Mientras exista el vínculo ideológico se mantendrá la entrega de petróleo a Cuba

La injerencia directa del castrismo en las decisiones políticas públicas en Venezuela quedó “legitimada” por el comandante eterno cuando admitió que en Venezuela habían unos 40 mil cubanos que “colaboraban”. Y lo hicieron, a tal punto que el Régimen, de origen legítimo, se convirtió en una dictadura vigilada por las guardias pretorianas de los Castro, quienes están detrás de cualquier cargo institucional de alto nivel vigilando el comportamiento del funcionario venezolano.

Pérdida de soberanía que con el delegado que nos dejó Chávez fue creciendo, como demuestran las frecuentes visitas de Maduro a Cuba, especialmente la última, para pedir consejo o recibir órdenes, ya que días después de su regreso dictó el Decreto convocando una Constituyente popular. Esto evidencia que la mejor Constitución del mundo ya no le sirve al régimen chavista, y como solución a los problemas del país hay que crear otra que se ajuste al proyecto de imponer el socialismo del siglo XXI (léase comunismo), el cual no pudieron lograr con la mejor Constitución del mundo. Maduro, con la “Constituyente”, barrerá las elecciones que debieron hacerse en 2016.

Esta Constituyente es la búsqueda desesperada de un reconstituyente como el que se suministra a una persona para que recupere la salud o las fuerzas. Sin embargo, no es está la fuerza que necesitamos sino la fuerza de la voluntad acompañada de buenos propósitos así como de presión para que los jerarcas del Régimen reconozcan que, si insisten, seguirán fracasando en sus maléficos propósitos, con la advertencia de que si tratan de perpetuarse en el poder se convertirán, como los anteriores, en responsables de delitos de lesa humanidad que no prescriben.

Los últimos datos estadísticos (que habían sido suspendidos) hechos públicos en estos días lo demuestran, por el índice de mortalidad de recién nacidos, de enfermos por falta de medicamentos, desnutrición o mala nutrición y de asistencia médica oportuna a los necesitados, que le costó el cargo al funcionario que los hizo públicos.

Lamentablemente, mientras continúe el vínculo ideológico entre el chavismo y el castrismo se mantendrá el suministro cuasi gratuito de petróleo a Cuba y a los otros países del Caribe.

Es importante señalar que el anterior Pacto (durante el Puntofijismo) contemplaba que los beneficios que esos países obtenían por las facilitaciones concedidas debían ser invertidos en obras de orden estructural que ayudaran a salir de la dependencia del petróleo importado. Como contraprestación, el Pacto preveía que se diera preferencia a las empresas constructoras venezolanas que concurrieran a las licitaciones, con lo cual se lograba construir con acero, cavilla, cemento y otros insumos venezolanos, puentes y otras construcciones en los países del Pacto. Ello contribuía a nuestro desarrollo y al de los países receptores. No como ahora que los suministros no tienen retorno ni contribuyen al desarrollo de esas naciones que seguirán dependiendo de los recursos energéticos que necesitan.

 

José Daniel Silva

Especialista en seducción digital que asesora a marcas y/o negocios en el arte de enamorar y vender a través de la Internet. ¡Todo un #SocialMediaLover! Escribo notas intensas de todo lo genial que “nos regala” la Internet. (@BeneZOOela)

No Comments Yet

Comments are closed

NUESTRAS REDES