El más difícil reto de Miguel Cabrera

Por Alfredo Conde. Tras la lesión que lo sacó del campeonato 2018, Miguel Cabrera enfrenta su mayor reto. 

El calendario previsto para que Cabrera, de 35 años, regrese a las actividades de béisbol es de seis meses, lo que lo pondría en línea para estar listo para el entrenamiento de primavera 2019.

Una lesión poco frecuente sacó de competencia a Miguel Cabrera por el resto de la temporada de 2018 de las mayores. El toletero de los Tigres de Detroit, se ha visto perseguido por las dolencias físicas desde la campaña de 2015, lo cual ha provocado que las proyecciones en sus números históricos sufran un impacto considerable.

La gran prueba

En situaciones por las que le ha atravesado Miguel Cabrera en nada se puede hablar de poca fortuna o mala suerte, sobre todo si tomamos en cuenta lo exitoso que ha sido el toletero de Maracay. Lesiones, como las que lo han perseguido desde la campaña de Grandes Ligas de 2015, las han sufrido un gran número de jugadores y las seguirán sufriendo, en especial aquellos que son considerados súper estrellas del beisbol, porque se supone que son los que más se entregan en los diamantes, exigencias que en muchas ocasiones pueden generar dolencias.

Inusual, eso sí, fue la que se le presentó el pasado martes a Cabrera, cuando el venezolano salió del juego de los Tigres de Detroit contra los Mellizos de Minnesota en la parte baja de la tercera entrada. Cabrera, como reseñó la cadena de televisión deportiva Espn, sufrió la lesión cuando hizo un swing torpemente ante un lanzamiento en slider de Jake Odorizzi e inmediatamente caminó hacia el dugout de los felinos con su brazo izquierdo colgando a su lado. Su turno lo completó Niko Goodrum, quien luego se ponchó.

En principio se determinó que la dolencia se ubicaba en el tendón del bíceps izquierdo, como informó el equipo. Posteriormente, una resonancia magnética determinó la gravedad de la lesión, al punto que lo llevaría al quirófano, por lo que se perderá el resto de esta temporada.

Al momento de redactar este artículo para Zeta este jueves, el llamado “Tigre Mayor” era operado por el doctor David Altchek en Nueva York. Su proceso de rehabilitación lo cumplirá en Detroit, como informaron fuentes del equipo.

Según el preparador físico de los bengalíes, Doug Teter, el calendario previsto para que Cabrera, de 35 años, regrese a las actividades de béisbol es de seis meses, lo que lo pondría en línea para estar listo para el entrenamiento de primavera 2019. Pero Teter dijo que el plazo para regresar puede variar según el jugador.

“Si tomas la rehabilitación y la lesión como se trata, avanzas con lo que el cuerpo te da”, dijo Teter, quien describió la lesión como “inusual”, resaltó Espn.

“Habrá días malos y habrá días buenos. Habrá días en que todos piensen que está adelantado y habrá días en que todos piensen que están retrasados. Eso es con cualquier rehabilitación”, añadió el especialista.

Cabrera ingresó de manera oficial a la lista de lesionados el miércoles y su lugar en el roster fue ocupado por el infielder Ronny Rodríguez, quien fue llamado del Toledo, sucursal triple A del club felino.

Temporada de lesiones

Miguel Cabrera venía de tener la peor temporada en su carrera, bateando para .249 con 16 jonrones y apenas 60 carreras impulsadas en 2017, lo que afectó notablemente a los Tigres, que terminaron con oscuro registro de 64-98.

El maracayero, también acosado por las dolencias, jugó en esa zafra 130 partidos, pero no por completo sano.

Por tal razón, cumplió una preparación especial para que llegara a la temporada de 2018  en las mejores condiciones físicas posibles. Y al comienzo todo apuntaba que se encamina a retomar su consistencia como jugador, con sus acostumbrados sólidos números en el orden ofensivo. Pero lamentablemente eso no fue así.

Todo comenzó muy pronto, en concreto el 29 de abril, cuando tuvo que salir del partido que los Tigres perdieron ante los Orioles de Baltimore, debido a espasmos en el bíceps izquierdo y se ausentó tres encuentros.

Tras reaparecer, se vio bastante bien, pero en mayo tuvo que ingresar a la lista de lesionados por 10 días con una distensión del tendón de la corva derecha y su regreso sería demorado por una rigidez en la espalda durante su proceso de recuperación.

Cabrera salió de la lista de lesionados el 1° junio y cuando jugaba su partido 11 sufrió la inusual ruptura del tendón del biceps izquierdo, que lo aparta definitivamente del campeonato de este año.

De esta manera, concluye lo que ahora es su peor campaña y la de menor participación desde que hizo su debut con los Marlins de Florida en el 2003.

En esta campaña de 2018 apenas pudo estar en acción en 38 desafíos, en los cuales tomó 134 turnos, con 40 hits, entre ellos 11 dobletes y tres cuadrangulares, con 22 carreras impulsadas y 17 anotadas.

Lea también: El bombazo español antes del Mundial

Sus números históricos

No cabe duda que Miguel Cabrera ya ha hecho lo suficiente para ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown luego de su retiro como pelotero activo. Los cuatro títulos de bateo alcanzados con promedios de .344 (temporada de 2011), .330 (2012), .348 (2013) y .338 (2015), la triple corona lograda en 2013 y sus múltiples intervenciones en el Juego de Estrellas son la parte gruesa de su rico expediente como jugador de élite del beisbol de las Grandes Ligas.

Sin embargo, todo ese proceso de lesiones y las rehabilitaciones que ha tenido que cumplir en los últimos cuatro años impactarán de forma significativa en sus números históricos al final de su carrera.

Cabrera está cerca de redondear cifras imponentes en hits conectados, jonrones, carreras impulsadas y dobletes, entre otras. De por vida totaliza 2.676 indiscutibles, que lo colocan a tan solo 324 del número referente de los 3 mil hits. En cuadrangulares suma 476, apenas 24 para ingresar al selecto grupo de los bateadores con 500 bambinazos y en carreras producidas contabiliza 1.635 de por vida, a 365 de las 2.000. Mientras que en dobles cosecha 556, es decir, a 44 de los 600.

Imaginen amigos lectores cuáles serían sus topes de por vida en estos departamentos y en este momento si las lesiones no lo hubieran limitado tanto desde 2014.

Aunque no es nada fácil para un guerrero como lo es Miguel Cabrera, que lo da todo por su equipo, no le queda otra que enfocarse en su recuperación, repetimos, que tardará unos seis meses. Todo con el objeto de regresar en plan grande en el 2019 y así tratar de ganar el mayor terreno perdido por las dolencias.

Consideramos, eso sí, que los Tigres de Detroit y sus especialistas en medicina deportiva deberán prestar atención en toda esta situación, en este historial de lesiones, para fortalecer en la parte física y al máximo al venezolano, quien tiene mucho que dar todavía.

A Cabrera, sin duda, le toca en los meses venideros encarar el reto más grande de su carrera deportiva.

Twitter: @Alconde

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES