Los presupuestos generales de 2019 penden de un hilo

Sánchez e Iglesias. FOTO: Álvaro García

El Gobierno de Pedro Sánchez está frente a otro de los grandes retos que le ha tocado afrontar en el poco tiempo que lleva en La Moncloa: sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con la minoría que tienen en el Congreso, el freno evidente en el Senado, la polémica por la aparente negociación al respecto, de Iglesias con Junqueras y la preocupación que ha manifestado la Unión Europea.

El Gobierno y Unidos Podemos han cerrado un acuerdo para los Presupuestos de 2019 que incluye una subida récord del salario mínimo a 900 euros (contado en 14 pagas anuales), igualar los permisos de paternidad a los de maternidad y que sean “intransferibles por ley” y una subida del impuesto de patrimonio del 1% a las fortunas de más de 10 millones de euros. Algunas de las medidas incluyen dotaciones presupuestarias concretas y la suma de todas ellas (según el documento firmado) suman un gasto de más de 5.000 millones de euros. Otros anuncios no especifican partidas, en parte, porque hay compromisos políticos sin impacto económico inmediato.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que los PGE son “viables económicamente”, “urgentes” todas las medidas incluidas, para revertir las políticas del Ejecutivo anterior y ha instado a todos los grupos parlamentarios, incluidos el PP y Cs, a que los apoyen.

El PP alerta a Europa

Merkel y Casado. FOTO: EFE

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha defendido su viaje a Bruselas este miércoles para alertar en la Unión Europea del plan presupuestario que ha remitido el Gobierno de Pedro Sánchez a Bruselas con el objetivo de “financiar una campaña electoral larga a dos años” a costa de incumplir el déficit.

“Lo que quieren hacer es financiar una campaña electoral larga de dos años, como pasó con Zapatero, para poder gastar 6.000 millones de euros más en promesas innecesarias y, probablemente, algunas de ellas incumplidas, a costa del futuro del déficit, de la deuda y del paro de todos los españoles”, ha denunciado Casado a la prensa a su llegada a la cumbre de los líderes populares, previa al Consejo Europeo que arranca este miércoles con una cena sobre el Brexit.
Europa no se fía
Sánchez con Merkel en Bruselas. FOTO: Reuters

Bruselas es incapaz de hacer un retrato completo de los Presupuestos que guiarán la política fiscal española el año que viene. Y no puede porque la documentación que le remitió Madrid es insuficiente. Sin la dureza que empleó con otros países —Bélgica, Francia, Portugal y sobre todo Italia— y en el pasado con el Gobierno de Rajoy, la Comisión Europea pidió este viernes por carta a La Moncloa que aporte en tres días “toda la información necesaria” sobre varias medidas con impacto presupuestario. En una evaluación preliminar, Bruselas trasladó que no puede excluir “algún riesgo de desviación” del déficit público.

La negociación con Junqueras
Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana (ERC), transmitió a Pablo Iglesias, líder de Podemos, en la cárcel de Lledoners (Barcelona) que su partido no se sentará en ninguna mesa de negociación para abordar los Presupuestos si antes el Gobierno de Pedro Sanchez no hace un movimiento previo y de “categoría” en favor de los políticos presos. Iglesias recogió el guante de los republicanos y compartió su criterio de que ahora le toca al Gobierno reaccionar. “Yo ya he hecho mi trabajo. Le toca al Gobierno”, sintetizó.
Sánchez acusa al PP y C´s de “inmaduros”
El Gobierno despliega de nuevo toda su artillería contra la “pinza” de Partido Popular y Ciudadanos en las Cortes. Acusa a ambas formaciones de protagonizar un “bloqueo” sin precedentes, de hacer un “uso y abuso de las instituciones democráticas desde una perspectiva partidista”. Todo con la finalidad de impedir la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, que llegarán al Congreso, si se cumple la programación querida por Pedro Sánchez, a finales de noviembre o principios de diciembre.

El jefe del Ejecutivo ha instado al PP y Cs a que dejen de vetar y hagan oposición al Gobierno, pero “no a costa del bienestar de los ciudadanos”, y se ha mostrado convencido de que los votantes de estos dos partidos también quieren que se suba el salario mínimo interprofesional, se reviertan los recortes y la universalidad del sistema sanitario público.

Para Sánchez, la derecha “pierde los papeles”, no supo gobernar ni ahora hacer oposición. “Al paso que van, van a tener tiempo suficiente para aprender a hacer oposición”, ha ironizado.

Habrá qué ver en qué para este puzle presupuestario y si con él Pedro Sánchez se afianza en La Moncloa o adelanta su salida.

Lorena Arraiz Rodríguez

Founder&CEO LaEstrategiCom. Consultora Política y Comunicacional en Iberoamérica. Especialista en Análisis de Discurso y Diseño de Campañas Electorales. Periodista. Máster en Ciencia Política.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES