Diálogo convertido en Torre de Babel

En Venezuela necesitamos unificar el significado de términos legales. Hay diferencias abismales sobre desacato y abandono del cargo. Si cada quien interpreta según su interés el contenido de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela nunca saldrán acuerdos de un diálogo convertido en Torre de Babel.

Encima, si muchos medios tradicionales, con sede física, registros comerciales y pago de impuestos no garantizan información fidedigna por parcializados con la dañina polarización, o son chantajeados por factores de poder, menos puede esperarse de páginas y portales virtuales que copan computadoras, tabletas y teléfonos móviles.

Es otra secuela de un gobierno que juega a la confusión antes que a la transparencia en discursos y manejo de la cosa pública. Lo deplorable es que haya sectores de oposición que caigan en ese juego, perjudicial como la polarización y excluyan otras opciones. Esto parecía ir mejorando hasta que la Asamblea Nacional decidió aplicar el artículo 233 de la Constitución al actual presidente de la República. Ese artículo habla de la opción parlamentaria para declarar el abandono del cargo y está por encima del grupo que insiste en mantenerse en el poder aún en evidente desacato de lo que la Constitución exige para ello.

No es normal que sectores de oposición aleguen que declarar el abandono del cargo por parte del Jefe de Poder Ejecutivo es inconsistente e ineficaz, o es una medida forzada.

Varios profesores de derecho han tratado de explicar de la manera más sencilla posible que el abandono del cargo es racionalmente aplicable a un funcionario, no importa su nivel, que no cumpla con sus obligaciones.

Los profesores universitarios han planteado que el abandono del cargo es equivalente al abandono del hogar que se aplica a la pareja que, aún viviendo bajo el mismo techo, no cumpla con sus deberes con el hogar y peor si se la pasa bailando salsa y despilfarrando los ingresos de ese hogar. También alegan los profesores que si uno contrata a una persona para que limpie la casa, pero la misma luce abandonada y llena de basura, eso indica que el contratado no ha cumplido con sus labores y por lo tanto se le aplica abandono del cargo y se busca a otra persona. El presidente de la República es un funcionario más de la administración pública y, por lo tanto, debe someterse a las exigencias previstas en la Constitución o renunciar.

@jajogra

 

Antonio Ecarri Bolívar

Democracia sin fronteras. Vicepresidente del partido Acción Democrática.

No Comments Yet

Comments are closed

NUESTRAS REDES