“Venezuela convertida en hemorragia humana”

 Por.- Eduardo Martínez/ Corresponsal en Italia: Reportajes en Italia sobre migraciones latinoamericanas.sal en Italia

Los latinoamericanos no están en la agenda de la crisis política generada por el flujo de inmigrantes ilegales que llegan a Europa. Así lo reportaron este miércoles 4 de julio tres notas que ocupan una página completa del diario católico italiano “Avvenire”.

 Migración interna

En el diario, propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), se señala en el gran titular de la página 9, que “El sueño de los migrantes latinos ahora se detiene en Suramérica”, porque “la Europa de la crisis económica no los atrae más”.

La segunda nota se titula “Cambio de ruta- La España ex El Dorado, casi fuera del mapa”. En tanto que Venezuela pasó “de patria de acogida, a tierra de éxodo”.

En su análisis global, el reportaje del Avvenire señala que la inmigración interregional crece al 3% anual; que 30 millones de latinoamericanos viven fuera de sus países de origen, y que 143% es el crecimiento de la migración hacia Chile, entre el 2007 y el 2015.

Llaman la atención que hasta el 2009, primero los expatriados se concentraban en la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos, pero “que ha crecido la transferencia interna de la región en respuesta a la recesión y a las crecientes barreras”.

En cuanto al fenómeno de flujo migratorio hacia Chile, el Avvenire cita al experto en estadísticas de la CEPAL, Jorge Martínez Pizarro, quien señala que este país tiene el crecimiento de inmigración más alto de la región.

Lo que obedecería al incremento “de la llegada de venezolanos”, y de los haitianos, “para quienes se ha cerrado la vía del Norte, con la restricción de permisos humanitarios de EEUU. Cien mil de estos se han transferido al país austral solo en el 2017”.

“Se habla de un millón de extranjeros, de los cuales un tercio son irregulares. El 6% de la población”, agrega.

Martínez Pizarro también señala que el otro foco de atención es México y el “así llamado Triángulo Norte”, que integran “El Salvador, Honduras y Guatemala”.

“En este caso, se trata de personas que escapan de situaciones de violencia extrema, pero que se dirigen hacia los EEUU”, dijo.

La nota del Avvenire advierte que en España, con el boom entre los años 1998-2014, se pasó de menos de 300 mil a cerca de 2,5 millones.

En el caso de Italia, la llegada de los latinoamericanos comenzó en el 2009, cuando aumentó de cerca de 216 mil a casi 300 mil en el 2014. En tanto en toda en Europa se cuentan 3,5 millones de latinoamericanos.

Lea también: Cospedal se queda por fuera de las primarias del PP

Señala el reportaje, que la mayoría de quienes cruzan el Atlántico, “lo hacen para reunirse con un pariente, lo cual es fundamental al menos en el primer período. La excepción la representan los venezolanos”.

En la cuantificación del flujo de venezolanos, Avvenire reporta que en el 2017, 208 mil fueron censados en España. “El tercer país luego de Colombia y Estados Unidos”.

En cuanto a Italia, el reportaje señala que “vinieron 50 mil venezolanos, sexta nación preferida, a causa de la existencia de vínculos parentales debidos al éxodo de la península (italiana) a Venezuela en la segunda postguerra”.

 

Venezuela, tierra del éxodo

Las referencias a Venezuela son incontables en los reportajes de Avvenire. Al menos 1,6 millones de los expatriados entre el 2015 y el 2017, ahora el país tiene “el récord de petición de asilo del continente”, totaliza en la nota.

“El cambio fue repentino. En el giro de cuatro años, Venezuela -meta tradicional de los inmigrantes europeos y latinoamericanos – se ha convertido en tierra de éxodos. Teatro de una de las mayores hemorragias humanas verificadas en el continente”, escribe el Avvenire en el primer párrafo.

Citando estudios de la UCAB, el diario católico señala que “en la era Chávez (1999-2013), habían emigrado 700 mil venezolanos”.

Con Maduro -según Avvenire- “la crisis se convirtió en poco tiempo en emergencia humanitaria”, y que al mismo tiempo “se hizo fenómeno de masas”.

Citando cifras oficiales de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), el diario señala que entre el 2013 y el 2017 “se transfirieron un millón 600 mil venezolanos al exterior”.

En cuanto a los 45 mil venezolanos, que cada día cruzan la frontera hacia Colombia, Avvenire afirma que 2.000 personas no regresan a Venezuela.

En este aspecto, la foto principal que resalta la página, es la de miles de venezolanos cruzando la frontera en el Puente Simón Bolívar.

“Una parte se queda, otra sigue a los países limítrofes. Al flujo se suman después las peticiones de asilo. Venezuela tiene el récord de solicitudes de asilo”, según las estadísticas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), afirma el artículo.

Según estas cifras oficiales, ACNUR tiene censados 111.600. “Perú ha recibido el mayor número – unos  33 mil- seguidos de EEUU, Brasil, España, Panamá, México y Costa Rica. Para la ONU, el fenómeno proseguirá en el 2018. A menos de un cambio en Venezuela”.

Finalmente, el diario católico de los obispos italianos señala en el reportaje, que la Conferencia Episcopal Suramericana, integrada por Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina, “a quienes toca el trabajo de la coordinación, han decidido en mayo unir los esfuerzos para ofrecer asistencia humanitaria y mantener integrados a los venezolanos en fuga”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES