Parlamentario Ramón Flores: “Maduro privatizó el agua”

Por.- Alfredo Conde

-El diputado Ramón Flores, presidente del Parlamento Amazónico, habla en entrevista para Zeta de las causas, consecuencias y lo que les espera a los venezolanos a corto plazo, por la grave crisis del suministro de agua que golpea el país, la cual atribuye a la pésima gestión y al fracasado modelo del régimen de Maduro

El diputado Ramón Flores Carrillo conoce bien las causas que han provocado la grave crisis del servicio de agua que padecen los venezolanos en todo el territorio nacional. En su condición de presidente del Parlamento Amazónico, le corresponde enfocar su gestión en la protección del área donde se encuentra la mayor cantidad de recursos hídricos del país. “No se puede pensar en el agua sin establecer políticas para la preservación de bosques, de las cuencas de todo el país, en particular las del sur, Amazonas y Bolívar, que son los territorios más vírgenes, donde han establecido la locura del mal llamado Arco Minero del Orinoco”, afirma.

Cortesía

El parlamentario, en entrevista para Zeta, aboga por la restitución del Ministerio del Ambiente y realizó un diagnóstico de la situación actual sobre las causas, consecuencias y lo que les espera a los venezolanos a corto plazo, por la falta del llamado siempre el vital líquido.

 

-Diputado, en su carácter de presidente del Parlamento Amazónico, se encuentra bien enterado de todo lo relativo a los recursos hídricos, pues el área de la Amazonia venezolana es rica en este recurso natural y se encuentra en riesgo. En días pasados el expresidente de Hidrocapital, José de Viana, lanzó una preocupante advertencia. Dijo textualmente: “Caracas no cuenta con agua almacenada ni para siete días de emergencia”. ¿Qué nos puede decir sobre esa afirmación?

-En principio debo decir que no es tan solo preocupante lo expresado por de Viana, es realmente alarmante. El ingeniero y profesor universitario, José de Viana, es una autoridad en la materia. Hay que recordar que estuvo al frente de Hidrocapital durante poco más de 7 años, si mal no recuerdo de 1992 a 1999. Varios expertos han calificado su gestión al frente de ese organismo como muy positiva, de allí que se mantuviera en el cargo durante ese largo período y en dos mandatos presidenciales completamente diferentes, en lo político y hasta en lo ideológico. Por lo tanto, no tomar en cuenta lo que señala de Viana es un gravísimo error. Y eso es lo que precisamente hace el régimen de Nicolás Maduro, como hace con todos aquellos que alertan sobre una situación que es negativa para el país: ignorarlo, no escuchar, enterrar la cabeza en la tierra como el avestruz… Esto es una muestra de lo que sucede en la Venezuela de este socialismo del siglo XXI, no solo con el agua, sino también en la producción y distribución de alimentos, la industria petrolera, etc.

-En el caso concreto del agua, en Venezuela donde tenemos, por ejemplo, excelentes ingenieros hidráulicos, verdaderos expertos en esta materia, ¿cómo es posible que coloquen al frente de un organismo como Hidrocapital a personas que no saben nada de eso o que no tienen ningún tipo de experiencia para atender un asunto tan vital? ¿Cómo es posible que no se consulte a los que sí saben? Eso es una irresponsabilidad y hoy quienes están pagando las consecuencias de tanta corrupción -que la hay y mucha-, desidia e ignorancia en el manejo de los servicios públicos son los venezolanos, pues son los que están pasando penurias de todo tipo por esta situación.

-Sobre la gestión de José de Viana, que repito fue muy buena, hay que decir que formó parte de una planificación ambiental integral, que comenzó a su vez con la gestión del ministro del Ambiente, Enrique Colmenares Finol, durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuando decretaron la liquidación del Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS) y se crearon las empresas hidrológicas regionales y las hídricas. Los graves errores de las gestiones Hugo Chávez y de Nicolás Maduro comenzaron al eliminar el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (MARNR), para luego crear unos mamotretos como el de Ecosocialismo y Aguas, que fragmentó las competencias que tenía el MARNR, algo que no debió hacerse. Tras el final de esta tragedia, el nuevo gobierno debe restituir al Ministerio del Ambiente.

-Y debo agregar que el problema del agua no es exclusivo de Caracas, también se encuentra en el interior del país, en especial en las grandes ciudades, por lo que afecta a la mayoría de los venezolanos. No solo es Maracaibo, en el Zulia, también en los Puertos de Altagracia, en La Guajira, igual en Valencia, Calabozo, La Guaira, Nueva Esparta, por supuesto en Caracas y otros lugares del país.

-Y ojo, -continúa Flores Carrillo- la grave crisis del agua se ha convertido además en un grave problema de salud pública, porque esto va unido a la higiene, la personal y la de los propios hogares. Y a ello se suma la pésima calidad del agua que llega a esos hogares. Es un asunto público y notorio. A través de las redes sociales hemos visto denuncias de ciudadanos con fotos que muestran aguas de coloración verde, muy turbias, llenas de tierra y hablan hasta del mal olor que desprenden, lo que refleja el alto grado de contaminación que presenta. De allí, entre otras consecuencias, los numerosos casos de enfermedades como la escabiosis, comúnmente llamada sarna, que ha ganado terreno dentro de la población, en especial en las zonas más pobladas. Esto por nombrar solo uno de esos problemas de salud.

-Pero no es todo –, prosigue el presidente del Parlamento Amazónico- la falta de agua impacta de manera brutal en los sectores productivos, industriales y comerciales del país. Hay que estar claros, ¿cómo puede progresar una nación sin óptimos servicios de agua y electricidad? Y es que todos sabemos que la energía hidroeléctrica es dependiente del agua, como su mismo nombre lo indica, y la generación de energía eléctrica en el país también se encuentra en el suelo, producto si se quiere de las mismas causas que tienen al país casi sin agua.

 

-¿Desde el punto de vista cronológico que puede decir sobre el problema del agua en Caracas y el país entero?

-El problema del agua no es nada nuevo. Tiene por lo menos 20 años, pero se ha acentuado de forma considerable en los últimos 10, es decir, dos períodos presidenciales, de los de antes, y la causa es el modelo corrupto y fracasado que ha detentado el poder y que pretende seguir haciéndolo. Por otro lado, hay que apuntar que el problema se ha agudizado más en los últimos cinco años, etapa en que comenzaron los racionamientos. La situación se ha agravado tanto que fíjese a donde se está llegando. La realidad es que ya no son racionamientos de uno o dos días, es casi toda la semana y en muchos casos durante muchísimos días y llega hasta la total falta del suministro de agua, de manera especial en los sectores más humildes, esos que encontramos en las zonas más altas de Caracas, como son los barrios de Petare, por ejemplo, donde el bombeo del agua para llevarla hasta arriba se hace más complejo.

-Si nos referimos a Caracas en concreto, trayendo a colación lo expresado por de Viana, tenemos que meter la lupa en los embalses, que son los encargados de solventar una situación de emergencia o de carácter extraordinario, los cuales se encuentran prácticamente en cero, con bajísimas niveles de agua, tales son los de La Mariposa, donde además llueven las denuncias de sacrificios de animales en forma de rituales y hasta repleta de desperdicios de todo tipo se ha visto, sumada a la presencia de malvivientes, así como los embalses de La Pereza y Macarao.

Lea también: Diputada Yanet Fermín: “Quieren dominar al pueblo por medio de la educación”

EL NORTE DEPENDE DEL SUR

-Diputado, lo que usted apunta se traduce en que el asunto no se trata de escasez de agua, sino de su mal manejo y aprovechamiento del recurso. ¿Es correcto?

-Vamos por parte, para que el pueblo conozca bien la situación, para que no se coma los cuentos de la sequía, de los fenómenos climatológicos de El Niño y la Niña, etc., que aunque son importantes y traen consigo lógicas consecuencias, no son en realidad la raíz y esencia del problema actual del agua. Venezuela está bendita por el agua. Es el 13º productor de agua en el mundo, de los primeros en América, pero ese recurso se encuentra alejado de los mayores centros poblados, los cuales se ubican en la región Centro-Norte-Costera del país, la cual no posee mucha agua, pero sí algunos acuíferos, unos con mayor potencial que otros. Había incluso varios que igualmente la surtían, pero desaparecieron o están altamente contaminados. En líneas generales, esto quiere decir que más del 60% de la población del país se encuentra ubicada en esa zona Centro-Norte-Costera, por lo que para cubrir su demanda de agua hay que llevarla hasta allí. Para hacerlo hay que invertir, hay que mantener, hacer un trabajo constante, que requiere conciencia, responsabilidad y personas capaces, ante todo.

-En consecuencia hay que advertir que el norte del país depende del sur, la cual es una región vital para la estabilidad ambiental y económica de Venezuela. No se puede pensar en el agua sin establecer políticas para la preservación de bosques, de las cuencas de todo el país, en particular las del sur, Amazonas y Bolívar, que son los territorios más vírgenes, donde han establecido la locura del mal llamado Arco Minero del Orinoco. Como dice el ambientalista Alexander Luzardo, “Las aguas no nacen en las tuberías, vienen de los acuíferos, los bosques, parques nacionales, de las fuentes naturales del agua”.

-Mientras –prosigue Ramón Flores-, la mayor cantidad de agua dulce procede del eje del Orinoco y del estado Apure, donde se depositan las corrientes de agua que vienen desde Colombia. Y como hay que tomar en cuenta el tema eléctrico, también hay que indicar que casi el 80% de la generación eléctrica del país tiene como procedencia los ríos Caroní y Caura, por lo que debemos preservarlos, estar atentos a lo que suceda con ellos, y también a la contaminación que puedan sufrir.

-En este sentido –precisa Flores-, por la importancia de cuidar nuestros recursos de agua dulce, por su potencial hidroeléctrico, entre otros aspectos de vital interés para el país y sus habitantes, nosotros desde que llegamos al Parlamento Amazónico hemos estudiado profundamente esta situación y estamos trabajando sin pausa y denunciando ante el mundo el ecocidio más grande que se comete en todo el planeta, que no es otro que la explotación ilegal del mal llamado Arco Minero del Orinoco, un área de 12 millones de hectáreas, es decir, casi 112.000 kilómetros cuadrados, es decir, casi del tamaño de Cuba y dos veces Costa Rica. El crimen que se está cometiendo y que hay que frenar, tiene y tendrá un impacto muy grande en nuestros recursos hídricos. Imagínese la gravedad para el futuro de los venezolanos si esto continúa. Por ello, estamos enfocados y no abandonaremos la lucha en pro la conservación y protección de esa inmensa área, de las comunidades indígenas que la habitan, de su fauna, porque sabemos que si la destrucción persiste, tendremos un país más pobre sin el recurso agua.

 

-Frente a todo a lo que dicho, por lo demás terrible, ¿Qué pueden esperar los venezolanos?

-Nada bueno, si se mantiene este gobierno… Se puede decir que Maduro ha privatizado el agua, porque ahora la gente debe comprarla a los camioneros y a altos costos, porque no les llega por las tuberías o por razones de salud, debido al alto grado de contaminación que trae la que viene de las tuberías. Esta es otra de las razones por las cuales Voluntad Popular y todos sus diputados, activistas, etc,, bajo el liderazgo de Leopoldo López, nos mantenemos en la lucha para lograr el cambio político del fracasado modelo que encarna Maduro, Un cambio que es urgente,

-Hay que estar claros –añade Flores-, ¿cómo puede progresar una nación sin óptimos servicios de suministro de agua y generación de electricidad? Y es que todos sabemos que la energía hidroeléctrica es dependiente del agua, como su mismo nombre lo indica, y la generación de energía eléctrica en el país también se encuentra en el suelo, producto si se quiere de las mismas causas que tienen al país sin agua potable y libre de contaminación: corrupción, desidia, falta de una gestión apropiada, pobre inversión, precario mantenimiento de plantas de bombeo y de tratamiento, de generación eléctrica y de infraestructura en general, gente no capacitada para ejercer los más altos cargos en los organismos que se encargan de estos servicios, donde se toma en cuenta el carnet político rojo y se salta a la torera la meritocracia, etc. Esto no puede continuar…

-Estamos en la puerta de entrada de un colapso total en el suministro de agua y del servicio de generación eléctrica. Son fuertes y continuos los golpes que ese colapso propina en esa puerta. Vean nomás la terrible situación que están viviendo los ciudadanos en la mayor parte del territorio nacional. La gente está cansada y llegó al límite. Para colmo, si protestan los reprimen. Estamos frente a escenarios oscuros, de terribles consecuencias para Venezuela si esto continúa. Mientras, Maduro y su grupo de incapaces, siguen cruzados de brazos sin hacer nada y quizás hasta riendo, viendo como el país se les viene abajo.

Twitter: @Alconde

 

 

.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES