Reconstrucción de un país

“Jamás, en la historia de Venezuela, un gobierno ha causado tanto mal y tanto padecimiento a su pueblo. “Con estas certeras y  contundentes palabras monseñor Diego Padrón, Obispo de Cumaná  y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, instala la Primera Reunión anual de esa instancia ratificando lo que ha sido el compromiso histórico de la Iglesia en defensa de los que sufren y padecen.

Por encima de amenazas, insultos y descalificaciones lanzadas desde el poder, los prelados de la fe católica han mantenido una posición indoblegable frente a un proyecto de dominación y control, que pretende prolongar su estadía en el gobierno aun a costa de someter a todo un pueblo a privaciones, padecimientos y martirios jamás conocidos en nuestro tortuoso devenir.

Las palabras de Monseñor Padrón también enjuician la burla y frustración que para las expectativas de los venezolanos significó el diálogo, que bajo los auspicios del Santo Padre Francisco y la facilitación de los expresidentes y de UNASUR se hizo en el último trimestre del 2016, y la manera en que el gobierno incumplió descaradamente los acuerdos allí contraídos, poniendo en evidencia la inmoralidad que guía sus acciones y el profundo desprecio que sienten -no solo por sus conciudadanos- sino por instituciones y personalidades, encabezadas por el propio sumo pontífice, que preocupados por la tragedia  que vive Venezuela empeñaron sus mejores esfuerzos por buscar un camino de entendimiento.

La Iglesia, en un párrafo del documento de la recién concluida  Asamblea conjunta de obispos y laicos, afirma “Como cristianos católicos tenemos el compromiso moral y cívico de participar activamente en la construcción de nuestra sociedad y transformarla desde los valores del evangelio. En este sentido colaborar con todos los hombres y mujeres de distintos credos y modos de pensar, pero que coinciden en la búsqueda del bien común. Por tanto invitamos a cada uno, desde su quehacer cotidiano y donde quiera que se encuentre, a levantar su voz y poner su esfuerzo en lograr la reconstrucción y el progreso del país…”.

Para quienes han utilizado el poder con el fin de saquear a Venezuela y destruirla, el mensaje de la Iglesia tiene el sentido de una requisitoria moral por eso reaccionan aireados, sin que sus insultos y ejercicios escatológicos hagan mella en una institución santa y eterna, que no teme a poderes temporales por poderosos que parezcan y que siempre levantará su voz frente a la ignominia.

Aixa López

Analicemos juntos. Secretaria Nacional femenina por el partido político Acción Democrática. Concejal por Caracas. Abogada.

No Comments Yet

Comments are closed

NUESTRAS REDES