El acertijo de Cristiano Ronaldo tras el triunfo del Real Madrid

 

Por ROBERTO MANSILLA BLANCO, Corresponsal en España.

*Al quedar  incluido en el trío de estrellas que marcan el legendario historial de la Champions (Johan Cruyff entre 1971 y 1973; Beckenbauer entre 1974 y 1976 y ahora Ronaldo con Real Madrid), ¿de qué se queja el triunfador?

   Con su 13º entorchado en la Champions League, el Real Madrid se consolida como el indiscutible rey de esta competición, toda vez se ciernen dudas sobre el futuro de su máxima estrella, Cristiano Ronaldo, tras sus enigmáticos mensajes una vez alcanzado el título.

   No hay discusión. La Champions League se hizo para el Real Madrid. Los merengues alcanzaron este sábado 26 en Kiev su 13º título en esta competición desde su primera edición en 1956, cuando aún se denominaba Copa de Europa.

   La victoria madridista 3-1 sobre el Liverpool tiene un significado especial en varios sentidos. Aunque esta final estuvo marcada por el espectacular gol de chilena del galés Gareth Bale y por los increíbles e incomprensibles errores del portero alemán Loris Kairus, el encuentro se mostró bastante parejo y con un final abierto.

   Con su 13º entorchado, es muy difícil especular con que, en el futuro cercano, algún equipo pueda acercarse a esta marca del Madrid. El segundo equipo con mayor número de títulos, el A.C Milán, tiene siete Champions, a seis de los merengues.

   Además, el club rossonero en su momento presidido por el magnate Silvio Berlusconi se encuentra sumido en una crisis futbolística y económica tras su venta a un conglomerado chino. Esta crisis incluso amenaza con la desaparición de este histórico club, el único que le sigue a la zaga al Madrid.

Rompiendo

el maleficio

   En Kiev, el Madrid igualó una marca que databa de la década de 1970: el que un equipo ganara tres títulos consecutivos. Lo hicieron entonces el Ajax de Amsterdam liderado por el desaparecido  Johan Cruyff entre 1971 y 1973 e, inmediatamente, el Bayer Múnich alemán del gran Franz Beckenbauer entre 1974 y 1976.

   Desde entonces, y salvo un breve paréntesis de dominio del Milán con dos títulos seguidos entre 1989 y 1990, cuando la competición aún se denominaba Copa de Europa, ningún equipo había logrado recuperar esta marca.

   Con todo, fueron varios los equipos que llegaron a tres finales consecutivas sin poder alcanzar los tres títulos seguidos. El primero fue el Milán, que llegó a tres finales consecutivas (1993, 1994 y 1995) para ganar sólo una (1994), cuando la competición pasó a llamarse con su actual denominación de Champions League. Le siguió la Juventus de Turín con otras tres finales (1996, 1997 y 1998), de la que sólo ganó una (1996) y precisamente perdió otra con el Real Madrid (1998)

   Incluso, el poderoso Barcelona de Pep Guardiola con Messi en sus filas estuvo a punto de alcanzar esta marca, pero sus victorias en la Champions fueron intermitentes (2009, 2011 y 2015)

   Esta especie de maleficio terminó en 2016, al llegar el Madrid dirigido desde el banquillo por Zinedine Zidane y en la cancha por Cristiano Ronaldo. Así, el Madrid ha ganado cuatro de las últimas cinco competiciones: 2014 con Carlo Ancelotti como técnico y 2016, 2017 y 2018 con Zidane, confirmando una indiscutible hegemonía que parece eternizarse.

   Del mismo modo, la victoria frente al siempre difícil Liverpool fue una revancha merengue de la final de 1981 en París, ganada por los Reds en el último minuto con un gol de Alan Kennedy.

   Debe también señalarse que estas cuatro Champions en cinco años fueron ganadas prácticamente con el mismo equipo. El capitán Sergio Ramos, Varane, Marcelo, Carvajal (que se lesionó en la final de Kiev), Modric, CR7, Benzemá y Bale, entre otros, han estado presentes en estas finales ganadas. Otros como Keylor Navas, Nacho, Casemir y Kroos no estuvieron en la de 2014 pero sí en las otras tres ganadas.

¿Sin CR7?

   La otra noticia, y que ha generado un auténtico revuelo de rumores y polémicas principalmente en España, fue la opacidad de Cristiano Ronaldo en la celebración del título y sus primeras declaraciones tras el partido, dejando entrever el final de su ciclo en el Real Madrid.

   En realidad, CR7 apenas entró en juego durante la final. Su actuación fue opacada por la ascendente exhibición de Bale, quien entró en el segundo tiempo para sellar la 13º Champions. Incluso, en el último minuto, Cristiano tuvo un chance de anotar pero un espectador “showman” entró al terreno y le quitó esa posibilidad de convertir una anotación con la que podría haberse reivindicado.

   La bomba vino después. Con los jugadores celebrando en el césped, a CR7 se le notaba ausente. Sus primeras declaraciones fueron enigmáticas, hablando en tiempos pretéritos: “ha sido muy bonito jugar en el Real Madrid”. Al preguntársele si esto era una despedida, toreó la incómoda situación como pudo para finalmente lanzar otra bomba: “hablaré en los próximos días”. Incluso, sus propios compañeros de equipo tuvieron que llamarlo para que se hiciera la foto con la copa.

   Posteriormente, se supo que en el vestuario del Madrid, el capitán Sergio Ramos le hizo un toque de atención fuera de los focos de los medios. Pero la mecha ya estaba encendida. El debate institucional y en los medios principalmente afectos al madridismo reflejan desde entonces un claro malestar por estas declaraciones. Consideraron que CR7 se equivocó, que sus palabras podrían denotar capricho y afán de protagonismo y que lo más importante era el Real Madrid y la histórica tercera Champions consecutiva.

   Los medios y las redes sociales comenzaron a hervir desde entonces. El otro personaje más buscado por los medios fue Florentino Pérez, presidente de la entidad merengue. Las palabras de CR7 parecían así ensombrecer una celebración histórica para el Madrid. En varias entrevistas en directo, Florentino incluso dejó entrever su malestar cada vez que se le preguntaba por las palabras de Cristiano.

   Días antes de la final, en una entrevista realizada para un popular programa televisivo de tertulias futbolísticas, Cristiano ya había adelantado a través de crípticos mensajes la posibilidad de que, tras la final, dejara el Real Madrid.

   En esa entrevista, y con la lluvia de rumores sobre su posible marcha, al preguntársele cómo se sentía en el Madrid, CR7 comentó: “estoy muy bien, pero hay cosas que no dependen de mí. En mi casa, sí; en el Madrid, no“.

   Cristiano matizó posteriormente todo tipo de rumores emanados de sus declaraciones, intentando apagar un fuego ya imparable en las redes. Tras regresar a Madrid, se despidió formalmente de la afición a través de las redes sociales con un “hasta el próximo año”, dejando entrever que se quedaría.

   Durante la celebración del título al día siguiente en el estadio Santiago Bernabéu, Cristiano tampoco dejó claras las cosas mientras sus compañeros y la afición le gritaban “Cristiano, quédate”.

   La próxima semana, Cristiano se incorporará a los entrenamientos de su selección, Portugal, de cara al Mundial Rusia 2018 que comienza el próximo 14 de junio. Un día después, el viernes 15, vendrá el primer plato fuerte del Mundial: un España-Portugal a jugarse en la localidad rusa de Kazán, donde CR7 se enfrentará a sus compañeros madridistas en la selección española.

   Puede que sea en ese contexto donde Cristiano aclare su futuro, y ponga en valor aquellas declaraciones hechas en Kiev cuando comentó que hablaría “en los próximos días”.

Neymar, ¿la discordia?

  Los constantes rumores de un posible fichaje del astro brasileño Neymar Jr al Real Madrid parecen no sentar bien ni a CR7 ni tampoco a Bale, uno de los jugadores más cuestionados durante toda la temporada y que finalmente terminó siendo el héroe de la final de Champions.

  Con 33 años y ocho temporadas en el Real Madrid, Cristiano puede estar observando un final de ciclo. O más bien, sus declaraciones pueden constituir un pulso con la junta directiva presidida por Florentino Pérez para reconsiderar un contrato económicamente ventajoso en caso de que lleguen al Madrid nuevas estrellas la próxima temporada, como eventualmente serían el caso de Neymar o incluso del delantero polaco del Bayer Múnich, Robert Lewandowski.

En esta estela de rumores se ha venido hablando en los últimos meses con posibles destinos para CR7. Se mencionan al PSG francés e incluso volver al Manchester United actualmente entrenado por su paisano y viejo conocido José Mourinho. Con todo, la relación entre Cristiano y Mourinho se deterioró en su momento tras la marcha del entrenador portugués del Real Madrid en 2013. No obstante, con anterioridad, el propio Cristiano ya declaró que le gustaría volver al Manchester.

 Otros destinos podrían ser volver a su club de origen, el Sporting de Lisboa, probar en las millonarias ligas de Qatar y China e incluso en la MLS de EEUU. Todo es especulación. Pero nadie duda, al menos en España, que las palabras de CR7 tras la final de Kiev fueron una bomba inesperada en la celebración de la 13º Champions el Real Madrid.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES