Press "Enter" to skip to content

La volatilidad del dólar oficial se ha apoderado del mercado venezolano

La volatilidad se ha apoderado del mercado venezolano en todos sus sectores. De repente aparecen ofertas o remates, de personas que han decidido irse del país y venden sus activos, en principio buscan al mejor postor, pero la caída de liquidez en términos reales y la falta de divisas, no permite a la mayoría comprar los bienes de quienes abandonan, por lo que al demandar en principio altas cantidades, terminan en remates para poder llevarse lo que puedan en efectivo, en medio de ello, surgen los “tiburones” o los especuladores que cazan oportunidades, ofrecen cantidades mínimas en dólares, se hacen de bienes que con el paso del tiempo, la inflación interna ayuda a revalorizar en muy corto tiempo, asumiendo altísimos riesgos.

 “He tratado de vender mi carro en cinco millones de bolívares, está usado pero en buen estado, pasa que me voy del país, sin embargo sólo consigo que me ofrezcan dos millones, tres millones de bolívares cuando mucho, sé que estoy perdiendo mucho dinero pero estoy urgido”, comenta a ZETA un ciudadano que ha puesto en venta los pocos bienes que tiene para costear su viaje a Ecuador, donde asegura ya tiene un puesto de trabajo prometido en el sector de servicios.

La megadevaluación es oficial

La causa principal de tanta volatilidad en los precios, es la fuerte incertidumbre en materia económica, política y social. El país atraviesa un descalabro financiero, que ha causado un caos generalizado y en crecimiento. Un indicador de ello, es la constante caída de las reservas internacionales (RRII), las cuales se ubican al cierre de junio de este año en 10.064 millones de dólares, un nuevo marcador mínimo desde que asumió la presidencia Nicolás Maduro en 2013, cuando en su momento consiguió un país con 28.444 millones de dólares en reservas, acumulando una caída en su gestión de 64,62% de todas las divisas de que disponía el Banco Central de Venezuela (BCV).

La tendencia no se detiene y la caída continúa. Al cierre de junio de 2017, volvió a acelerar el derrumbe de disposición de divisas en el BCV, al retroceder -16,85% interanual, luego que la caída había desacelerado al cierre del mes pasado en -12,93%, ayudado con el ingreso de dinero efectivo a las cuentas del BCV, luego que el ente monetario venezolano liquidara en una operación de remate activos financieros a la banca privada norteamericana, en una operación fuertemente criticada no sólo por los partidos democráticos de Venezuela, sino por ciudadanos venezolanos en el mundo, quienes se apersonaron a protestar en la sede del banco Goldman Sachs, beneficiario entonces de la venta de bonos venezolanos con descuentos de hasta 69%, que ayudó a que las Reservas subieran al cierre de mayo de 2017, con alza de 4,01% en la cuenta intermensual. Aunque ese monto ya se esfumó de las cuentas del BCV, donde entre mayo y junio, la caída intermensual ha sido de -4,85%.

Esta caída de las RRII, tienen peso en la economía y en los últimos eventos que la administración Maduro aplica para evitar quedarse totalmente sin efectivo. Lo más reciente es la acelerada devaluación que se aplica con el nuevo sistema de divisas llamado Dicom, en que ya hay una devaluación de más de 300% contra el que estaba operando, el llamado Simadi, que cerró en 727,97 bolívares el mes pasado, para subir a 2.640 bolívares por dólar en las “subastas” del nuevo sistema y con el anuncio de que al alcanzarse en apenas tres operaciones la banda máxima, se tuvo que correr la alta hasta 2.970, que sería el nuevo precio de operaciones en próximas sesiones.

Esta devaluación, que es incluso más acelerada que la del dólar paralelo, ya que al calcular históricamente la subida del dólar paralelo en la gestión de Nicolás Maduro, se consigue un acumulado de 24.212,50% luego del recorte experimentado en las últimas semanas. Con la nueva marca en la banda alta del Dicom, desde 2013, la subida del dólar oficial, en términos nominales, desde 4,30 bolívares hasta 2.970, arroja un alza de 69.000%. Es decir, a pesar que el oficialismo ha sostenido que en el mercado paralelo hay una fuerte especulación, con la devaluación que aplica el Ejecutivo actualmente la subida de precio del dólar es mucho más grande en el mercado oficial que en el mercado libre que opera en el país, relativamente.

El cruce de las RRII, contra la liquidez monetaria (M2) en Venezuela, arroja un valor implícito del dólar, que siempre es tomado como una referencia de cuanto tendría que ser el valor real de un dólar, según la disposición de divisas y bolívares en el sistema monetario venezolano. Ese indicador se ubicaba en 24,83 bolívares por dólar para enero de 2013, y al cierre del mes anterior, está en 1.977,68 bolívares, lo que implica una devaluación implícita acumulada de 7.864,88%. Lo anterior es una muestra de que el Ejecutivo al estar estimando un dólar en Bs.2.970 en el sistema Dicom, mientras el dólar implícito se ubica casi mil bolívares por debajo, o con un diferencial de -36,75%, desde el Dicom al dólar implícito, la devaluación va a continuar y la emisión de dinero en moneda local continuará al alza, es decir aún no se detiene, puesto que esperan que indudablemente si en el Dicom, que es un mercado oficial, lo ubica el propio gobierno por encima del dólar implícito, esto quiere decir que seguirá el movimiento alcista.

La alta volatilidad de los precios que se experimenta en todos los rubros y en todos los sectores, está dada sobre la base de que los cálculos se hacen desde las distintas tasas del dólar oficial hasta lo del mercado negro y el rango es sumamente amplio, que va desde el llamado dólar Dipro de 10 bolívares, hasta el dólar paralelo al cierre del pasado lunes en 7.780 bolívares.

En las apuestas de distintos economistas, algunos señalan que el límite del dólar paralelo “es el cielo”, otros indican que habrá un desplome de precios al unificarse las tasas, proceso este último vaticinado en distintas ocasiones pero no dadas, salvo la caída de valor de la divisas en términos reales al compararse con la inflación interna que impacta a todo el país y que no se refleja en el ajuste del valor del dólar en su totalidad.

@alexvallenilla

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *