Presidente de Comisión de Ambiente AN: Maduro es el principal culpable del desastre ambiental del país

Por.- Alfredo Conde

-El diputado Luis Parra habló para Zeta de la grave situación ambiental que atraviesa el país y del trabajo que desarrolla la comisión permanente de ambiente de la Asamblea Nacional para revertir esta situación, una vez se produzca el esperado cambio político en Venezuela.

El presidente de la Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional (AN), diputado Luis Parra, señaló a Nicolás Maduro como principal responsable junto a su equipo de gobierno a todos los niveles, por ser cómplices silenciosos, del desastre ambiental que sufre el país, “un hecho verdaderamente sin precedentes en la historia política de Venezuela”.

Parra, en entrevista para Zeta, nombró algunos de los aspectos más resaltantes sobre la denuncia que realiza “por encima de las amenazas y persecuciones permanentes a las cuales somos sometidos, por el único motivo de cumplir con todo el pueblo de Venezuela que nos entregó su mandato muy claro, que se refiere a la defensa de la Constitución, la democracia y la libertad de nuestro país”.

-Así mismo –prosigue el parlamentario- podemos decir lo siguiente: si en Venezuela no tenemos el requisito democrático cubierto y garantizado, jamás tendremos garantizados los derechos ambientales que nos confiere nuestra Carta Magna, porque son precisamente Maduro y sus cómplices los que contravienen esos preceptos constitucionales sin ningún tipo de control y con la mayor impunidad del caso.

Lea también: Pueblos indígenas de Venezuela sumidos en miseria y olvido

-Cuáles son los elementos que demuestran el colapso ambiental del país?

En primero lugar, no tenemos un gobierno democrático que respete la constitución y demás leyes. Por cierto, tampoco el quinto objetivo de la patria tan enarbolado por el difunto presidente Hugo Chávez y eso es los más delicado de todo, que sea el propio Estado el que se convierta en el primer devastador de nuestros ecosistemas y de la mayor riqueza que tenemos en el país que son nuestros recursos naturales.

 

 

Agua contaminada que sale en los grifos en San Felipe, Venezuela.

¿Cuál es problema ambiental que más afecta al país actualmente?

-Todos… Cuando revisamos el panorama general encontramos un colapso total, al extremo de que podemos llegar a un momento irreversible; por ejemplo: el agua, que como recurso hoy está atravesando un inmenso problema de contaminación, producto de los metales pesados y vertidos industriales que sin ningún tipo de control, de freno, son limitados. Esto aunado a los graves temas de prestación del servicio de agua potable y saneamiento ambiental. Basta ver la regresión que hemos sufrido en esta área.

-Por otra parte –agrega Parra- en lo relativo a los desechos sólidos y recolección, hay un caos por parte de los prestadores de los mismos, además de vertederos y rellenos sanitarios oficiales improvisados.

-Los 43 parques nacionales, monumentos naturales, que son 36, y los 65 parques recreacionales, son objetos de invasiones, tala y desarrollos de actividades que no son aptas para la conservación de los mismos, sin contar con las condiciones desastrosas del ente rector y protector como es el caso de Inparques, por ejemplo.

EL CAMBIO CLIMÁTICO

El parlamentario también fijó posición en cuanto a la responsabilidad que tiene el gobierno venezolano de contribuir a paliar los efectos del cambio climático y lo que se hace en este sentido.

-La gestión de todos los gobiernos el nacional, regionales y locales en materia de cambio climático es prácticamente inexistente con los compromisos que genera en cuanto la adaptación, mitigación y manejo de energías.

-El motor minero que nos vende el régimen es una falacia, como los es la minería ecológica, que es inexistente e inexplicable en el mundo entero y que pareciera que jamás pensaron en ese quinto objetivo de la patria y el llamado legado del comandante Chávez, del que tanto hablan y se ufanan.

-Nosotros trabajamos, en alianza con el Parlamento Amazónico, para combatir al ilegal Arco Minero del Orinoco, enclavado en una zona estratégica, que se ha convertido en un antro minero, donde se violan los derechos humanos. Ya hay un problema de salud pública generado desde esa zona, así como la presencia del pranato y la corrupción, además de la devastación y contaminación con mercurio que afecta nuestra biodiversidad, suelos, bosques, fauna, aire, las reservas más grandes de agua dulce del planeta, ríos, entre otros.

-¿Cuáles son las acciones para revertir este panorama?

-Lo primero es luchar por restablecer el requisito democrático del país, para que no podamos tener más nunca en Venezuela un desgobierno que promueva la violación inescrupulosa de nuestra constitución. Segundo, rescatar la institucionalidad ambiental, porque la desmantelaron comenzando por el Ministerio del Ambiente y siguen haciéndolo para evitar el control y ocultar los inmensos actos de corrupción. Tercero, retomar en todos los niveles de gobiernos y sectores del país la gestión ambiental como una política pública transversal, la cual nos permita de manera inmediata trabajar en la Educación Ambiental y el Cambio Climático. Y por último, realizar un gran movimiento de alerta nacional e internacional que nos permita contener y luchar individualmente o colectivamente para garantizar lo que establece el artículo 127 de nuestra constitución: El Derecho a disfrutar de un Ambiente Seguro, Sano y Ecológicamente Equilibrado.

LAS LEYES AMBIENTALES

-¿Cuáles son las acciones que desde la Asamblea Nacional realizan y realizarán para salir del colapso?

-Vamos a seguir luchando por restaurar la democracia que sería un gran paso hacia lo que realmente queremos para nuestro país, que es la Venezuela sostenible para todos por igual…

-En respuesta a lo indicado –apunta Luis Parra-, el primer paso que debemos resolver es el de luchar por el respeto a la constitución para que se pueda tener un país en que se respeten las leyes. En ello, el requisito democrático es determinante y en ese orden de ideas estamos preparando un banco de leyes que nos permitan desde el inicio de la transición política tener una ruta clara; por ejemplo, tenemos el caso de la Ley de Gestión de Cambio Climático en Venezuela, que ya estamos por introducir el anteproyecto para su primera discusión, para que desde ya podamos cumplir con los convenios internacionales, porque somos responsables y suscribientes del acuerdo de París, que tiene aspectos y metas concretas de reducir nuestra cuota de gases efecto invernadero, el tema de la adaptación para que eso ocurra y la mitigación, además del manejo de las energías especialmente en nuestro país del combustible fósil.

-Así mismo –continúa- otro anteproyecto de ley como el de la Mega reserva de agua dulce y del potencial hidroeléctrico del sur del Orinoco y la Amazonia venezolana, que viene a generar un gran impacto nacional para que tengamos un instrumento legal que nos permita contener la mayor devastación ambiental del país y una de las principales del mundo, como lo es la provocada por el ya citado Arco Minero del Orinoco… Maduro y sus cómplices creen que pueden violar nuestros derechos ambientales de manera impune y acabar con la mayor riqueza de cualquier país que son sus recursos naturales, pero se equivocan.

-También tenemos reformas como la de la Ley de Fauna Silvestre, la Ley de Calidad de Agua y Aire y la elaboración de otra ley muy novedosa que es la del manejo de energías sustentable mareas, eólica y basura.

-Podríamos resumir que todo pasa por la restitución de la institucionalidad ambiental del país. ¿Es correcto?

-En efecto, frente a la crisis hay que retomar la institucionalidad ambiental y la gestión ambiental del país. Debe existir un eje fundamental en materia ambiental en cuanto a las políticas públicas que fortalezcan en primer lugar las instituciones como Inparques que hoy no cumple con sus funciones y además está totalmente desmantelada y sin el recurso humano apto para desarrollar y cumplir con sus objetivos. Adicionalmente tenemos el tema de la gestión ambiental que es y debe ser transversal. El ambiente tiene que ver con todo los que nos rodea en todas nuestras actividades y los organismos e instituciones deben aplicar y respetar la normativa legal vigente. La educación ambiental debe ser una política a todos los niveles y sectores del país, públicos y privados, porque es un tema integral. Con eso sería más que suficiente.

-Por último –sentenció Luis Parra-, debemos entender que el mundo climático está globalizado, también sus actores, por lo que hoy estamos promoviendo la creación de un gran movimiento para la defensa del ambiente y el cambio político en Venezuela, donde podamos realizar un manifiesto de cara al país, porque todos los diagnósticos se resumen en cuatro puntos muy claros: 1. Requisito democrático de nuestra nación. 2. Institucionalidad ambiental del país. 3. 3. Gestión ambiental del país y 4. Información y educación ambiental del país.

Twitter: @Alconde

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES