Trump analiza opciones para sancionar al Régimen

Una semana en donde el precio del crudo varía en función de la percepción del mercado sobre niveles de inventario y cumplimiento del acuerdo de reducción de suministro de los productores OPEP y No-OPEP. Para el día martes 25.07.17, el precio resulta en el mayor de las últimas siete semanas como resultado de la reunión de San Petersburgo en Rusia de un grupo de productores de petróleo OPEP y No-OPEP. La información pública sobre el  resultado del encuentro, refleja la posibilidad de extender el acuerdo de recorte de suministro más allá de marzo 2018, cuyo compromiso para la OPEP es de 1,8 millones de bpd. Según el ministro ruso de Petróleo, Alexandr Novak, la OPEP puede reducir unos 200 mil bpd y de esta forma cumplir con el 100% del acuerdo entre los países miembros. Arabia Saudí, a través del ministro Khalid al-Fallih, dijo que su país limitará las exportaciones de crudo a 6,6 millones de bpd en agosto, 1 millón de bpd menos que hace un año. La data de la OPEP estima que los niveles de inventario en los países industrializados han disminuido alrededor de 90 millones de barriles. Sin embargo, están 250 millones barriles por encima del promedio de los últimos 5 años, siendo el objetivo del cartel llevarlos al promedio del quinquenio. Por último, de la reunión destaca la disposición de Nigeria de poner un techo a su producción de 1,8 millones de bpd que actualmente está por el orden de 1,7 millones de bpd. Cabe señalar que Nigeria y Libia no se incluyeron en el acuerdo de reducción de suministro de la OPEP. Otro factor afectando el precio del crudo es la paridad del US$ versus otras monedas, de hecho el Euro se ha venido fortaleciendo y se cotiza un Euro a US$ 1.16.

La administración del Presidente Trump analiza una serie de opciones para sancionar al régimen de Maduro. Desde sanciones a particulares, limitar la movilidad de transacciones financieras de individuos y de entes gubernamentales hasta el petróleo. Es un tema complejo para medir la efectividad de tales medidas y para que sea una palanca para recuperar el hilo democrático del país. A continuación algunas consideraciones al respecto:

1.- No me empujes que me caigo solo

La situación de PDVSA desde el punto de vista operativo, comercial y financiero sumada a la mediocre gerencia de PDVSA, ha resultado en pérdida de capacidad de producción de 1 millón de bpd desde 1999 y continúa cayendo. El sistema de refinación interno está colapsado y prácticamente se depende de CITGO con refinación en el exterior; PDVSA está financieramente al borde del default y llena de corrupción. Las exportaciones de crudo y productos de Venezuela a los EEUU que alcanzaron en octubre 1998, 2 millones de bpd, hoy están en el orden de 750 mil bpd. Lo cual evidencia como los primeros en “sancionar” las exportaciones a los EEUU han sido la supuesta revolución, pues el mercado de la costa del golfo es el que mejor paga el crudo venezolano. Los potenciales beneficiados de la prohibición serian Canadá y México. Venezuela vería mermado su ingreso de divisas. Para los EEUU el desbalance generado de crudo pesado en las refinerías del Golfo, incrementaría el precio del pesado.

2.- CITGO ¿cómo queda?

El sistema de refinación de CITGO en los EEUU consta de tres refinerías, Corpus Christie en Texas (157 mil bpd), Lake Charles en Luisiana (425 mil barriles bpd) y Lemont 135 mil bpd en Illinois. De las exportaciones venezolanas a los EEUU, se puede estimar que entre 250-350 mil bpd van a CITGO, el resto son exportaciones vía Chevron-Texaco y otros clientes que atiende PDVSA, tales como Valero Refining. Si CITGO fuese imposibilitada de procesar crudo venezolano, llamaría a un evento de fuerza mayor y hasta seria muy probable consumir crudo de la reserva federal de los EEUU, aun cuando no sea el más apropiado para las refinerías de Luisiana y Texas de CITGO, ya que Lemont hoy en día se abastece con crudo del Canadá. Conclusión: CITGO continuaría operando. Solo imaginemos a los voceros de la revolución diciendo “Trump nos sanciona pero nos vende petróleo para CITGO”.

3.- Deuda y Default

Aquellos tenedores con papeles de deuda soberana o de PDVSA o aquellos con garantías colaterales de CITGO como ROSNEFT, confirmarían que la deuda venezolana consiste en bonos basura. Por lo anterior, ROSNEFT busca cambiar el colateral de CITGO por otras garantías. El incumplimiento de pagos, el esperado default seria un hecho, limitando aun más el financiamiento externo y generando una mayor crisis. El régimen justificaría el “default” por las sanciones.

4.- Conclusión

De aplicarse sanciones al petróleo que se exporta a los EEUU, obviamente tendría consecuencias negativas para el país de inmediato, obligaría a PDVSA a buscar opciones, el default de la deuda seria otra consecuencia. La duda es si políticamente se convierte en una excusa para la supuesta revolución y auto justificarse en el desastre que tiene al país, sin que se origina el objeto de la sanción que es recuperar la democracia. La alternativa a una sanción unilateral es que sea multilateral de varios países, comenzando por la movilidad de las transacciones financieras del régimen y que sancione a quienes violan y usan los recursos del Estado para la corrupción, como parece serán las medidas que próximamente serán anunciadas y que en mi opinión tendrían mayor posibilidad de lograr el objetivo.

Twitter@JFernandeznupa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES