Fracasa venta de gasolina con carnet de la patria

Por Juan Fernández/@JFernandeznupa

 

El resultado durante la semana es una reducción del precio del petróleo medido por los marcadores Brent y WTI, debido a los fundamentos de mercado.

 

En primer lugar,por el aumento de los inventarios de crudo comercial en los EE. UU. de hecho este miércoles el Departamento de Energía en su reporte semanal reportó un aumento de 6,9 millones de barriles para un total de 416,4 millones de barriles, lo que significa un 2% más del promedio de los últimos 5 años.

 

En segundo lugar, los estimados del Fondo Monetario Internacional, FMI que reducen el estimado del crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB global, en 0,2% y por ende, generan expectativas que afectarían el crecimiento de la demanda.

 

No obstante, el mercado sigue considerando el factor de la caída de la producción de Venezuela y la aplicación de las sanciones para Irán que afectan al suministro petrolero.

 

Hay estimaciones sobre una disminución del suministro iraní que ya afecta 1,5 millones de bpd, para otros la estimación se aumenta a 1,7 millones de barriles. Lo que se observa es como, por ejemplo, ArabiaSaudí anunció, un aumento del suministro en 500 mil bpd al mercado, de los cuales para el mes de noviembre incrementará su suministro a la India en 4 millones de barriles.

 

De hecho, Reliance Industries Ltd, uno de los mayores complejos de la refinación de la India, suspendió las compras de crudo iraní para evitar el efecto de las sanciones de los EE. UU.

 

Además, Venezuela como suplidor está en su nivel más bajo de producción en 60 años: El suministro venezolano disminuye y no es confiable. Por lo tanto, Reliance ha aumentado sus compras de crudo de suplidores del medio oriente y de los EE. UU.

 

Caben dos consideraciones adicionales. La primera en relación a la muerte del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi, supuestamente asesinado en el Consulado de Arabia Saudí en Turquía.

 

El hecho presionó para obtener respuesta sobre lo ocurrido y desde los EE. UU. se advirtió de las consecuencias. La respuesta de Arabia Saudí en relación al mercado petrolero, era una situación que hizo recordar la crisis de  1973, cuando se generó el embargo petrolero, indicando que también responderían enérgicamente al respecto.

 

Aparentemente las autoridades saudíes y la gestión diplomática están esclareciendo lo sucedido a los efectos de identificar a los responsables.

 

Sin embargo, el impacto geopolítico de un corte potencial y supuesto, de suministro por parte de Arabia Saudí tendría consecuencias que impactarían globalmente.

 

La segunda consideración tiene que ver con un proyecto de ley en los EE. UU. llamado NOPEC, (No Oil Producing and Exporting Cartels Act.).

 

Esta ley tiene como objetivo aplicar la legislación en cuanto a las actividades monopólicas (Ley Antitrust) y permitirá demandar a países productores asociados por fijar precios.

 

El proyecto de ley fuedesestimado por anteriores presidentes de los EE. UU. pero el presidente Trump ha criticado duramente a la Organización de países Exportadores de Petróleo, OPEP.

 

El pasado mes de julio, según NBC y Reuter, se efectuó en Viena un taller sobre las implicaciones del proyecto de ley para los países productores OPEP y NOPEP, dictado por la firma de abogados  White & Case.

 

Luego del taller se instrumentó un cambio en la vocería con respecto al mercado, para abstenerse de comentarios en referencia al precio del crudo, para focalizar que los esfuerzos colectivos son la estabilidad y eliminando lo relativo a comentarios sobre precios del crudo.

 

La nota de Reuters indica que tanto el Secretario General de la OPEP como la Presidencia Rotativa del cartel, establecieron las pautas comunicacionales, como por ejemplo la descrita en la correspondencia del ministro de los Emiratos,Suhail al-Mazroui, que dice:

Nosotros solemnemente creemos en la estabilidad del mercado como nuestro objetivo común y no en los precios”.

 

La NOPEC es un tema presente y esfuerzos de lobby se vienen realizando por países productores, aun cuando la posibilidad de discutir esta ley en el congreso de los EE. UU. es bajo actualmente.

 

 

La información de Argus sobre el mercado interno, revela como el ensayo del uso del sistema del carnet de la patria para tener acceso a gasolina subsidiada, colapsó.

 

No habría superado las pruebas y por lo tanto no existe confiabilidad operativa para su puesta en marcha. Argus indica que 3,2 millones del llamado carnet de la patria fueron emitidos para tal propósito.

 

El sistema establece que el subsidio será acreditado en las cuentas bancaria de los usuarios, para poder tener acceso a la gasolina subsidiada, de lo contrario pagaran precio internacional. La falla del sistema que utiliza equipos de escaneo chinos y la huella dactilar, está se instaló en 2.700 estaciones de servicio y solo el 10%, es decir  270 estaciones de servicio, han podido conectarse consistentemente y regularmente con los registros del carnet de la patria y las huellas dactilares.

 

También, los cortes de energía eléctrica así como la mala conectividad con internet son razones dadas por el Gobierno durante el fracasado ensayo del 24 de setiembre pasado.

 

Lo anterior, considerando la situación lamentable del sistema de refinación, además de los problemas operacionales, fallas de mantenimiento, la falta de crudo, obliga ala importación de componentes de gasolina estimados en 120 mil bpd de unos 250 mil bpd de consumo interno. Argus estima un costo de manufactura de la gasolina en las refinerías de Venezuela de 1.70 USD por litro.

 

En consecuencia, una solución del régimen seria imponer restricciones en el consumo, un racionamiento equivalente al volumen importado de componentes de gasolina y minimizar las pérdidas para PDVSA y la nación. Tal como hemos mencionado en notas anteriores, por la falta de una política de consumo energético, lo del carnet de la patria se mantiene como una tarjeta electrónica de racionamiento.

 

Por último, Rafael Ramírez, uno de los mayores responsables de la debacle en PDVSA, por los hechos de corrupción y la destrucción de la empresa, sigue declarando como aquel que yo no fui y menciona a Rodríguez Zapatero en el otorgamiento de un bloque de reservas de la faja.

 

La supuesta relación sería con la empresa Inversiones Petroleras Iberoamericanas en donde hay la participación de Alfonso Cortina, quien fuera Presidente de Repsol durante el Gobierno de ZP.

 

Al respecto, esa empresa como indicamos en esta columna, no tiene ni las pericias, ni la capacidad financiera para ejecutar un proyecto en la Faja.

 

Ahora parece ser que no firmó ningún acuerdo, ni asociación con PDVSA según la información de la propia empresa, en donde un grupo de personas relacionadas están involucradas en hechos de corrupción en España.

 

En todo caso, tanto Ramírez como Zapatero, son dos figuras con responsabilidad, ambos desde el punto de vista político y a Ramírez se le agrega su responsabilidad como Ministro y Presidente de PDVSA, cuyas consecuencias hoy pagamos todos los venezolanos.

 

Como diría mi padre sobre Ramírez: “Hay que ser caradura y no tener vergüenza para dar esas declaraciones”.

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES