En medio de oro, diamantes y drogas, el ELN ataca y la FAN lo niega. 

Foto: Cortesía de El Heraldo

Por Alfredo Michelena

La presencia  y control territorial del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el oriente del país la hemos venido denunciando en esta revista. Ahora frente a un ataque del grupo narcoguerrillero el régimen se ha hundido en galimatías para tratar de encubrir que los del ELN están metidos a fondo nuestro territorio.

Nada nuevo.

La continuas denuncias de que los elenos, como se les dice a los miembros de esa organización narcoguerrillera, se han desplazado al este del Orinoco y han subido hasta su desembocadura  y más allá, están bien documentadas. Todos el mundo los ha visto, por lo que no debe quedar dudas que los servicios de  inteligencia nacional deben tener eso muy claro.  Parafrasenado al finado Chávez Venezuela limita al este con el ELN.

Lo que pasa es que según insisten dirigentes de la zona, de la talla del diputado Américo de Grazia, ellos están cumpliendo una función para el régimen como  parte de esa articulación de bandas criminales y terroristas en un estado mafioso o pranato, como preferimos llamarlo. “Maduro le ha cedido territorio a la narcoguerrilla del ELN en Amazonas, Apure, Bolívar y otros estados, a cambio de protección, seguridad y custodia de sus negocios turbios” señala De Grazia y explica que los elenos “son agentes de retención de oro del régimen…. Los mineros explotan el oro, lo reportan a la guerrilla, esta les retiene el diezmo y el resto se lo pagan al precio que les fija el régimen. Quien burle el control lo ‘siembran’”.  Antes esto lo hacían los jefes de las bandas criminales o pranes, que controlaban la producción y comercio del oro, pero el régimen ha preferido dejar esto en manos del ELN, quizás pues es un grupo de mayor organización y relacionado con ellos políticamente.

Artículo relacionado:  Más que un narco régimen 

El negocio del Oro

Los elenos se habían dedicado, junto a los faracos – los miembros de las FARC- a trasegar drogas a través de la frontera venezolana para enviarla a Europa y Norte América. Incluso es muy conocido que el oriente del país es puerto de salida de cargamentos de droga vía marítima que van a recalar a las islas del caribe y de allí a al norte. Ahora a este negocio se la unido el negocio de la minería. Y a ellos grupos extremistas musulmanes como Hezbolá que según De Grazia  “… Operan en las minas Las Rositas de Angostura y el Lago de Guri donde extraen el oro y diamantes”. Ubicadas dos horas de Ciudad Piar en el estado Bolívar

Para Maduro Venezuela sería la segunda reserva de oro del mundo y señala que se han comprobado la existencia de 4.136 toneladas con un potencial de 7.000 ton. También en el Arco Minero hay diamantes con un estimado de33,79 millones de quilates  así como “oro azul” o coltán, entre otros minerales preciosos.

Es un gran negocio, producir oro ilegalmente y llevarlo de contrabando  al exterior.  Principalmente a Colombia y a las islas del Caribe en especial a Aruba y Curazao.  Un  ejemplo, Curazao exportó, sin ser productor, más de US$ 500 millones de oro en 2015 siendo un tercio de su PIB. Este contrabando fue la justificación de Maduro para cerrar el intercambio  comercial con esas islas a principio de este año.

EE.UU. interviene

El tema del oro se ha convertido en un elemento clave para el régimen. Tanto que los EE.UU. considera que el comercio ilícito del oro es para el régimen un “nuevo medio para enriquecerse a expensas de su gente” e impuso sanciones al comercio ilícito del mismo.

“Este oro sale del país sin ninguna de las precauciones habituales para garantizar que los fondos sean auditados y catalogados debidamente,” nos dice Marshall Billingslea, subsecretario para el financiamiento al terrorismo del Departamento del Tesoro, quien ha denunciado que “…21 toneladas métricas o más se han ido a Turquía en meses recientes, y hemos visto a empresas turcas reemplazar muchas de las empresas alimentarias que incursionaron en la corrupción relacionada con el programa de cajas de comida CLAP”. Pero el problema va más allá al relacionarse con financiamiento a Irán como apunta Suzanne Maloney, de la Brookings Institution.

Artículo relacionado: El porqué y el para qué de las sanciones de Trump.

El enfrentamiento.

En este proceso  se viene dando una serie de enfrentamiento elenos- pranes que han producido decenas de muertos. Pero lo que acaba de suceder es más grave pues se trata de que las bajas se han producido en un enfrentamiento de los elenos contra las fuerzas regulares del ejército venezolano.

En esta zona minera habían ocurrido, desde 2006, más de 40 masacres según refiere el diputado De Grazia. Solo baste recordar como en marzo de 2016 se encontraron unos 35 mineros muertos en dos fosas comunes o la matanza de   Cicapra de Guasipati, con 18 mineros muertos en un enfrentamiento con la 51 Brigada de Infantería de Selva, a principios del año.

A principios de la semana  la Brigada de Infantería de Selva capturó al ciudadano colombiano, Luis Felipe Ortega Bernal, jefe de finanzas del frente Domingo Laín del ELN que opera en el  Arauca y  jefe de la comisión Ernesto Che Guevara que maneja la Redes de Apoyo al Terrorismo (RAT).  Este sujeto está solicitado por Colombia y tiene una circular azul de la Interpol por terrorismo, rebelión y secuestro. Este señor se convierte en una papa caliente, pues en principio Ortega Bernal debería ser entregado a las autoridades colombianas.  Ortega habría sido capturado junto a otras nueve personas que poseían armamento de guerra.

Esto provocó que el 4 de noviembre el grupo guerrillero emboscara a una patrulla de la Guardia Nacional dejando cuatro militares muertos y una decena de heridos.

Momento en que llevan a unos de los militares heridos Foto: Cortesía de Radio Cadenal Nacional; Twitter @PableOstos

La reacción venezolana

Colombia en un comunicado advirtió que  Ortega Bernal “es un reconocido cabecilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyo prontuario delictivo le mereció circular azul por parte de Interpol, por múltiples delitos cometidos en nuestro país”.

Pero el ministro de Defensa del régimen, Padrino López,  niega  que fueran los elenos  y  acusa a paramiliates colombianos.  Se refiere a ellos como “grupos violentos” mientras que durante las manifestaciones del año pasado hablaba de terroristas para referirse a los venezolanos que enfrentaban a la Guardia Nacional con piedras.

Y en una inusual petición, que más bien pareció un pitazo, les indicó “Por ahora les digo: ¡Váyanse de Venezuela!, ¡váyanse de Venezuela! No hay espacio, no hay espacio, nunca ha habido espacio para ustedes”. Claro que también les prometió que los buscaría donde estuvieran, aunque esto está por verse.

El Canciller Arreaza en un comunicado expresó que este “tipo de hechos, cada vez más recurrentes en la frontera común, son consecuencia de la incapacidad e inacción del Gobierno colombiano”.  Al menos por ahora no han acusado al presidente Duque o al expresidente  Uribe de ser cómplices en eso.

Irónicamente Padrino se vanaglorió de que ellos continuarían “su incansable esfuerzo en la expulsión de todo grupo armado que opere en territorio”. Pero es bien sabido que en nuestro territorio pululan diferentes grupos armados, que van desde guerrilleros, pasando por bandas criminales y clanes de narcotraficantes, sin que este “esfuerzo” haya cambiado la situación.

Combatir lo que no existe

Para colmo al tratar de desmentir, lo que todo mundo sabe y que le recordó el embajador colombiano en EE.UU., esto es, que el régimen “protege” al grupo terrorista del ELN, Padrino se preguntó “¿Cómo es que nosotros protegemos al ELN y aquí viene el ELN y los grupos paramilitares a agredir a nuestra Fuerza Armada?”, con lo cual terminó aceptando la presencia y el ataque del ELN.

Padrino informó que había enviado más tropas a la frontera. Pero mientras todo esto sucedía de nuevo Colombia reclamó una nueva incursión de miembros de la Guardia Nacional su territorio Colombiano.

En todo caso, es posible argumentar que no habrá una ataque contundente al ELN sea por Venezuela o por una cooperación entre Venezuela y Colombia ya que, además de que oficialmente no fueron ellos, los elenos ya son parte de la estructura de poder del pranato que nos gobierna y cumplen una función dentro de este Estado delincuencial o mafioso, por lo que este asunto terminará resolviéndose en el interior del mismo. Es que  el régimen necesita el oro y diamantes para su supervivencia y los elenos son pieza clave en esto. Algunos de ellos serán sacrificados por atreverse a atacar a las FAN, pero seguramente el pacto continuará.

@AMichelena

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES