Luis Enrique para la “Roja”

Por Roberto Mansilla Blanco

La selección española tiene nuevo “jefe”.

Si el “culebrón Cristiano” no es suficiente y el que se avecina con Neymar tampoco, esta semana se cerró el ciclo frenético de cambios en el fútbol español con la designación de Luis Enrique como nuevo seleccionador de la selección española tras el fracaso en el Mundial Rusia 2018.

“Lucho”, como se le conoce en el mundo del fútbol, estaba en la expectativa del mercado desde su despedida del F. C Barcelona en 2017. En la década de 1990, principalmente en los Mundiales de 1994 y 1998, fue una pieza clave de la selección española. Ahora le tocará sustituir a su ex compañero de selección, Fernando Hierro, tras la unánime decisión adoptada este lunes 9 por la Federación Española de Fútbol (FEF), a tenor de la votación impulsada por su presidente Luis Rubiales.

La designación de Luis Enrique en esta nueva etapa de la “Roja” es significativa. Como jugador, y principalmente como entrenador, el asturiano destacó en el Barça durante un largo período (1996-2004), a pesar de haber jugado también en el Real Madrid entre 1991 y 1996.

Tras entrenar en la Roma y el Celta de Vigo, “Lucho” volvió a su querido Barça como entrenador en 2014 para retrotraer a los “culés” a una gloriosa etapa, con dos Ligas consecutivas, dos Copas del Rey consecutivas, una ansiada Champions League, una Supercopa europea y un Mundial de clubes.

Ahora, le tocará equilibrar una selección tradicionalmente polarizada por el pulso entre el Madrid y el Barça, y que ahora afronta una etapa de renovación de cara a la Eurocopa 2020.

Precisamente, Luis Enrique se impuso por encima de otros candidatos como el ex madridista Michel. Esto revela que el pulso en la FEF mantenido por el presidente Rubiales con su homólogo del Real Madrid, Florentino Pérez, tras la destitución dos días antes del Mundial del ex seleccionador español y hoy nuevo entrenador madridista Julen Lopetegui, sigue saldándose a favor de Rubiales, en este caso con la designación de un “barcelonista” con el tiempo devenido en “anti-madridista” como Luis Enrique.

Provisto de un estilo directo, irreverente y ganador, Luis Enrique, de 47 años, intentará ahora acometer una renovación inevitable en la selección española. Ya no están baluartes suyos en el Barça como el retirado Iniesta. Está por ver si otros pupilos suyos en el cuadro catalán como Piqué y Busquest, seguirán ahora en la selección, toda vez estará bajo la lupa la relación de Luis Enrique con los “madridistas”, en particular con el actual capitán Sergio Ramos.

A pesar de su unanimidad, la elección de Luis Enrique manifiesta claramente un pulso político dentro de la FEF entre Rubiales y Florentino Pérez, acentuado por el escandaloso “caso Lopetegui”. Un capítulo más dentro de un “culebrón” al que ni siquiera el Mundial ha logrado opacar.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES