Hacienda de Colombia y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos crearon un “grupo de trabajo estratégico” con el que buscan “perseguir” la corrupción en Venezuela.

El objetivo de esta iniciativa será ampliar las investigaciones de Colombia y Estados Unidos sobre operaciones que involucran a funcionarios venezolanos que están vinculados, a través de sociedades en otros países, en casos de corrupción.

La primera reunión del grupo se celebrará en mayo próximo “con miras a obtener resultados inmediatos en contra de los actos de corrupción protagonizados por funcionarios venezolanos, en especial aquellos que afectan la situación humanitaria de ese país”, agregó la información.

Caso Odebrecht

Según informaciones de medios independientes, la Corte Segunda en lo Contencioso Administrativo en Caracas tiene el expediente sobre todo lo pagado ilegalmente por la empresa brasileña Constructora Norberto Odebrecht S.A.

El expediente estuvo disponible al público hasta finales de 2017 y el mismo está signado con las siglas AP42-S-2017-000003 y consta de once tomos, según extenso trabajo periodístico reproducido el sábado pasado por el portal de la Emisora Costa del Sol 93.1 FM.

El archivo de la Corte Segunda en lo Contencioso Administrativo en Caracas fue movido del piso 1 al 8, en donde el coordinador informa a los interesados que no está disponible por tratarse de un caso “delicado”.

Por más “delicado” que sea, la decisión de la corte viola el artículo 24 del Código de Procedimiento Civil que avala el carácter público de los expedientes. En especial cuando se trata de un proceso que interesa a toda la nación, pues los pagos del Estado venezolano al gigante constructor de Brasil rondan los 300 mil millones de dólares en once obras que no han sido concluidas, según la fiscal general en el exilio Luisa Ortega Díaz.

En el trabajo publicado el sábado pasado aparece que el 12 de julio de 2017, el Ministerio Público citó en calidad de imputadas a Elita Del Valle Zacarías Díaz y su hija María Eugenia Baptista Zacarías, por estar presuntamente relacionadas con el caso Odebrecht. Las mujeres son la esposa y suegra de Haiman El Troudi, quien se desempeñó como Ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas.

También señala que la séptima característica del modelo de la empresa brasileña es que los aportes a partidos políticos y candidatos se hicieron “sin ningún prurito ideológico”, dice Mercedes de Freitas, directora ejecutiva de la ONG Transparencia en Venezuela. Una investigación publicada en el portal Armando.info revela que así como financiaron a Nicolás Maduro, en la misma campaña presidencial de 2013 entregaron 15 millones de dólares al opositor Henrique Capriles.

De acuerdo con el testimonio del director de la constructora en Venezuela, Euzenando Prazeres de Azevedo, filtrado a ese portal, Diosdado Cabello recibió fondos para su campaña de 2008 cuando aspiraba a repetir en la Gobernación de Miranda; Azevedo no especificó cuánto, pero sí agregó que la firma habría apoyado con recursos a Elías Jaua, al entonces gobernador de Bolívar Francisco Rangel Gómez, al exalcalde del municipio Guaicaipuro –Los Teques– Francisco Garcés, al exgobernador de Guárico William Lara, al exalcalde de Maracaibo Gian Carlo Di Martino, además de al aspirante a la Alcaldía del municipio Carrizal Farith Fraija; todos del PSUV. Por los candidatos de oposición, la empresa aportó fondos para Manuel Rosales y Pablo Pérez en Zulia; Carlos Ocariz para el municipio Sucre; y otros.

El caso se está moviendo. Aunque sea a los ritmos de la justicia en Venezuela. Fue en diciembre de 2016, cuando Odebrecht y su filial en el sector petroquímico, Braskem, admitieron ante la Corte del Distrito Este del estado de Nueva York, en Estados Unidos, haber pagado coimas en Venezuela por 98 millones de dólares, el segundo país con el número más elevado después de Brasil, donde admitieron la suma más alta de sobornos. Sin embargo, no fue hasta el 26 de enero de 2017 cuando la Fiscalía anunció la existencia de una investigación sobre el caso. A mediados de febrero siguiente, la Dirección General de Contrainteligencia Militar allanó las oficinas de la constructora en Caracas. Aún Luisa Ortega encabezaba el Ministerio Público.

La situación es complicada. Por ejemplo, Diosdado Cabello, vicepresidente del PSUV y miembro de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, aparece mencionado por Marlon Marín, sobrino del jefe guerrillero Iván Márquez, y quien actualmente es testigo de excepción ante la DEA contra otro jefe guerrillero que fungió como agente en las negociaciones de paz de las FARC con el gobierno de Colombia y fue apresado con 10 toneladas de cocaína.

Marlon Marín dijo que varias veces viajó a Venezuela y Cuba y sostuvo reuniones con Diosdado Cabello y varios militares del llamado ‘cartel de los soles’.

Este jueves 26 de junio se supo que Diosdado Cabello perdió el juicio iniciado contra la empresa DowJones&Company Inc, dueña del diario estadounidense The Wall Street Journalpor un reportaje publicado en el 2015.

A pesar de que en 2017 los tribunales fallaron a favor del diario, Cabello insistió en acusar al rotativo de ”enlodar” su imagen por relacionarlo con el negocio del tráfico de drogas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES