Colombia entra a ser miembro de la OCDE y de la OTAN

 

 

Por Alfredo Michelena

*El salto cualitativo que ha dado Colombia puede apreciarse por su ingreso a dos de los clubes más importantes del mundo, al de los países más ricos, la OCDE, y al sistema de defensa militar más importante, la OTAN.

Ocurrió lo que muchos pensaban en el siglo pasado que sería el destino de Venezuela, un país de estable democracia y  sostenido crecimiento. Pero fue Colombia la que  llegó a las “grandes ligas” al ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) y a la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

 Colombia se desarrolla

Con  las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y una vez firmados los acuerdos de La Habana con las FARC, Colombia  ha salido substancialmente de la guerra doméstica que desbastó al país. Para un país que logró en esas condiciones desfavorables empujar su desarrollo,  sin duda le irá mejor en época de paz. A pesar de esa guerra, Colombia se ha convertido en un país moderno, integrado al mundo desarrollado  social y económicamente. Posee una economía diversificada con un PIB superior al de Venezuela y Chile, que alcanza casi los US$300 millardos anuales, un ingreso per cápita creciente, considerado medio ($ 6.200) y un comercio exterior vibrante que tiene varios Tratado de Libre Comercio, incluyendo con la Unión Europea y los EE.UU.

Según el Banco Mundial, en los primeros tres lustros de este siglo, Colombia ha reducido la pobreza extrema del 16,2% a un 5,5% y triplicado el ingreso nacional bruto de $97,7 millardos a $286 millardos. En lo  social y político es una democracia de larga data, que ha logrado salir de un grave conflicto bélico interno.

La OCDE

En este contexto, Colombia ha sido invitada a  formar parte de uno de los club más importantes, el de las naciones más ricas del mundo: la OCDE.

Entrar en ese club de 35 socios y seis países en proceso, no es fácil, hay una serie de pasos y filtros. De América Latina solo Chile, México y ahora Colombia son miembros. Costa Rica está en proceso de adhesión. Además de que con Brasil, la India, Indonesia, la República Popular China y Sudáfrica, se fortalece la cooperación a través los programas de “Compromiso Renovado”. Otros países de la región, como Perú y Argentina, han pedido ser invitados. La incorporación a esta organización fundada en 1960, luego de que se encargara del Plan Marshall  en Europa, es un proceso largo y tedioso.

El proceso

El primer paso  en este proceso va desde presentar la candidatura hasta ser llamado por el organismo.  Luego viene un período complejo para establecer los términos y condiciones de su ingreso. Se debe pasar por 23 comités donde se examina en detalle cada caso. Esto puede durar unos cinco o seis años y luego, si hay consenso, se ingresa al club en el momento que se considere adecuado.

Colombia fue invitada a abrir negociaciones de adhesión en 2013. Ya ha pasado por los 23 Comités y ha realizado reformas en su legislación, políticas y prácticas para hacerlas compatibles con las de la OCDE. Esas reformas incluyen muy variados temas como los laborales, el sistema de justicia, empresas estatales, combate a la corrupción, comercio y medio ambiente.  Adicionalmente deben superar las objeciones de otros países. En este caso los EE.UU. objetó alegando que Colombia no respetaba los derechos de  propiedad intelectual. Y en realidad EE.UU.  puso a Colombia en su “Priority Watch List” por  no cumplir cabalmente con sus obligaciones en el TLC binacional con ellos, en especial en este tópico.

La gran ventaja de ser parte de OCDE consiste en que es un sello de garantía y confianza para las inversiones internacionales ya que estos países deben mantener los más altos estándares y las mejores prácticas.  Para esto la organización tiene mecanismos de asesoría y foros de discusión así como un monitoreo de los datos económicos de sus miembros y los provee de estadísticas confiables y comparables.

La OTAN

Otro camino fue el ingreso a la OTAN  Ya el presidente  Juan Manuel Santos había anunciado esta iniciativa en 2013 cuando dijo que había  “un proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización” y que se firmó un acuerdo de intercambio de información y seguridad. En realidad esta iniciativa había comenzado en 2007 cuando el actual presidente era  Ministro de Defensa.

Obviamente, aquel anuncio levantó en la época las críticas del castrochavismo internacional. Nicolás Maduro, Evo  Morales y Daniel Ortega levantaron sus voces alegando que el objetivo era “debilitar y tratar de destruir el proceso de unidad que vive la región latinoamericana y el Caribe”. En realidad, como aclaró el ministro de Defensa colombiano, su país “no puede y no quiere” ingresar a la OTAN. “Lo que Colombia sí quiere es recorrer el camino para ser un socio en la cooperación, como lo son ahora Australia, Nueva Zelanda y Japón”.

En ese momento el ministro hizo saber que lo que se perseguía era “tener acceso a conocimiento, experiencia, buenas prácticas en materia de misiones de paz, misiones humanitarias, derechos humanos, justicia militar, procesos de transformación y mejoramiento del sector de defensa y seguridad, además de ayudar en la lucha contra el narcotráfico”.

Socio Global

La realidad resultó otra. El presidente Juan Manuel Santos, este mismo 31 de mayo del presente año, firma el acuerdo que convierte s Colombia en uno de los “socios globales” de la OTAN, siendo el primer país latinoamericano en hacerlo.

Esta alianza de 29 países, básicamente Europa, más EE.UU. y Canadá, tiene otros ocho socios globales: Afganistán, Australia, Irak, Japón, Corea del Sur, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán. El acuerdo no supone ni fuerzas militares de la OTAN en Colombia ni  participar en “operaciones militares que no sean de entrenamiento”. Pues “no está contemplado en los acuerdos” aclaró el presidente colombiano.

 Aunque la OTAN es un acuerdo de defensa mutuo como lo es el Tratado de Asistencia Reciproca (TIAR) para el hemisferio occidental, Colombia, al no ser socio pleno, no está cubierta por este objetivo.  Lo que sí pudiera impactar a lo interno de las Fuerzas Militares colombianas, es el mantener un cierto nivel de prácticas acordes con estándares de esa organización, aunque siendo Pakistán e Iraq parte de este grupo, la rigurosidad  está cuestionada.

Las reacciones

En todo caso, el ingreso de Colombia en la OECD y en la OTAN como “socio global”, pone al país hermano a jugar en las grandes ligas. Unas ligas que definen en cierto modo las tendencias globales más importantes en el mundo. Esto sin duda, en especial lo de la OTAN, es visto por el castrochavismo como una afrenta a la región.

 En un comunicado de la Cancillería, Venezuela advierte que Santos habría violado la palabra empeñada con Chávez “de no concretar alianza militar con la OTAN”; hace un llamado a “no generar elementos de desestabilización y guerra en Suramérica”;  “… se opone firmemente ante el intento de introducir factores externos con capacidad nuclear en nuestra Región”; y  acusa a Colombia de violar “acuerdos bilaterales y regionales de los cuales Colombia forma parte (Unasur, Celac), a través de los cuales se declaró a América Latina y el Caribe como Zona de Paz”.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES