Maduro reedita una conversión monetaria para esconder la inflación en los billetes

El nuevo cono monetario incluye la emisión de dos nuevos billetes, uno de 200 y otro de 500 bolívares, que corresponden actualmente a 200 y 500 mil bolívares, respectivamente.

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

La presión que ejerce la hiperinflación en la administración Maduro le ha obligado reeditar una reconversión monetaria, repitiendo lo que hizo el fallecido Hugo Chávez en 2008, cuando en esa ocasión eliminó tres ceros a la moneda, para crear lo que se llamó hasta entonces el “bolívar fuerte”. La fuerte crisis de escasez de efectivo, que ha producido una falla en los medios de pago de Venezuela, haciendo que los bancos apenas puedan dispensar 0,04 dólares por taquilla de manera diaria a cada cuentahabiente, ha mostrado también como los pensionados sufren los rigores de esta situación, al tener que padecer gigantescas y largas colas para poder cobrar el beneficio y en muchas ocasiones ver frustrada la posibilidad, la semana que termina permitió ver en todo el país, la crisis mencionada, con abuelos trancando vías y protestando frente a los bancos venezolanos por no poder cobrar.

En la edición de El Nuevo País, del 08/03/2015, en este mismo espacio se expuso una de las razones por las que Chávez hizo la conversión monetaria aquella ocasión: “Chávez explicó que a partir de entonces había una moneda nueva y fuerte. En principio podía sentirse de esa manera, porque lo que se tapó con esa reconversión fue la llegada del billete de BsF 100. Antes de la reconversión el billete más alto era el de Bs 50.000,00 y el nuevo billete era como emitir uno nuevo de Bs 100.000”.

La administración Maduro, que mantiene un férreo control político del Banco Central de Venezuela (BCV), sorprendió a muchos con el anuncio de la sustitución de lo que fue el “bolívar fuerte” de Chávez, por el “bolívar soberano”, ahora de Maduro. Los actuales billetes que se emitieron como una extensión del cono monetario reformado en 2008, no tienen más de un año de circulación y ya la hiperinflación los volvió inútiles. Maduro ha planteado volver a quitar tres ceros a la moneda, para con esto tener un nuevo cono monetario y que el anterior se pierda en Colombia, según lo dijo: “Santos, se te van a quemar todos esos billetes que te llevas para Cúcuta”.

Lea también: Reconversión o dolarización traerán aumentos de gasolina y servicios públicos

La subida de precios ha dejado obsoletos billetes de dos, cinco, diez y 20 bolívares. Incluso las operaciones con los de50 y 100 bolívares son altamente engorrosas por las grandes cantidades de dinero que debe usarse. El billete más alto actualmente, el de 100 mil bolívares, no logra comprar ni siquiera 0,50 dólares en los mercados libres de divisas. Además existe una escasez de billetes, porque la mayoría son llevados al vecino país para pagar contrabando de gasolina y de oro, en las fronteras de Brasil y Colombia.

 Chávez en 2008 comenzaba a tener los primeros síntomas de la inflación por su acción de monetizar la economía, con la expansión del dinero, para no tener críticas de los opositores, elimina los tres ceros a la moneda, y en esa misma acción introduce un billete nuevo, el de 100 bolívares, evitando entonces los señalamientos en el orden políticos si hubiese emitido un billete de 100.000 bolívares. Los técnicos del BCV veían claramente que los problemas monetarios comenzarían en aquella ocasión, apenas pospuestos con la reforma. En el caso de Nicolás Maduro este es más agresivo, aprovecha la reconversión que decreta, para meter dos nuevos billetes, de 200 y 500 “bolívares soberanos”, que corresponden a 200.000 y 500.000 “bolívares fuertes” de ahora. Hay que destacar que en 1998, el billete de más alta denominación de entonces, de 50.000 bolívares, podía comprar 100 dólares, actualmente, el billete más grande que presenta Maduro, el de 500 “bolívares soberanos”, que son 500.000.000 de bolívares de 1998, sólo puede comprarse 2 dólares en los mercados libres.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES