Panorama político: Los hechos se imponen a los abusos retóricos

Foto: Cortesía de Russia Post

Por Jaime Granda.

Mientras en la oposición solo hablan, el régimen y sus socios actúan.

El panorama político se muestra lento, tan lento como el aprendizaje y la corrección de errores acumulados tanto en el sector que maneja el Estado como el que aspira a manejarlo.

El primer error es que esa ansiedad por manejar el Estado es la que mueve todo el acontecer político, mientras las grandes mayorías sufren las consecuencias de erradas decisiones políticas que afectan la economía del país.

El lento acontecer muestra a divididos sectores que luchan por dominar el grupo instalado en las alturas del poder nacional y dominar dentro de la llamada oposición tradicional. Igualmente es lento el aprendizaje de los electores en cuanto al valor del voto como vía de decisión popular.

Entre los grupos que se mueven tanto en el sector que maneja el Estado como entre los aspirantes a manejarlo, igualmente hay un lento proceso de definiciones. Los grupos emergentes tienen un largo camino por recorrer y eso es una gran ventaja para los que manejan el Estado y lograron minimizar a la oposición tradicional.

Pero lo más visible es que hay grupos que hablan mucho y hacen poco. Grupos que tienen acceso a los medios de comunicación y cada aparición es para criticar a otros que se mueven en el mismo terreno de ellos.

En el grupo que habla mucho y hace poco, hay quienes abusan de la retórica que es el conjunto de reglas o principios que se refieren al arte de hablar o escribir de forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir. Ese grupo de abusadores de la retórica jura que se la “está comiendo”, pero no es así.

Los hechos

El proverbio chino no pierde vigencia. Sigue siendo innegable que “una imagen vale más que mil palabras”.

Desde Estados Unidos, parte de Europa y gran parte de América Latina abundan las críticas hacia el régimen venezolano. Muchos celebran que el próximo 10 de enero el que encabeza ese régimen quedará deslegitimado y se debe ir. Otros aseguran que Estados Unidos procederá con tropas contra el régimen venezolano y por eso no vale la pena ir a votar. La gran mayoría repite que el régimen está aislado y no tiene respaldo en el mundo.

Todo eso se quedó en palabrerío hueco cuando el que manda en Rusia y quiere mandar en casi todo el mundo se reunió con el cuestionado Nicolás Maduro, cuya reelección deja muchas dudas, y a los cinco días, es decir el pasado lunes, aterrizaron en el Aeropuerto Internacional “Simón Bolívar” de Maiquetía, enviados por Rusia, 2 bombarderos Tu-160, un avión de transporte An-124 y un avión de pasajeros Il-62.

Ese mismo lunes, con la fuerza de las imágenes de esas aeronaves al fondo, el ministro de Defensa venezolano, general Vladimir Padrino López, dijo: “Debemos decir al pueblo de Venezuela y al mundo entero que así como estamos cooperando en diversas áreas de desarrollo para ambos pueblos, también nos estamos preparando para defender a Venezuela hasta el último palmo cuando sea necesario”.

Anunció maniobras militares conjuntas con las tropas venezolanas y un centenar de pilotos y personal ruso que llegó a bordo de las aeronaves militares.

El ministro agregó: “Esto lo vamos a hacer con nuestros amigos, porque tenemos amigos en el mundo que defienden las relaciones respetuosas de equilibrio, de altura entre los Estados”.

Otros hechos

Todo lo anterior hay que reconocerlo, al igual que hay que reconocer que el régimen venezolano no está actuando en favor de las grandes mayorías, sino de un pequeño grupo que está aprovechando las grandes riquezas del subsuelo venezolano para mantenerse en el poder.

Hay que reconocer que el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, acierta cuando comentó en Twitter que esas maniobras militares corresponden a “2 gobiernos corruptos derrochando fondos públicos y reprimiendo la libertad mientras su pueblo sufre”.

Muchos chavistas reconocen que la oferta de repartir jamones en las barriadas ha causado mucha decepción porque muchos jamones se pierden en manos de los encargados de repartirlos.

El gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, quien hizo mucho por Puerto Cabello cuando fue su alcalde, fue claro al reconocer que este gobierno ha cometido errores y él tiene críticas en cuanto a decisiones económicas que se han tomado.

Igualmente muchos chavistas admiten que la Navidad no es tan bonita como insiste la propaganda del régimen porque con el actual salario mínimo no se puede adquirir lo que antes era el tradicional regalo del Niño Jesús para casi todos los niños.

Precios de referencia señalados por diarios locales de Maracaibo indican que uno de los regalos convertido en lo más llamativo para los varones, un dron de juguete, cuesta 39 mil 200 soberanos, mientras que cualquier muñeca para las niñas se consigue entre 6.500 y 10 mil soberanos.

La gran mayoría de las familias descartó este año hacer las tradicionales y muy personalizadas hallacas, por los altos costos y dificultades para conseguir sus ingredientes.

La situación económica atenta hasta contra el avance tecnológico del país y en cuatro años en Venezuela desaparecieron 8 millones 814 mil 854 suscriptores de telefonía móvil, debido a la dolarización del precio de los equipos y las tarifas actualizadas de las empresas proveedoras de la señal.

Todo eso es cierto y forma parte del panorama político y económico que sufren millones de venezolanos que están confundidos frente al futuro.

Igualmente es cierto que la opción presidencial de Henri Falcón era mejor que dejar en el poder a Nicolás Maduro y que su oferta de dolarizar la economía sigue siendo la opción frente a una hiperinflación que por su velocidad es inútil medirla.

Así lo confirmó esta semana el reconocido economista Steve Hanke, quien dijo: “Si el problema es la hiperinflación, la solución es detener la hiperinflación y para ello hay que dolarizar. Una muestra es que su economía se ha dolarizado espontáneamente”.

Agregó: “Para lograr estabilizar la economía el Gobierno debe tener credibilidad y para ello tiene que detener la hiperinflación, como sucedió con Menem en Argentina y con Stoyanov en Bulgaria”.

“La razón por la que la dolarización funciona es porque restringe el gasto del Gobierno, ya que este no puede acudir al Banco Central. En un país como Venezuela se necesitan tener restricciones fuertes para el gasto fiscal”.

“Solo hay un sistema que puede funcionar en Venezuela y que está blindado. 32 países se han dolarizado y han funcionado, estos son hechos reales”, remató el economista.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES