Nuevo gobierno italiano objeto de duras críticas

 

Por Eduardo Martínez. Corresponsal en Italia

La prensa no concede la tradicional luna de miel al nuevo gobierno italiano.  

  El nuevo gobierno italiano del Premier Giuseppe Conte, conformado por dos partidos, el M5S y Lega,  arranca en medio del excepticismo y desconfianza de la prensa nacional e internacional.

A las pocas horas de su juramentación, los juicios y análisis editoriales no auspician ninguna luna de miel. Lo que da al traste con ese tradicional período de tolerancia de los primeros 100 días, que políticos y periodistas le conceden generalmente a un gobierno que se inicia.

 Ambigüedad

En el cotidiano La Stampa, en Torino, la nota editorial firmada por su director Mauricio Molinari es ilustrativa de la desconfianza: su título es “La ambigüedad del gobierno amarillo-verde”.

Molinari resalta “la debilidad estratégica”  que frente a las ventajas tácticas de “la Italia amarilla-verde” (en referencia a los colores de los partidos M5S y Lega),  se caraceriza por “la ausencia de una visión común para el futuro del país y, por tanto, también por la aproximación a la Unión Europea de la cual hemos sido fundadores desde 1957”.

También enumera el director de La Stampa en su nota editorial los aspectos positivos y negativos: “El solapamiento entre legitimidad popular y contradicción política es el ADN con el cual nace el primer gobierno de la República guiado por fuerzas anti-establishment. Es el certificado de nacimiento de un populismo de gobierno sin precedentes en Europa Occidental, del cual el elemento positivo viene de reforzar la representación -espina dorsal de cada democracia- mientras el negativo está en la confusión programática, que puede desencadenar peligrosos conflictos internos e externos”.

 Perjurio

Alessandro Sallusti, director del diario milanés Il Giornale, fue menos cauto con el gobierno de Conte al calificarlo en el titular como “El gobierno de los perjurios”.

Sallusti abre su editorial con dudas en cuanto al honor del gobierno: “Honor al gobierno que se ha establecido jurando fidelidad a la Constitución, pero si y cuándo esto será verdad, lo veremos”.

Razona sus dudas recordando diversas afirmaciones realizadas por los jefes políticos, el milanés Matteo  Salvini,  y el napolitano Luigi Di Maio, calificando lo dicho por ellos de “perjurios”. Afima: “Aquí no entra la Constitución, pero sí la confianza, la seriedad y la lealtad de los personajes en el campo”.

 Contradicciones

Paolo Mieli, en el diario milanés Il Corriere della Sera, apunta a las contradiciones en la alianza Lega-M5S desde un escenario más amplio, al incluir las que son propias de una oposición.

Si bien Mieli comienza su escrito señalando que  fue “un golpe la extravagante heterogeneidad en el paso de la oposición al gobierno”, utiliza al mismo tiempo esa afirmación para ahondar en las contradicciones entre los integrantes de la alianza que forma ese gobierno.

Entre ellas, afirma que Di Maio ha descubierto que “Italia es un país donde no todos son corruptos”, en tanto que en la izquierda –en la oposición- se ha “reprochado” que este es el gobierno que se encuentra  “el más a la derecha en (toda)  la historia de Italia de la posguerra”.

Sin embargo, a pesar de estas contradicciones, el diario La República de Roma editorializa bajo la firma de Ezio Mauro, titulando “La derecha está realizada”, dando despliegue a la aspiración de Salvini de emprenderla en contra de la inmigración clandestina que ha venido afectando la seguridad interior de Italia.

La prensa internacional

La mayor crítica para Italia vino la pasada semana de la revista británica The Economist eu su edición para Europa. La revista ilustró su portada con un helado-bomba tricolor y tituló: “manéjese con cuidado”.

Esa edición fue publicada pocos momentos antes de que el presidente Sergio Mattarella encargara a Giuseppe Conte conformar un gobierno Lega-M5S.  The Economist adelantó su opinión señalando que “Italia puede encontrar una vía inmediata para salir de su crisis. Pero las perspectivas a largo plazo son más preocupantes”.

“Cualquiera sea el éxito de las intrigas a puertas cerradas de esta semana en Roma, Italia corre el riesgo de tener su primer gobierno populista -si no ahora, muy pronto, después de otras elecciones”, – adelantó la revista sus previsiones.En otro apartado, The Economist señaló que “el verdadero problema de Italia es la combinación debilitante de un crecimiento crónicamente bajo y una deuda pública elevada”.

Ante este “verdadero” problema, The Ecomist advirtió que sin embargo, hay otro más y es mayor: “el problema más grande es que los populistas tienen poca idea de cómo enfrentar el montón de causas de la estancada productividad italiana”.

 Euroescepticismo

La Vanguardia de España, más conocedora del léxico mediterráneo, no dudó en calificar de “gobierno euro escéptico” a la gestión del Premier Conte.

Gobierno que calificó apoyado por “los partidos del antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, que forman el primer gobierno euroescéptico de Italia”, cuyo “objetivo es bajar impuestos, impulsar el gasto del estado, del bienestar y reformar las normas europeas sobre presupuestos e inmigración”. 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES