El porqué y el para qué de las sanciones de Trump.

 

Foto: John Bolton explica la política de Trump hacia la “troica de tiranía” (Venezuela, Cuba y Nicaragua) en la emblemática Torre de la Libertad, en Miami. Cortesía VOA

Por Alfredo Michelena

. A pocos días de las elecciones de medio término en EE.UU. la administración Trump  aprieta y duro  donde más le duele al régimen de Maduro. Eso sí, advierte que lo de la invasión militar no va.

Esta vez fue  John Bolton, uno de los halcones de Trump quien presentó la política y dio la noticia de las nuevas sanciones al régimen de Caracas.

El mensajero

John Bolton quien fue embajador estadounidense ante Naciones Unidas, donde fue considerado el “más controversial” que haya pasado por ese puesto  y es actualmente Consejero de Seguridad Nacional, es conocido por sus radicales posiciones en materia internacional. En la actualidad ha promovido la salida de EE.UU. del acuerdo con Irán, la vuelta a una posición dura contra el régimen de los Castro, es partidario de la guerra  para solucionar los problemas políticos de Siria, Libia y por supuesto Irán, y promotor de la denuncia del tratado de armas nucleares de rango medio (INF, por sus siglas en inglés) .

El New York Time señaló que, con su nombramiento y el de Pompeo en el Departamento de Estado, se creaba “el equipo de política exterior más radicalmente agresivo de algún  presidente estadounidense en la época moderna”.

El ambiente

La conferencia se dio en la llamada Torre de la Libertad, aquella donde recalaron los cubanos que comenzaron a llegar a La Florida desde fines de los años cincuenta huyendo de los Castro a fin de ser procesados, documentados y asistidos. Ha sido llamada la “Ellis Island del  sur” al compararla con la que recibía los migrantes europeos durante la primera mitad del siglo pasado.  El emblemático  edificio que luego lo compra la familia  del muy conocido Jorge Mas Canosa, fundador de la aún más famosa y controversial “Cuban American National Foundation”, luego es concedida al Miami Dade College y es utilizado como un museo de arte contemporáneo y  oficina central  del College.

Esta conferencia había sido anunciada con tiempo por lo que suscitó muchas expectativas, máxime cuando se da a menos de una semana de las elecciones de medio término que pudiera cambiar la correlación de fuerzas en el Parlamento estadounidense.

Pareciera que hubiera sido una propuesta para contrabalancear el ataque que ha emprendido la administración Trump contra los inmigrantes, en especial los hispanos.  Mientras Bolton daba su esperada conferencia, Trump se mostraba como el único escudo protector contra una invasión de migrantes no deseados. Prometía enviar tropas a la frontera e incluso llegó a hablar de que podrían responder con balas las piedras que les lancen.

La troica de la tiranía

Uno de los puntos que dejó muy claro Bolton es que lo de Venezuela no es un caso aislado sino que está ligado con los casos de Cuba y Nicaragua. Y se refiere a ella como una “… troica de tiranía, un triángulo de terror que se extiende desde La Habana hasta Caracas y Managua”. Y ella “ …es la causa del inmenso sufrimiento humano, el ímpetu de la enorme inestabilidad regional y la génesis de una sórdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental”. En pocas palabras es el comunismo presente en esas tres naciones  al que hay que combatir, pues es él lo que crea un inmenso sufrimiento a los pueblos e inestabilidad a la región.

Esto es un claro deslinde con la doctrina Obama y lo resalta al afirmar que la administración Trump “Ya no apaciguará a los dictadores y déspotas cerca de nuestras costas en este hemisferio”. E incluso acusa indirectamente a las administraciones anteriores por “los peligros de las ideologías venenosas se dejaron sin control”.

Y dejó claro que los EE.UU lo enfrentaría al aseverar que “la troica de tiranía en este hemisferio finalmente se ha encontrado con su rival”.

Pero no invasión

Boltón afirmó que los EE.UU. no aprueban ni condonarán “… a los pelotones de fusilamiento, torturadores y asesinos” y que “defenderán la independencia y la libertad de nuestros vecinos. Y que este presidente, y toda su administración, apoyarán a los luchadores por la libertad”.

Hablando de Nicaragua, señaló que ” elecciones libres, justas y tempranas deben celebrarse …, y la democracia debe restaurarse al pueblo nicaragüense”. Y recalcó que mientras tanto “…el régimen nicaragüense, el de Venezuela y el de Cuba, sentirán todo el peso del régimen robusto de sanciones de Estados Unidos”.

Al terminar su presentación Bolton fue entrevistado y una de las preguntas fue sobre la posible intervención militar de los EE.UU. en Venezuela, a lo que contestó: “No veo que eso suceda”.  Aunque hay que recordar que el senador Marco Rubio luego de hablar con Bolton dijo  que Trump “no avisará si decide actuar contra Nicolás Maduro”.

No sabemos qué resultó de la reunión de Bolton en Rusia, más allá de que informó la cesación del tratado nuclear. Recordemos que fuentes oficiosas habían señalado que uno de sus puntos claves era presionar a Rusia para que dejara de apoyar a esta troica. De esto nada se dijo. Pero frente al cambio de posición más bien uno se pregunta si lo rusos habrán frenado el ímpetu guerrerista de Trump. Sin ser muy acucioso frente a esta petición. seguramente los rusos habrían pedido lo mismo para el caso de Ucrania y Siria a fin de nivelar las cosas.

Lo cierto es que al mismo tiempo el presidente cubano Miguel Diaz-Canel era recibido por Putin y se subrayaban las relaciones estratégicas entre esos gobiernos. Incluso Rusia otorgaba un préstamo a Cuba para la compra de armas. Analistas rusos señalan que la denuncia del INF pone sobre la mesa una alianza militar estratégica de Rusia y Cuba frente a los EE.UU., que según el general mayor ruso Mijaíl Makaruk “…obligarían a negociar con las autoridades cubanas, teniendo en cuenta la experiencia que tuvimos en 1962, cuando la Unión Soviética desplegó en la Isla sus misiles nucleares”.

Nuevas sanciones al régimen chavista

Bolton  anunció la decisión de la Casa Blanca de prohibir que cualquier persona o entidad en los EE.UU. mantenga relaciones comerciales con entidades y personas involucradas con las ventas de oro “corruptas o engañosas” de Venezuela. Pues, “el régimen de Maduro ha utilizado este sector como bastión para financiar actividades ilícitas, llenar sus arcas y apoyar a grupos criminales”.

El texto de la Orden Ejecutiva  presidencial explica que la decisión fue tomada “a la luz de las acciones del régimen de Maduro y las personas asociadas para saquear la riqueza de Venezuela para sus propios propósitos corruptos, degradan la infraestructura y el entorno natural de Venezuela a través de la mala gestión económica y las prácticas industriales y de minería confiscatorias, y catalizan una crisis migratoria regional al descuidar las necesidades básicas del pueblo venezolano…”.

Ya Marshall Billingslea, subsecretario para el financiamiento al terrorismo del Departamento del Tesoro había señalado en relación al oro, que “…21 toneladas métricas o más se han ido a Turquía en meses recientes, y hemos visto a empresas turcas reemplazar muchas de las empresas alimentarias que incursionaron en la corrupción relacionada con el programa de cajas de comida CLAP”. Para Billingslea “Este oro sale del país sin ninguna de las precauciones habituales para garantizar que los fondos sean auditados y catalogados debidamente, como pertenecientes al pueblo venezolano”.

Para mayor gravedad, estos hechos  se articulan con Irán. Según Suzanne Maloney, de la Brookings Institution,  este oro habría llegado a Irán a través de los turcos permitiendo a los persas burlar sanciones económicas estadounidenses.

 

Artículo relacionado El oro y el moro

 

Más allá

Pero las sanciones no terminan  allí  pues la orden presidencial es más amplia al  establecer que “la Secretaría del Tesoro, en consultas con el Secretario de Estado” podrá sancionar no solo a personas o entes involucrados “en el sector del oro de la economía venezolana”, sino también  en “cualquier otro sector de la economía” que se estime como  “responsable o cómplice de participar o haber participado directa o indirectamente, en cualquier transacción o serie de transacciones que involucren prácticas engañosas o corrupción y el Gobierno de Venezuela o en los proyectos o programas administrados por el Gobierno de Venezuela, o ser un familiar adulto inmediato de dicha persona”.  Y no solo se le bloquearán sus bienes, sino que se les prohíbe el ingreso a los EE.UU. por ser “perjudicial para los intereses” de los EE.UU.

El objetivo

La Secretaría del Tesoro explicó que esta Orden Ejecutiva “está diseñada para contrarrestar la corrupción desenfrenada dentro del Gobierno de Venezuela, que continúa agravando las crisis económicas y humanitarias que afectan al pueblo venezolano” y así “evitar que el régimen y sus asociados corruptos sigan explotando a la gente y los recursos de Venezuela”.

Precisan que trabajan “para interrumpir las fuentes corruptas de sostenimiento  del Gobierno de Venezuela” y aseguran que  “el régimen de Maduro ha buscado nuevos medios para enriquecerse a expensas de su gente”. En últimas entienden que esta orden ejecutiva “proporciona una herramienta poderosa para imponer costos a quienes se benefician injustamente de conductas deshonestas o fraudulentas, actividades ilícitas y / o transacciones engañosas dentro del sector del oro de Venezuela u otros sectores identificados, o en relación con el Gobierno de Venezuela o sus proyectos o programas”.

De modo que por ahora, nada de invasiones solo más sanciones sobre personas, instituciones y empresas que realicen o estén vinculadas con transacciones corruptas y no solo en el sector aurífero. Esto con el fin de  poner un peso “insoportable” (Bolton dixit) al régimen de Maduro .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES