La igualdad domina el Mundial del VAR

Por Roberto Mansilla Blanco, corresponsal en España.

*Medición crítica de los primeros partidos del Mundial.

  Con el debut de todas las selecciones presentes, el primer Mundial dotado de la tecnología del videoarbitraje VAR para decidir jugadas polémicas, ha demostrado que las distancias en el fútbol son cada vez menores. La victoria mexicana sobre la actual campeona Alemania, las derrotas de Colombia y Polonia ante Japón y Senegal respectivamente, las pírricas victorias de Francia e Inglaterra, los tres goles de Cristiano Ronaldo, el penalty fallado por Messi ante Islandia y el decepcionante debut de Brasil, son las notas más destacadas de estos primeros encuentros del Mundial Rusia 2018.

 Para quien le toque analizar los primeros partidos del Mundial Rusia 2018, notará una condición presente en casi todos los partidos: una cada vez mayor igualdad en el fútbol mundial, con equipos teóricamente pequeños capaces de desafiar la hegemonía de las grandes potencias del fútbol mundial.

 Los ejemplos abundan en las primeras jornadas de este Mundial de Rusia 2018. Selecciones como Suiza e Islandia fueron capaces de igualar con favoritos al título como Brasil y Argentina, respectivamente. Y en el caso argentino, sumido en un océano de dudas sobre el verdadero nivel de su selección, su máxima estrella, Leo Messi, fallando un penalty decisivo.

 Tampoco le ha ido bien a Francia e Inglaterra, vencedoras ambas por la mínima (2-1) respectivamente ante Australia y Túnez. El caso francés es significativo, porque su primer gol, anotado por su estrella Antonie Griezmann,  vino de penalty tras un hecho histórico en los Mundiales: fue la primera vez que el árbitro consulta con el VAR para decidir si fue o no pena máxima.

 El Video Assistance Referee (VAR) ha sido un protagonista constante en estas primeras jornadas de un Mundial que está dejando una óptima impresión en cuanto a organización y afluencia de público en las gradas de los doce estadios rusos habilitados por la FIFA para servir de sedes en este torneo.

Por tanto, la igualdad ha sido la tónica en estos primeros partidos. Salvo la escandalosa goleada de la anfitriona Rusia ante Arabia Saudita (5-0) en el encuentro inaugural, refrendada posteriormente con la victoria rusa (3-1) ante Egipto, que permite a los anfitriones prácticamente ser el primer equipo clasificado a los octavos de final, pocos fueron los partidos sentenciados de manera contundente. Específicamente otros dos más: la victoria de Croacia (2-0) ante Nigeria y la de Bélgica (3-0) ante la debutante Panamá. Y aún así, las diferencias no fueron tan notorias.

El resultado predominante ha sido el empate o la victoria por la mínima. Tres empates se han registrado: el espectacular 3-3 entre Portugal y España, con “hat trick” de Cristiano Ronaldo (era la primera vez que el astro luso anotaba ante España); y los inesperados 1-1 de Argentina con la debutante Islandia y de Brasil ante la difícil Suiza.

 Por otra parte, la victoria por la mínima, e incluso en los últimos minutos, ha sido el resultado predominante en estos primeros partidos. La teóricamente débil Irán despachó en el descuento (1-0) a un Marruecos aparentemente superior. Uruguay sumó sus tres primeros puntos ante Egipto con un tanto del defensor Giménez a escasos minutos del final (1-0).

La mala suerte peruana, penalty de por medio fallado (con consulta del VAR) no le impidió perder (1-0) ante Dinamarca. Como tampoco a Costa Rica, sensación del Mundial 2014, pero que esta vez cayó en su debut por 1-0 ante Serbia. O Corea del Sur ante Suecia, que también perdió por 1-0 y con penalty de consulta del VAR.

 Y ni hablar de la máxima sorpresa hasta ahora presentada en este torneo: la merecida victoria de México (1-0) ante la actual campeona y favorita para repetir título, Alemania. Una victoria bien trabajada que permitió al mítico jugador mexicano Rafael Márquez disputar a sus 39 años algunos minutos del segundo tiempo, que le brindaron igualar el récord de su paisano Antonio Carbajal y del alemán Lothar Mattheus: estar presente en cinco Mundiales consecutivos.

 Tradicional animador de los Mundiales, frenado muchas veces por mala suerte en los octavos de final, México se sacó una espina clavada ante los alemanes, tras sus respetivas derrotas en los cuartos de final del Mundial México 1986 (1-4 por decisión de penales) y en los octavos de final del Mundial Francia 1998 (2-1 en los últimos minutos.

Otras derrotas sorpresivas se vivieron en el Grupo H. Las favoritas Colombia y Polonia perdieron en sus respectivos debuts por el mismo resultado (1-2) ante Japón y Senegal. El próximo 24 de junio se vivirá en Kazán un dramático Polonia-Colombia que sellará las posibilidades de estas oncenas en este Mundial plagado de sorpresas.

De los victoriosos, salvo Rusia, Croacia y Bélgica, la contundencia no ha sido una virtud. Francia sufrió bastante para superar a Australia, igual que Inglaterra en su debut ante la complicada Túnez. El debutante venido del frío, Islandia, y que históricamente pasará a ser el país presente en los Mundiales con menos habitantes (300.000 personas), prácticamente “congeló” a una Argentina que no pudo pasar del empate, penalty de por medio fallado por Messi.

La rivalidad Messi-Cristiano también es un atractivo adicional en este Mundial. Mientras el portugués se ubicó inmediatamente como el máximo goledor del torneo con tres tantos (uno de ellos de soberbio tiro libre), por delante del ruso Cherishev, del hispano-brasileño Diego Costa y del inglés Kane (dos goles cada uno), el argentino naufragó en un gris debut que deja muchas dudas sobre el futuro de Argentina en este Mundial.

De España, otra favorita al título, salvó los muebles en un entretenido encuentro contra Portugal, sellado por los fallos de su portero David De Gea. El debate está así servido ante la rocambolesca situación que ha tenido que afrontar la selección española, con la destitución de su ex entrenador Julen Lopetegui (presentado como nuevo entrenador del Real Madrid precisamente el día que se inauguraba el Mundial) y la papeleta que tiene que armar ahora el nuevo seleccionador, Fernando Hierro.

Si Messi fracasó en su debut a diferencia de Cristiano, la misma suerte corrió Neymar Jr en su debut con Brasil, del cual se esperaba más ante Suiza. Otro astro, el francés Griezmann, salvó su opaca actuación con un penalty de VAR. Y los alemanes Toni Kroos y Thomas Müeller se estrellaron ante el Muro (Trump mediante) mexicano.

De los perdedores, Perú dejó buenas sensaciones, aunque está en un grupo difícil con Francia y Australia. Otros ganadores como Serbia, un equipo que mezcla algunos veteranos con un atractivo relevo generacional, se erige ahora como una posible sorpresa en el mismo grupo que Brasil. La misma condición que su vecino e histórico rival Croacia, liderada por Modric, Rakitic y Madzukic, que echa sus cartas como posible revelación en el mismo grupo de la atormentada Argentina de Messi.

En el caso de los equipos latinoamericanos, sólo Uruguay y México lograron victorias en sus primeros encuentros. Argentina y Brasil sellaron dos decepcionantes empates mientras Colombia, Costa Rica, Panamá y Perú complicaron sus aspiraciones al perder su primer encuentro.

 La segunda jornada de la primera ronda que se celebró a partir de este martes 19 permitió conocer al prácticamente primer clasificado a los octavos de final: la anfitriona Rusia, a quien muchos no le daban posibilidades de siquiera clasificar en esta primera fase.

  A partir de este miércoles 20, restaba por conocer quiénes tienen opciones para clasificar a octavos de final y quiénes finalmente se quedan fuera del Mundial. Un torneo revolucionario por la aplicación del VAR, ha demostrado que la igualdad se impone en el mundo del fútbol y que cada vez es más tenue la diferencia entre teóricos equipos grandes favoritos y aquellos supuestamente más débiles.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES