Clientes de Pdvsa buscan alternativas para suplantar crudo venezolano

El resultado promedio del precio del crudo revierte la tendencia de los dos últimos meses y aumenta para el mes de julio (Brent US$/bl49,04 y WTI US$46,68), de hecho para este inicio de agosto el Brent supera la barrera de los US$/bl50. Una serie de factores combinados explican el resultado, una disminución de inventarios en los EEUU que inclusive para esta semana estiman bajarían otros 2,5 millones de barriles. Por otro lado, los anuncios de Arabia Saudí de disminuir entregas al mercado y aumento de la cotización del crudo liviano para las entregas de septiembre, el resultado de la reunión de San Petersburgo en Rusia conjuntamente con otros productores OPEP de extender mas allá de marzo 2018 los acuerdos de reducción de suministro, y los cuellos de botella generando una disminución de la contratación de taladros en los EEUU, empujaron el precio al alza. Son varias las opiniones de expertos del mercado y entre ellas podemos citar, la de UBS pronosticando precios que llegarían a los US$60 por barril en la segunda mitad del año. Warren GIlman de CEF Holdings, estima un precio para el tercer trimestre de US$40 por barril, e indica que la OPEP tendría que aumentar el volumen de recortes para lograr un mayor precio. BMI por su lado estima como probable un promedio de US$55.20 por barril para el periodo julio-diciembre 2017. También es importante señalar que el Reino Unido anunció que a partir de 2040 prohibirá la venta de vehículos que utilicen diesel y gasolina, con esto se suma a Francia, al fabricante de vehículos Volvo, y hay un proyecto en desarrollo entre las firmas automotrices y las empresas petroleras. La noticia sobre el CEO de Shell, Ben Van Beurden, sobre cambiar su vehículo actual diesel a uno eléctrico, es una señal muy importante para el mercado de combustibles fósiles, en particular gasolinas y diesel. En entrevista a Bloomberg, Van Beurden consultado sobre el cambio a los vehículos eléctricos, dijo que su posición se puede explicar de esta manera: si las políticas e innovación trabajan realmente bien, yo puedo ver un pico en la demanda 2030 para el petróleo (diesel, gasolina), quizás algo posterior para los biocombustibles. Por lo tanto, para un país como Venezuela sin duda es un alerta estratégico, el reemplazo del combustible vehicular como lo conocemos es una tarea muy importante y clave por hacer, para garantizar viabilidad económica a la base de recursos con las que cuenta el país y prepararse para el cambio energético que estamos viviendo.

La semana pasada comentamos sobre el análisis de sanciones por parte de la administración Trump. Para esta semana el mercado indica que los clientes de PDVSA como Valero Energy, Chevron-Texaco y Phillips 66 buscan alternativas para suplantar el crudo pesado venezolano. En el caso de Valero la información indica el cambio de la dieta de crudo a las refinerías para hacerla más liviana mientras busca alternativa al crudo pesado venezolano. En el caso de Phillips 66, según la agencia Reuters, problemas de calidad del crudo pesado por razones operacionales en la faja, obligan a la búsqueda de alternativa al crudo venezolano. En el caso de Chevron-Texaco operando en Venezuela, seguramente también toma previsiones ante la eventualidad de sancionar el crudo venezolano. Hasta el momento de esta nota, las sanciones han sido dirigidas a personas y las limitan en los movimientos financieros, pero se conoce que la lista se extenderá. De hecho los sancionados de PDVSA determinan restricciones en las operaciones, contratos, y obligaciones derivadas con terceros, estos efectos comenzarán a observarse en el mercado. Es decir cuál es la validez de una operación financiera o contrato comercial que derive en transacciones financieras que haya firmado un sancionado de la OFAC, cómo puede aprobar pagos. En nuestra opinión, las sanciones al régimen requieren incluirlas al bloque de países democráticos, desde la América Latina pasando por los EEUU, Canadá, México, la Unión Europea, limitando los movimientos financieros y de esta manera ejercer la presión internacional para lograr el cambio democrático que requiere el país, las sanciones a las importaciones de crudo son una forma, pero no la única, a la par que la comunidad internacional se debe preparar para la ayuda humanitaria al país.

Twitter@JFernandeznupa

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES