Press "Enter" to skip to content

Goldman Sachs se deshace de los «bonos del hambre» venezolanos

Los «bonos del hambre» de Venezuela están ahora en el mercado, según reporta Bloomberg.

Por Katia Porzecanski /Bloomberg

El grupo financiero Goldman Sachs, que compró 2,8 mil millones de dólares de las notas emitidas por la estatal petrolera de la nación en una controvertida transacción en mayo, comenzó a vender parte de sus tenencias en los últimos días para crear liquidez, según personas con conocimiento del caso. Múltiples bancos de Wall Street ahora están cotizando los valores en oferta de alrededor de 33,5 centavos por dólar y han comenzado a cambiar de manos, según corredores y gerentes financieros que pidieron no ser identificados por ser un asunto confidencial.

Los principales Diputados venezolanos dicen que el brazo de inversión del Grupo Goldman Sachs compró cerca de 3 mil millones de dólares en bonos-originalmente emitidos por Petróleos de Venezuela SA al banco central- a 31 centavos por dólar a finales del mes pasado. Los Diputados de la oposición han criticado el acuerdo, diciendo que esta venta proporcionó un salvavidas a un régimen autoritario vendiendo activos nacionales por debajo de su valor y amenazaron con negarse a cancelar la deuda de llegar al poder.

Luego de la transacción, diversos bancos participaron en la investigación de precios, preguntando a los inversores cuál sería su ganancia de llegar los bonos al mercado. En ese momento, Goldman Sachs señaló que la unidad de administración de activos conocida como GSAM no los había ofrecido a ningún distribuidor. Andrew Williams, portavoz del banco, se negó a dar declaraciones sobre la negociación de los bonos. Una vocera de Nomura Holdings Inc., quienes compraron una pequeña cantidad de notas simultáneamente que Goldman, también se negó a declarar.

GSAM, que tiene varios índices que deben medirse diariamente, está vendiendo sus participaciones en múltiples pequeñas transacciones para calcular el precio y asignar los valores, señaló la fuente.

Se desconocen los precios a los que GSAM ha estado vendiendo los bonos, actualmente podrían estar teniendo una ganancia de cerca de 70 millones de dólares según su cotización en el mercado. Sin embargo los bonos han sido negociados muy por debajo del valor acostumbrado de otros bonos emitidos por PDVSA. Inversionistas manifiestan su preocupación ante la amenaza de la oposición de desconocer los bonos, así como las consecuencias que ha traído a su reputación por mantenerse bajo la crítica.  Las notas de PDVSA tienen un vencimiento para el año 2024 con una ganancia de 37,25 centavos por dólar.

Un pequeño grupo de fondos de cobertura en Londres y Nueva York compraron al menos 300 millones de dólares de los bonos de Goldman por unos 32,5 centavos de dólar, informó el Wall Street Journal el viernes, citando a una persona familiarizada con el asunto.

El término «bonos de hambre» a la deuda con el gobierno venezolano surge luego de la negociación con Goldman, criticando que mantener la compra de bonos es inhumana debido a la decisión del presidente Nicolás Maduro de mantener la escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos. La oposición señala que se está proporcionando financiamiento al gobierno, apoyando una administración cuya corrupción e incompetencia han arruinado a una nación dueña de las mayores riquezas en petróleo a nivel mundial.

Julio Borges, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, solicitó la semana pasada a las autoridades estadounidenses que investiguen la transacción, señalando que es una estafa al país en beneficio de las élites políticas. En un informe enviado a la Comisión de Valores de Estados Unidos, a la Red de Control de Crímenes Financieros y a la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera, Borges dijo que «hay pruebas suficientes de que el gobierno estadounidense inició una investigación contra Goldman Sachs y Nomura» según la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero.

Goldman señaló que compró los bonos para clientes de activos a través de un corredor y no negoció directamente con el gobierno. La situación «es compleja y en evolución» y la vida en Venezuela tiene que mejorar, dijo el banco.

En una carta dirigida al presidente ejecutivo de Goldman, Lloyd Blankfein, el 29 de mayo, Borges informó que tenía la intención de «recomendar a cualquier futuro gobierno democrático de Venezuela no reconocer o pagar estos bonos».

Traducido al español por ENPaís. Foto: cbsnews.com