Diputado Juan Andrés Mejía y el caso CITGO: “Debemos al mundo una millonada”

Por.- Alfredo Conde

-Esta es una entrevista con Juan Andrés Mejía, presidente de la Subcomisión de Crédito y Deuda Pública de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, donde en conversación con Zeta explica el riesgo y las consecuencias para el país si se pierde la refinería CITGO

Es probable que los venezolanos no estén en completo conocimiento  de lo que significaría para el país la pérdida de CITGO Petroleum Corporation a causa de la decisión de una corte federal de los Estados Unidos, que autorizó confiscar acciones de la estatal venezolana a favor de la empresa canadiense Crystallex, las cuales se venderían para resarcir en 1.200 millones de dólares lo que le adeuda Venezuela por el caso de la concesión de la mina Las Cristinas que le fue quitada.

Lo grave de esta situación es que CITGO está casi 100% hipotecada, pues el 50% de sus acciones están en garantía por un préstamo de 1.500 millones de dólares que el régimen le otorgó a la empresa petrolera rusa Rosneft.

El diputado Juan Andrés Mejía, presidente de la Subcomisión de Crédito y Deuda Pública de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, en conversación con Zeta, explica el riesgo y las consecuencias para el país si llega a perderse la refinería CITGO.

-El tema de la demanda en contra de CITGO es uno de los hechos más graves que se han presentado en el país desde hace bastante tiempo. ¿Qué diagnóstico tiene de esta situación?

Considero que este es un tema muy importante y lamentablemente. A pesar de la profunda dependencia del país con el petróleo, creo que los venezolanos todavía ignoramos muchos aspectos de nuestra industria petrolera, entre ellos, la importancia y rol que ha jugado CITGO en los últimos 30 años.

CITGO tiene con Venezuela más de 30 años –prosigue Mejía-, fue una adquisición compleja de PDVSA en su momento, pero de una importancia estratégica fundamental. CITGO nos permite a nosotros como país posicionar nuestro petróleo pesado en un mercado sumamente interesante como es el norteamericano. A su vez nos facilita la compra de diluentes y derivados del petróleo y la venta de nuestro petróleo pesado, es decir, no es solamente lo que vale CITGO, sino el rol que juega en la comercialización de nuestra industria petrolera.

Hoy, ese activo está en riesgo de perderse y esto es algo que nosotros no celebramos sino que alertamos y rechazamos, porque compromete no solamente el presente sino el futuro del país si se pierde CITGO por la irresponsabilidad con la que actuaron los gobiernos de (Hugo) Chávez y (Nicolás) Maduro, pero también por la irresponsabilidad y la complicidad de los diputados de la Asamblea Nacional entre los años 2005 y 2015, pues permitieron que esta situación ocurriera y esto sin duda alguna pudiera traer más inflación, más crisis para los venezolanos, más escasez, etc. Es algo  que pudo haberse evitado, pero lamentablemente quienes nos gobiernan insisten en un modelo de fracaso.

-¿A qué instancia se puede recurrir para que eso sea investigado? Tenemos al fiscal de la Asamblea Nacional  Constituyente que parece que no se ha enterado de lo que ha ocurrido con CITGO, porque si el caso es de la gravedad como lo está exponiendo, aquí tienen que determinarse responsabilidades.

En efecto –precisa el diputado. – La Comisión de Finanzas del Parlamento Nacional tiene la posibilidad de declarar responsabilidades políticas y es algo que nos hemos dispuesto a hacer. Si bien es cierto que el endeudamiento de PDVSA no tenía por qué pasar por el Parlamento, según la Ley de Endeudamiento, también es cierto que las Comisiones de Energía y Minas y de Finanzas del momento han podido increpar al directorio de PDVSA y preguntarle cómo era que a pesar del recurrente endeudamiento, la industria petrolera iba en decadencia. Es decir, si tú eres una empresa y mucho más una empresa de la importancia de CITGO, de PDVSA, del Estado, y pides un préstamo y no lo utilizas para aumentar la producción sino que la producción resulta que baja y luego pides otro préstamo y la tendencia continúa, tienes como mínimo la responsabilidad de preguntar qué está pasando, a dónde está yendo ese dinero, en qué se está invirtiendo y eso exactamente fue lo que no ocurrió en Venezuela.

Durante años nos endeudamos consecutivamente y el resultado no fue la mejor industria, todo lo contrario, pasamos de producir más de tres millones de barriles a estar produciendo cerca de un millón y probablemente terminemos el año quizás con menos que eso. Ahí hay una responsabilidad política muy clara de los parlamentarios en funciones entre el año 2005 y 2015 y por supuesto del Ejecutivo, que  pudo tomar medidas. Lo preocupante aquí no es solo la legalidad de esto, sino la inmoralidad del asunto, es decir, perder CITGO probablemente tenga fundamento legal, porque cuando tú le pides prestado al mundo entero, China, Rusia, Wall Street, a quien sea, más de 150 mil millones de dólares, evidentemente van a venir a cobrar y ahora lo peor es que el gobierno quiere cobrarle a los venezolanos de a pie con este aumento de la gasolina, con este “paquetazo” de Maduro de estos días. 

Montaron una fiesta de la cual disfrutaron, se robaron todo el dinero y ahora quieren pasar la factura a los de a pie, a los venezolanos que están sufriendo, eso es una inmoralidad y un cinismo a estas alturas del partido.

 PAÍS HUNDIDO EN DEUDAS

-¿Dentro de ese marco de la inmoralidad, puede entrar lo expresado por Maduro en días pasados al invitar a Estados Unidos a participar en el negocio petrolero con Venezuela? ¿Cómo se digiere eso?

Eso es parte de una retórica falsa; aquí lamentablemente no hay confianza en el gobierno, en las instituciones. Cuando se pisotea el Banco Central y se ignora la Asamblea Nacional, ¿quién va venir a invertir acá? Luego de años de expropiaciones, de violaciones sistemáticas de las leyes, de la corrupción que todavía hoy permanece, ¿quién va a meter un centavo en este país, con qué garantía? Tenemos en el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), que es el órgano que tramita estás demandas, más de 44 procedimientos abiertos como nación, Cristalex y Conoco son solamente dos de esos 44 casos.

Lea también: Presidente de Comisión de Ambiente AN: Maduro es el principal culpable del desastre ambiental del país

¿Se ha cuantificado el monto de todos esos procesos?

Sí. La deuda pública nacional, que incluye la deuda financiera que hoy está en default, la deuda bilateral con China y Rusia que es opaca pero hay estimaciones, la deuda multilateral con el Banco Mundial, con la CAF-Banco de Desarrollo para América Latina, las nacionalizaciones, ronda al rededor de los 150 mil millones de dólares que hoy le debemos al mundo entero y que por supuesto no estamos en capacidad de pagar. Lo triste y lo lamentable es que ese endeudamiento ocurrió durante la mayor bonanza petrolera de la historia, Chávez y Maduro recibieron más dinero del que recibieron todos los gobiernos democráticos anteriores.

Entre el año 1958 y 1998 que es el doble del tiempo- añade Juan Andrés Mejía- no llegamos a recibir tantos recursos como recibimos en estos 18 años y aún así pasamos de tener una deuda de 30 mil millones de dólares en el año ’98 a tener una deuda de 150 mil millones de dólares y pasamos de llegar a producir tres millones de barriles en ese mismo año a producir un millón y pasamos a tener un precio en el mismo período de menos de 10 dólares el barril, cuando llegó Chávez al poder, a haber tenido un precio promedio de 60 dólares, es decir, es lo peor de todo. Tuvimos la mayor bonanza, la mayor cantidad de ingresos y no suficiente con eso, nos endeudamos y a pesar de eso estamos sumergidos en la peor crisis económica de nuestra historia. La gente tiene que preguntarse dónde fueron a parar esos reales. Si nos endeudamos y recibimos plata cómo es que estamos en esta crisis… Eso hay que preguntárselo a quienes nos gobiernan.

-¿Dónde están yendo a parar los recursos como el oro que están extrayendo de la ilegal explotación del Arco Minero del Orinoco? Ese es otro tema para meter la lupa.

Nuevamente son operaciones opacas, que no han pasado por el Parlamento Nacional de las cuales no tenemos ningún tipo de información veraz. Hay múltiples denuncias de corrupción al respecto y también de violaciones a nuestras leyes ambientales. Ellos dicen que tenemos que pasar de la dependencia del petróleo, pero ahora lo que están planeando es la dependencia de las minas con absoluta opacidad, sin ningún tipo de procedimiento. Entonces ¿a dónde está yendo ese dinero? No lo sabemos con certeza. Probablemente a armas, a más corrupción, porque lo que sí sabemos es que lo que está saliendo del Arco Minero no está parando en los bolsillos de los venezolanos, no está parando en comida y medicinas, en electricidad y agua, entonces es una pregunta que hoy se hace el país entero, dónde están los reales, lamentablemente están en los bolsillos de unos pocos, esa es la realidad.

-Usted como diputado, como sus colegas, que están trabajando y hacen esfuerzos para revertir todo eso, ¿cómo se siente frente a la impotencia de no poder actuar dentro del marco legal que existe?

Evidentemente hay una frustración muy grande, porque si algo tiene que dejar claro está crisis en lo económico, es que la Constitución tiene una razón de ser, no es un capricho, la separación de poderes no es un capricho, la separación de poderes se establece de esa manera para evitar que algún poder, en este caso el Ejecutivo, haga lo que le dé la gana y como aquí no ha habido separación de poderes, como aquí no se ha respetado a la Asamblea Nacional, el Ejecutivo ha hecho lo que le ha dado la gana y nos ha traído a esta situación tan lamentable. Si algo debemos aprender de esta tragedia es que debe existir y no se puede quebrar más nunca el balance de poderes entre el Ejecutivo, el Judicial, el Legislativo, el Electoral y el Moral, lo cual es fundamental para evitar que alguien haga lo que le provoque. 

 Nos da frustración –señala el presidente de la Subcomisión de Crédito y Deuda Pública de la Comisión y Finanzas del Parlamento-, pero no por eso dejamos de asumir nuestras responsabilidades y cumplir con nuestro rol. La sentencia de ese tribunal de Estados Unidos a favor de Cristalex por la explotación de esa minas, no ha entrado aún en efecto, el gobierno ha apelado y hay un proceso, pero es muy probable que termine ocurriendo en efecto, que perdamos CITGO y yo hago esta advertencia, porque es mi responsabilidad a pesar de que sabemos que el gobierno probablemente no le va a parar, de que tiene oídos sordos, a pesar que desde en el Parlamento hemos propuesto acciones concretas para evitar que eso ocurra.

Aquí han habido planteamientos, ideas, proyectos, para evitar llegar hasta este punto, pero evidentemente por el simple hecho de que vienen de diputados de la oposición han sido absolutamente ignorados, descartados, al extremo que han abandonado el parlamento legítimo. Eso es la clara demostración de que ellos jamás tuvieron la intención de escuchar. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Pero pienso que en el fondo debe existir optimismo, porque ustedes están trabajando, están haciendo leyes que ahí están, para que al producirse el cambio que están esperando los venezolanos, no queden impunes los delitos de los responsables de esta debacle económica…

La justicia es fundamental, ahora, la mayor justicia que los venezolanos anhelan es poder vivir en paz. Eso significa que no te maten, que no te mueras por falta de medicamentos o falta de comida. Esa es la mayor y principal justicia y es nuestro principal deber como liderazgo opositor. Una vez que haya un cambio en este país y en ese sentido hay buenas noticias, ahí hay proyectos, hay leyes, planteamientos, consenso, es mucho lo que se debe hacer y hay disposición incluso de la comunidad internacional porque eso es lo que también hay que decir, de esto no podemos salir sin el apoyo de la comunidad internacional. 

Venezuela hoy no cuenta con los recursos suficientes para salir de esta crisis y distintos gobiernos latinoamericanos y del mundo han mostrado que tienen la disposición de ayudarnos como país. Entonces hay buenas noticias, tenemos la disposición, tenemos las ideas y tenemos la ayuda para hacerlo, lo que no tenemos lamentablemente es la capacidad, el poder en este momento de ejecutarlo. Ahora bien, dicho eso, también hay que ser muy claros, es un proceso complicado y cada día que pasa es más complicado. Es mucho más fácil destruir que construir. En cuanto a la corrupción, esta situación no pude pasar en vano. Si aquí no hay justicia, se genera impunidad, incentivos para que otros el día de mañana hagan lo mismo. Aquí tiene que haber justicia, tienen que haber responsables e incluso muchos de estos recursos que se han perdido pueden servir, una vez recuperados, para reconstruir el país.

-Se hablan de 60 mil, 80 mil millones de dólares que se han perdido en manos de la corrupción y que están ahí, con una ley de recuperación del dinero, que está en marcha, eso pudiera ser utilizado para reinvertirlo en la nación. Entonces tiene que haber justicia, no puede haber impunidad, tiene que haber responsables. Eso en materia económica nacional y ojo, yo no planteo que aquí haya una cacería de brujas, vuelvo a mi punto inicial, el principal anhelo de los venezolanos es poder vivir en paz.

-Diputado, no podemos terminar sin citar los riesgos que enfrentan por el trabajo que llevan a cabo. Ahí está el ejemplo de lo sucedido con el parlamentario Juan Requesens. ¿Qué nos puede decir en este sentido?

Durante años han perseguido a quienes hemos planteado la necesidad de un cambio de modelo, a quienes hemos insistido en que esto iba a venir y en qué había que evitarlo, para muestra un botón, Leopoldo López advertía que iba a haber más inflación, más escasez; Juan Requesens lo ha dicho en múltiples oportunidades y cuál es la respuesta, ¿la rectificación, la revisión por parte del gobierno? ¡No!, es la persecución. Durante años hemos visto que quienes planteamos un modelo distinto, somos perseguidos y quienes insisten en un modelo de fracaso, son premiados por ellos mismos, porque ejercen el poder.

Los riesgos están ahí, siempre han estado, a veces con mayor fuerza que otra, pero nuestra responsabilidad es cumplir con nuestro rol parlamentario, hacer las exigencias y la demanda y si piensan que con la persecución van a evitar que hagamos críticas, que dejemos claro cuando se viole la ley, los procedimientos, los derechos fundamentales de los venezolanos, están equivocados porque vivir de rodillas, en la sumisión no es una alternativa para nadie.

Por eso es que lamentablemente mucha gente se va, porque no está dispuesta a vivir de rodillas, nosotros decimos que somos muchos más los que queremos un mejor país, que los que quieren que esto continúe. La alternativa no puede ser que nos vayamos todo, porque somos muchos más. La alternativa debe ser luchar para cambiar este modelo de gobierno fracasado.

Twitter: @Alconde

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES