PDVSA ya no produce sino 1,4 mm de barriles diarios

Por Juan Fernández

   MIAMI.- Un cálculo de la distribución de la menguante producción petrolera venezolana y de los compromisos adquiridos de suministro sin pago, indica la virtual ausencia de ingresos por esta vía.

      Un precio del crudo en alza es lo que podríamos indicar como lo relevante sobre el resultado de la semana, cuando el Brent está cercano a los US$80 por barril. El mercado tiene una demanda que aumenta sostenidamente por el crecimiento económico global y por una rebaja en las tensiones derivadas de las negociaciones entre China y los EEUU con respecto al comercio internacional.

    La  oferta y el suministro de crudo se ven afectados por la reducción de suministro del acuerdo OPEP y los productores NO-OPEP. Sin embargo, esta reducción es mayor por la situación crítica de la industria petrolera en Venezuela, pues con respecto al acuerdo OPEP, “excede” su compromiso de reducción en más de 500 mil bpd, y por ello el alto grado de cumplimiento de más del 160% del acuerdo para rebalancear el mercado y con perspectivas además que la producción venezolana continuará cayendo y a la vez el impacto de la salida de los EEUU del acuerdo nuclear con Irán, con sanciones de vuelta a los iraníes. Las  sanciones podrían afectar, según estimaciones del mercado, hasta 200 mil bpd e ir creciendo hasta 1 millón de barriles bpd de la producción iraní. La aplicación de las sanciones por parte de la administración del presidente Donald Trump establecen, según las informaciones, un periodo de 6 meses en el sector petrolero para su completa aplicación. Al respecto el Ministro de Petróleo de los EAU, Suhail bin Mohammed al-Mazroui, declaró en un evento de carácter industrial en Abu Dabi, que la capacidad de los países del golfo de suplir el suministro podría verse afectada por la situación iraní, es decir, con producción incremental de Arabia Saudí, Kuwait y los Emiratos. Dijo además a los periodistas, que esta no es la primera vez en la cual un país miembro se ve afectado, minimizando el potencial efecto en el mercado. Sin embargo, aclaró lo siguiente con respecto a la próxima reunión del cartel en junio: “Lo que nos preocupa en la próxima reunión de la OPEP, es cuál es el nivel correcto de inventario que deberíamos ver, y ver como podemos continuar juntos por más tiempo”.  También la información del mercado petrolero refleja un encuentro entre Rusia y Arabia Saudí a propósito del foro económico en San Petersburgo este mes, para discutir el tema de suministro, dada la situación geopolítica actual.

     En consideración de la situación actual del mercado, la variable de los inventarios vuelve a ser clave en la formación del precio del crudo y por esta razón su seguimiento es importante. De hecho vemos como este martes 15.05.2018, ante el anuncio del API, cuando el precio del Brent alcanzó un pico, se estabilizó y retrocedió por el anuncio de un aumento de 4,8 millones de barriles en inventario para la semana finalizada el día 11, cuando las expectativas de los analistas es de una rebaja de 763 mil barriles. Estos valores de inventario y del mercado se validan con el reporte del Departamento de Energía que publica semanalmente y que no está disponible al momento de escribir esta nota.

VENEZUELA

   Como se observa en el siguiente cuadro de datos, la producción de Venezuela sigue cayendo. Según el Boletín Mensual de la OPEP por  Fuentes Secundarias, la producción de abril cayó en 42 mil bpd con respecto al mes de marzo. Por Fuentes Directas, la caída solo para Abr/Mar fue de 4 mil bpd, pero desde febrero son 81 mil bpd por día menos de producción, la reflejada por esta fuente.

   Lo anterior hace coincidente la opinión global sobre el colapso de la economía venezolana. Señala Bloomberg, que la producción de Venezuela se hundió en 1.505 millones de bpd en abril, lo cual significa una pérdida equivalente al 31% con respecto al mes de abril 2017.

     Lo anterior, es una confirmación del déficit de divisas de la economía: no hay dinero para atender las necesidades del país, cubrir los pagos de la deuda y ahora pagar las decisiones arbitrales por lo juicios de expropiación que reclaman miles de millones de dólares en compensaciones. El cálculo es sencillo para la conclusión sobre el colapso. Si la producción es de 1,4 millones de bpd, de ese volumen sobre 400 mil bpd son para atender las obligaciones del mercado interno, con la gravedad adicional de que por las fallas en las operaciones del sistema de refinación, esto obliga a importar componentes con mayor precio al de un barril de crudo. Luego para pagar la deuda a China y Rusia se suministran barriles, los cuales no generan hoy un solo dólar y se pueden estimar como mínimo en unos 200 mil bpd. Pero como señala el Prof. Monaldi, si China no renueva el periodo de gracia, el volumen a compensar en barriles aumentaría entre unos 230 a 250 mil bpd y también es necesario renegociar con Rusia, y por ultimo están los regalos de suministro a Cuba y otros países vía Petro-Caribe del orden de 150 mil bpd. Lo anterior, resulta en un balance estimado de 600 mil bpd. Por lo tanto, hasta CITGO se ve en la necesidad de importar crudo colombiano.

    La decisión de CONOCO-PHILLIPS, de hacer efectiva la compensación del tribunal de arbitraje continua, desde por ejemplo las autoridades de Holanda que tienen su influencia en Curazao, Aruba y Bonaire, hasta tribunales en Londres y Hong Kong. PDVSA tiene en las US Virgin Islands, en Saint Croix (Santa Cruz) en la refinería con Amerada Hess, también participación en República Dominicana en Refidomsa. Para el caso de  Cuba en la refinería de Cienfuegos, que según Panamá Post cesó la participación de PDVSA, por incumplimientos de pagos de parte de PDVSA, precisamente ahora es que vienen las demandas por incumplimiento de pago de compensaciones por expropiación y la suspicacia salta a la vista. Como hemos dicho, si al colapso económico se le suma el cobro de Conoco, los demás acreedores de Venezuela y de PDVSA tienen claro el panorama del “default” y el efecto domino es una acción obvia esperada por los analistas económicos. De allí la conformación de tenedores de deuda en sindicatos y de los demás acreedores, incluyendo los expropiados y los comerciales quienes también se preparan ante la eventualidad. Maduro, ante esta situación, pretende obligar al uso del PETRO como moneda de pago, pero las sanciones sobre el uso del invento monetario de la supuesta revolución no tienen posibilidades en el mercado internacional.

      Sobre el 20 de mayo, en donde la comunidad internacional anuncia el desconocimiento del proceso por no cumplir con las garantías democráticas a las que todo ciudadano tiene derecho, esto implica para Venezuela un escenario muy complicado después de esa fecha para el manejo de la colapsada economía venezolana. Se requiere urgentemente el apoyo financiero internacional. El escenario tiene por delante la aplicación de más acciones sancionadoras a personeros del régimen o relacionados con el mismo.

    En conclusión, tras el supuesto proceso electoral del 20 de mayo con el modelo económico, político y social de la supuesta revolución, no hay ni habrá solución a la crisis venezolana.

  Es imprescindible el retorno a un sistema político verdaderamente democrático, con una economía que ejecute las reformas requeridas y con la comunidad financiera internacional en combinación con los organismos multilaterales apoyando la reforma económica: sólo así, sería posible el cambio a mejorar.

@JFernandeznupa

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES