Informe Económico: Gobierno sin recursos acelera la emisión de dinero en 247% en último año

La devaluación desde 2013 es de 31.800%, que no ha sido suficiente para la administración Maduro, que ahora remata activos del BCV con descuentos de 69%.

La realidad es que desde 2013, cuando el actual mandatario Nicolás Maduro asumió el poder, el dólar oficial se ubicaba en 6,30 bolívares. Tres años después, la última tasa oficial conocida se ubica en 2.010 bolívares con una devaluación acumulada en ese período de 31.804.76%, lo que explica la pobreza, miseria e inflación que sufre el pueblo venezolano, debido a la gestión de control cambiario que el gobierno ha manejado hasta ahora.

Ávido de recursos para mantener el clientelismo en las bases populares del PSUV, mantener lealtades en la esfera internacional, sobre todo en el área de influencia con Petrocaribe y permitir el gigantesco negocio del contrabando de gasolina que controla la guardia nacional y personal de la industria petrolera, la administración Maduro aplica enormes sacrificios a la población para sostenerse en el poder.

Al cierre de mayo de 2017, la liquidez monetaria tuvo un salto impresionante y marcó nuevo record al subir en los últimos doce meses 247,25%, proporción record y alza histórica jamás registrada. Pese a ello, sigue estando por debajo del alza inflacionaria que está proyectada para este año. Otro salto espectacular de la liquidez monetaria este mes, al subir 17,97%, se da por un proceso de expansión monetaria que tiene dos fundamentos, el primero es que el gobierno está implementando un nuevo cono monetario, con billetes de alta denominación y el segundo es que la emisión de dinero tiene dos aspectos, el físico y el electrónico, siendo el segundo caso el impacto más grande, ya que las pérdidas por la venta de gasolina, que se traduce en ganancias para los contrabandistas en la frontera venezolana y que mueve alrededor de 6 mil millones de dólares al año, se convierten en deuda de Pdvsa con el Banco Central de Venezuela (BCV), lo que presiona el alza de liquidez, impactando los precios de los bienes y servicios que pagan todos los venezolanos. Se estima entonces, que la deuda supere los 5 billones de bolívares, de lo que se compone la actual liquidez monetaria que cerró en mayo en la histórica cifra de 16,7 billones de bolívares.

Al comparar la actual liquidez contra las reservas internacionales, en 10.577 millones de dólares, se arroja el valor de un dólar implícito en 1.586,65 bolívares, que al compararse con la reciente tasa del dólar Dicom, en 2.010 bolívares, el BCV obtiene ganancias en bolívares con este mecanismo, de usar dólares de sus reservas, indicando que el gobierno continúa buscando captar moneda nacional por todas las vías posibles.

También, se registra una subida de 4,24% de las reservas internacionales, producto de la operación de venta de bonos 2022, en la cartera de activos del BCV, en una operación de remate de bonos valorados nominalmente en 2,8 mil millones de dólares, por apenas 865 millones de dólares a la banca de inversión norteamericana, Goldman Sachs. Un negocio que según algunos analistas, demuestra el desespero del Ejecutivo en la búsqueda de recursos a cualquier precio.

Foto Archivo ENPaísZeta

No Comments Yet

Comments are closed

NUESTRAS REDES