Crónica chavista: Ni Göbbels puede salvar al régimen de Maduro

Por.- Jaime Granda

-Las mentiras de luchar contra la pobreza y defender la soberanía nacional frente a cualquier otra nación, se están derrumbando frente al mundo

Paul Joseph Göbbels fue ministro en Alemania para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945 y pasó a la fama por su valioso aporte al sostenimiento de Adolf Hitler en el poder.

Aunque inicialmente la frase fue aplicada por Lenin, el ministro alemán multiplicó sus efectos y desde entonces muchos grupos repiten que “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

Con el “Reich” en llamas y la “Wehrmacht” retrocediendo en todos los frentes, aún lograba que amplios sectores del pueblo alemán pensaran que la victoria era posible

Es evidente que su labor al frente de la propaganda del Partido Nazi, y luego del Tercer Reich, fue uno de los pilares en los que se asentó la popularidad del nacionalsocialismo en los primeros años y su voluntad de resistencia en los momentos de la derrota.

Eso se ha cumplido durante siglos y se ha multiplicado con la tecnología de las redes sociales, pero también se ha cumplido, aunque  sin recibir la misma difusión, que cualquier proyecto, político, social, económico o religioso, montado sobre mentiras, se ira desmoronando a medida que sus seguidores comiencen a darse cuenta de esas mentiras.

Todo indica que esa es la etapa en que se encuentra ahora  el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y los más humildes sufren la pérdida de calidad de los servicios públicos, la educación, la salud y la seguridad pública.

El discurso del proyecto chavista prometía mejorar la calidad de vida de los pobres, pero el miércoles 17 de octubre, decretado por la ONU como Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, los datos de la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi), muestran que la pobreza aumentó de 48,4% en 2014 a 87% en 2017.

“El ingreso sigue siendo el componente que más pesa como causa de la pobreza”, precisa, en una de sus conclusiones, la encuesta elaborada por tres universidades: la UCAB, la UCV y la USB.

“Después del ingreso, son la precariedad de los servicios a la vivienda (18,9%), las condiciones de la vivienda (16,4%) y el empleo y la protección social (15%), las principales causas de la pobreza”, señalan los investigadores. Queda claro que “el empeoramiento de la calidad de vida, no sólo se relaciona con la pérdida del poder de compra, sino que afecta las dimensiones más estructurales de los hogares”.

El aumento del salario mínimo a 1.800 bolívares soberanos fue como una curita para contener una hemorragia, y aunque generó un alivio momentáneo ya es muy poco lo que resuelve. Es más dinero con el que se compra menos, resumió el economista Douglas Becerra, profesor de la UCV.

 

 

Lea también: Crónica chavista: Las “fake news” frente a la verdad

 

Soberanía nacional

Al igual que los cubanos de Fidel Castro, la excusa de defender la soberanía nacional sirvió al régimen chavista para romper con Estados Unidos como el avasallante imperio que dominaba toda América Latina. El mismo discurso sigue vigente y ahora excluyen al dólar americano de las transacciones económicas que se hagan en Venezuela.

Sin embargo, Fidel Castro abandonó los brazos de Estados Unidos para caer en los de la entonces Unión Soviética, la Rusia de hoy que sigue en la jugada con Cuba y Venezuela.

El martes pasado, Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), denunció ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU): “Se estima que por lo menos 22 mil cubanos se infiltraron en el régimen venezolano. Ocupan cargos importantes en varios organismos gubernamentales de Venezuela, y especialmente en los servicios de seguridad como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)”.

Almagro explicó que los cubanos están trabajando para mantener a Nicolás Maduro y para ello aplican el proceso de “puerta giratoria”, maniobra política que implica la excarcelación de prisioneros políticos y la encarcelación de otros, que fue “exportada” desde Cuba.

Agregó: “Maduro continúa enviando millones de barriles de petróleo subsidiados a sus jefes políticos en Cuba, en lugar de utilizar esos recursos para alimentar a su población”.

El miércoles, un alto funcionario del Gobierno de Estados Unidos dijo a un reducido grupo de periodistas y bajo condición de anonimato: “Es un hecho, no es un mito, que el gobierno de Nicolás Maduro se mantiene en el poder en gran parte con la ayuda en cuestiones de inteligencia y militar del gobierno cubano”.

Dijo que el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, tiene previsto brindar más detalles sobre el trabajo de espías cubanos en Venezuela, pero adelantó que  Washington podría presionar a Cuba, e incluso imponer sanciones contra la isla, por el papel que juega en mantener en el poder en Venezuela al régimen de Nicolás Maduro,

La injerencia cubana quedó registrada en varios de los informes del Departamento de Estado y de la agencia de inteligencia privada Stratfor filtrados por WikiLeaks, que describían la gran dependencia del entonces presidente Hugo Chávez de agentes de la isla y cómo La Habana hace uso de su influencia para asegurar cada vez más su posición en Venezuela.

Según los cables, agentes cubanos tenían acceso directo a Chávez y desempeñaban un papel fundamental para el sostenimiento de su régimen, informándole constantemente sobre los movimientos de la oposición, las murmuraciones en los cuarteles y toda señal de potencial traición dentro de las filas chavistas.

“La capacidad de inteligencia venezolana recibió un fuerte impulso después de que Chávez se alió con Cuba (…) Esa es la razón por la que Chávez está tan endeudado con [ellos] (…) su régimen puede detectar todo complot de antemano y puede mantener vigilada a la oposición por la gran cantidad de cubanos involucrados en la recolección de inteligencia”, dijo un analista de Stratfor en uno de los correos electrónicos filtrados.

Testimonios recogidos de ex funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) apuntan a que los asesores cubanos son tratados por todos los agentes dentro del organismo como si fuesen generales venezolanos de cinco estrellas y que fueron ellos los que diseñaron la reestructuración del organismo policial, conocido previamente en Venezuela como DISIP.

“Ellos decidieron cómo reestructurar cada departamento, a quién poner, a quién sacar, qué nos servía”, dijo un ex comisario de la agrupación. “Ellos presentaron el plan de reestructuración que después fue aceptado. Lo único que no pusieron fue el nombre”.

Ante eso y la actividad de los guerrilleros colombianos en los estados fronterizos de Venezuela que han ocasionado masacres como la reciente de Tumeremo, la mentira de la defensa de la soberanía nacional también se derrumba.

Todo el montaje sobre un supuesto atentado contra Nicolás Maduro el 04 de agosto en la avenida Bolívar de Caracas igualmente se va cayendo porque lo utilizan para desviar la atención del pueblo sobre la pérdida de fuerza del régimen.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES