Los detalles del convenio para pagar a Conoco

Por Juan Fernández

La semana transcurrió con un crudo que llegó a mínimos y que posteriormente se recuperó en su precio.

 La situación de la crisis económica turca, en donde la Lira turca se devaluó, arrastró consigo al euro y fortaleció al dólar americano, con la consecuencia en la cotización del crudo. La situación económica turca aún está en delicada situación. Desde Alemania se habla de la necesidad de un plan de ajustes y de rescate. Por su lado el gobierno turco  tomó medidas desde su Banco Central para aportar liquidez y divisas como mecanismo para revalorizar su moneda con resultados parcialmente positivos. Sin embargo, la crisis que enfrenta al gobierno de Erdogan y la actitud de la administración de Trump relacionada con la prisión de un pastor evangélico en Turquía frente al  reclamo de entregar un disidente turco que reside en los EEUU, continua. Lo anterior resulta en un aumento de los aranceles para el acero turco, y la aplicación de similares medidas a bienes que se importan desde los EEUU. Esta semana cuando  Grecia vuelve al mercado financiero una vez superada su crisis económica, ahora está en la lista Turquía, país que por cierto ha venido haciendo una serie de transacciones y acuerdos con el régimen venezolano, si bien  ahora con la crisis económica venezolana, no hay conocimiento de si habrán implicaciones para el gobierno venezolano.

Por otro lado, se mantiene la controversia planteada por Irán, de que ningún país OPEP o productor independiente integrante del acuerdo de reducción de suministro, puede atribuirse volúmenes de crudo adicionales, por efecto de la disminución de  exportaciones iraníes por efectos de las sanciones a ser aplicadas por los EEUU en el área petrolera próximamente. La próxima reunión de Argelia del Comité de Monitoreo de la OPEP y en donde estará presente Rusia, como hemos indicado en estas notas, tiene por objetivo precisamente distribuir el millón de bpd adicionales acordado entre los países productores, lo cual Irán considera es una decisión que los afecta directamente.

Las acciones que afectan al negocio petrolero y del gas en Irán, siguen su curso,  de hecho esta semana la petrolera francesa TOTAL ha indicado que abandona el proyecto de la fase 11 del campo de gas South Pars, para evitar posibles sanciones a sus negocios.

El mercado sigue haciendo un seguimiento continuo a los niveles de inventario como variable para la formación del precio del crudo, teniendo como referencia importante los movimientos en los EEUU. La semana pasada de acuerdo a la data del Dpto. de Energía, los inventarios de crudo para operaciones aumentaron en 6,8 millones, un total de 414,2 millones de barriles, equivalentes a 1% por encima del promedio de 5 años. En cuanto al número de taladros, se mantienen en 1.057, los cuales representan 111 más para el misma fecha el año pasado que totalizaron 946. Por último, se menciona en el mercado la posibilidad de un aporte de 11 millones de barriles de la reserva estratégica de los EEUU, como medida para estabilizar el precio del crudo en los próximos días.

La incertidumbre y el desconcierto son el resultado de los anuncios hechos en días pasados por la supuesta revolución. El dar un racional económico a los anuncios es por la mínima frustrante, sino absurdo. Como hemos mencionado en notas anteriores, el objetivo es meramente político para mediante la profundización de la crisis, ejercer el control social total de la población. Por cierto, ninguno de los anuncios indica cómo hacer crecer la torta de bienes y servicios de la economía, un factor fundamental para generar bienestar entre la población. La economía venezolana ha venido continuamente disminuyendo  su PIB, por lo tanto la cantidad de bienes y servicios se han reducido y la demanda de la gente se mantiene, por ende sufrimos la escasez. Por otro lado, el desgobierno en Miraflores no asume cambios estructurales, ajustes presupuestarios para reducir el déficit, no se estimula a la economía interna por la participación privada, y sin la fuente generadora de divisas PDVSA funcionando, la dedicación es a imprimir moneda, generando la hiperinflación. Ahora bien, uno se puede preguntar: ¿es por desconocimiento de materia económica o por diseño intencional? En mi opinión se trata de un diseño y los anuncios de Maduro son la ejecución del plan.

Es evidente que no es de interés de la supuesta revolución, que un sector privado funcione, por el temor del contrapeso que puede generar al poder y por ende todo debe ser centralizado y de control absoluto de lo económico. No obstante, ese modelo de economía centralizada, comunista, ya se comprobó tiene como resultado el fracaso. Para simplificar en pocas palabras, el mejor ejemplo es la antigua Unión Soviética, cuya caída fue fundamentalmente por razones económicas, la gente salió a reclamar hasta por lo más básico, en el régimen soviético, al no ser sostenible la economía, se desmorono el sistema político.

Dentro del mundo económico y financiero internacional, las medidas son calificadas como desastrosas y sin aportar solución a la crisis. La economía venezolana se contraerá alrededor de un 20% del PIB en 2018, la reducción del déficit del gobierno es contradictoria pues por un lado anuncia aumento de salario mínimo de 3300%, a ser compensado el diferencial durante 90 días por el régimen, luego según sobre el precio del combustible a nivel internacional,  los estimados de Oxford Economics, son que la gasolina contribuye al déficit en US$ 7.000 millones, llevar la gasolina a precio internacional tomaría un periodo de 2 años, en el ínterim habrá una retribución asumimos a los censados. Sólo con los dos puntos anteriores, la reducción del déficit no se alcanzará. Luego en relación a la tasa de cambio, que efectivamente reconoce al dólar paralelo como el valor del Bolívar, favorecerá inicialmente los costos en moneda local de las petroleras que operan en Venezuela, pues como generan dólares, sus costos en bolívares de principio de reducirán.

 Para la mayoría de los analistas, una debilidad notoria de los anuncios es la falta de credibilidad de Maduro, por lo tanto el riesgo y la incertidumbre sobre la economía venezolana continúan, profundizándose la crisis.

Mediante un comunicado Conoco-Phillips anuncia un acuerdo de pago de US$2.000 millones otorgados por un tribunal internacional  establecido dentro del procedimiento de arbitraje seguido por la Cámara Internacional de Comercio, como compensación a la estatización de sus negocios en Venezuela. El acuerdo consiste en un pago inicial de US$500 millones a los 90 días de firmado el acuerdo, y el saldo mediante pagos trimestrales durante los próximos 4 años y medio. Conoco-Phillips, con el respaldo del arbitraje, limitó las actividades de PDVSA en el Caribe, incluyendo las facilidades de almacenamiento y otros activos en la zona que pudieran ser objeto de incautación, que obviamente  afectaron las operaciones de PDVSA en sus exportaciones. Mediante el acuerdo, esas acciones legales se paralizan.

La pregunta que nos hacemos: ¿Cómo en una situación tan complicada de caja para PDVSA, se logra este acuerdo? En primer lugar, se asume que PDVSA dejará de pagar o diferir pagos de terceros para poder cumplir con las obligaciones hacia CONOCO, inclusive hay un escenario que PDVSA, en conocimiento que CITGO está prácticamente perdida por las acciones de incautación llevadas a cabo por Cristallex y que otros acreedores también preparan, se declare en default  y así obtener recursos para otros pagos de PDVSA. En segundo lugar, el acuerdo ante un eventual cambio político en Venezuela, colocaría a la petrolera americana en una condición preferencial, aun cuando se desconocen qué y cuáles garantías habrá tenido que otorgar PDVSA. Y tercero, el acuerdo permite reducir los costos legales que implica este tipo de reclamos, Sin embargo, aún falta la decisión del procedimiento de arbitraje de los convenios de asociación de otro reclamo por compensación  que demanda CONOCO por un monto que oscila entre los US$6.000 millones hasta los US$20.000 millones. En todo caso si PDVSA deja de pagar, por el costo que debe asumir ya comprobó lo elevado que es y puede medir el impacto en sus operaciones.

El acuerdo en nuestra opinión más bien parece una solución parcial, de comprar tiempo, en vez de ser  una solución definitiva entre las partes.

Trinidad y Tobago

 Al finalizar de escribir esta nota, Trinidad y Tobago anuncia un acuerdo con PDVSA para el suministro de gas natural costa afuera al país caribeño. De acuerdo a la información de Argus,  el  acuerdo de suministro utilizará las facilidades de BP- Shell que recibirá el gas  en su planta de licuefacción de cuatro trentes, y con la producción de metanol y amoniaco. La capacidad de suministro llegará a 300 mncf/d. De esta manera el déficit de gas de Trinidad estará  cubierto. La pregunta es si en Venezuela tenemos significativas reservas de gas incluidas las de costa afuera, en dónde están los proyectos para el procesamiento y asegurar la creación de valor dentro del país.

@JFernandeznupa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES