PDVSA ante baja de producción

*El grupo HFI Research elaboró tres escenarios para la producción venezolana en 2018: la de 1,5 mm de barriles diarios, otra de 1,2 millones y una tercera que podría surgir de la detención de los ejecutivos por rehusar ser partícipes de corrupción, podría crear rebaja a 0,65 millones de bpd. 

Por Juan Fernández

Aumenta el precio del crudo alcanzando niveles que no se observaban desde finales del 2014. Este resultado refleja el deseado rebalanceo del mercado de la OPEP, más rápido de lo esperado y donde la caída de la producción de Venezuela es la razón principal para tal resultado, como lo hemos mencionado en notas anteriores. Es por ello el elevado grado de cumplimiento del acuerdo de reducción de los países OPEP de un 163%. A la par se mantienen las expectativas de crecimiento global, aun a pesar de tensiones del comercio internacional por el anunciado aumento de aranceles entre los EEUU y China, lo cual podría conllevar una guerra comercial.  Con el mercado cada vez más balanceado con niveles de inventario cercanos al promedio de 5 años, la formación del precio de corto plazo toma en consideración y relevancia las variables geopolíticas, entre ellas podemos citar entre otros, los siguientes:

1.- Reunión en la ciudad de Jeddah en Arabia Saudí, preparatoria para la reunión de junio de la OPEP, cuyo objetivo fue evaluar si se mantiene la reducción de suministro hasta finales de año, para mantener unos niveles de precio para las economías dependientes del ingreso petrolero. El ministro de petróleo saudí, hablando con periodistas, dijo: “Nosotros tenemos que ser pacientes, no debemos lanzarnos al ataque, y no debemos ser complacientes y escuchar el ruido de algunos, como aquello de misión cumplida. Yo pienso que todavía hay trabajo por hacer delante de nosotros”. Esa reunión trajo como consecuencia un aumento en el precio del crudo.

2.- En la mañana del viernes, el presidente Donald Trump escribió en un tweet: “Parece que la OPEP está en eso nuevamente. Con cantidades récord de petróleo en todas partes, incluidos los barcos completamente cargados en el mar, los precios del petróleo son artificialmente muy altos. ¡No es bueno y no será aceptado!” La reacción del mercado fue hacia una baja del precio. Sin embargo, hubo respuesta por parte del ministro de petróleo de los Emiratos Árabes, Suhail al-Mazroui, señalando que los precios del crudo no son artificialmente altos.

3.- El tercer tema valorado por el mercado se refiere a la vuelta de sanciones de los EEUU a Irán, lo cual afectaría la capacidad de producción actual de Irán (3,8 millones de bpd) que conjuntamente con Arabia Saudí (10 millones de bpd) e Irak (4,4 millones de bpd) conforman los tres productores más importantes de la OPEP. Esta semana la reunión en Washington entre los presidentes Macron de Francia y Trump de Estados Unidos, toco el tema a fin de mantener el acuerdo actual, ambos mandatarios con posiciones iniciales diferentes, Trump indicando como el acuerdo es un desastre, nunca debió ser firmado, y Macron señalando la necesidad de mantener vigente el actual hasta 2025 y entrar en el proceso de negociar un nuevo acuerdo. Por su parte Irán señaló que saldría del acuerdo de no proliferación de armas nucleares. La geopolítica alrededor ese asunto también afecta a los sauditas y a los otros países productores del Golfo.

Venezuela

La situación de la industria petrolera en Venezuela cada vez va a peor. Las informaciones sobre el arresto de los dos empleados ejecutivos de Chevron, por rehusarse a firmas un contrato por la vía de adjudicación directa, sin ir a un proceso competitivo, es considerado como un esquema para facilitar la corrupción y continuar con el cobro de comisiones para contrataciones con PDVSA y sus negocios. Según las informaciones de Reuters, en el contrato valorado en millones, sus precios eran el doble a los del mercado.

Petropiar es un joint venture en donde PDVSA participa con el 70% y Chevron mantiene un 30%. Se mencionó recientemente que PDVSA había ofrecido a Rosneft un 10% de la participación cuyo valor se estima estaría entre US$ 600 millones y US$ 800 millones, según valoraciones mencionadas por Reuters.

Las empresas transnacionales socias de PDVSA, han tenido que establecer esquemas para el manejo de su personal en el país, desde medidas de seguridad hasta mayores costos por el riesgo que implica trabajar en el país; de hecho, algunas de las transnacionales han sacado a su personal clave del país y otros como Halliburton y Schlumberger han llevado a pérdidas las cuentas por cobrar con PDVSA por considerarlas incobrables y el CEO de Schlumberger, Paal Kibsgaard, ha dicho que la producción en Venezuela está en caída libre. En consecuencia el mercado petrolero que viene observando la caída de la producción, el procesamiento de crudo en el sistema de refinación y las dificultades financieras para efectuar transacciones con PDVSA, ahora ve como el soporte de los 1,5 millones de bpd en gran parte por la operación de los socios, se verá afectado también. Destaca la opinión de Total, que se mantendría a pesar de las dificultades operando en Venezuela.

Si las empresas socias de PDVSA se viesen afectadas para continuar operando en Venezuela, la caída de la producción en Venezuela aun seria mayor. Al respecto el grupo HFI Research, ha elaboro tres escenarios para la producción venezolana en 2018 y su análisis toma en cuenta el trabajo hecho por el Dr. Francisco Monaldi sobre la situación de la industria petrolera en Venezuela. Actualmente el Dr. Monaldi es profesor asociado de Rice University en Texas. El primer escenario es la producción actual del país de 1,5 millones de bpd, luego se define el caso base que llevaría la producción del país a 1,2 millones de bpd, una caída significativa de la producción por la falta de inversión propia, y un tercer escenario si las transnacionales salieran del país en vista de la situación económica del país, lo cual agregado a la detención de los ejecutivos por rehusar a ser partícipes de hechos supuestamente corruptos, llevaría la producción a 0,65 millones de bpd.

En cualquiera de los escenarios, en el corto plazo no se vislumbra ninguna recuperación significativa de la producción petrolera del país. Por lo tanto, estas caídas generan “un espacio” para que otros productores, bien sean del cartel petrolero o productores independientes, suministren el faltante al mercado por la caída de la producción venezolana. HFI Research estima que el déficit a suplir por la caída de la producción, estaría en el rango entre 700 mil bpd hasta 1,55 millones de bpd, dependiendo del escenario. Lo anterior obviamente tiene un impacto en el alza del precio del crudo, que el país no puede aprovechar.

El régimen actual no ha tomado ninguna medida consistente para efectuar reformas que permitan corregir las desviaciones en la economía, ni tampoco las tomará, pues su interés está centrado en el control social de los ciudadanos por la vía de la crisis económica. El cambio, en consecuencia se hace imprescindible.

Twitter@JFernandeznupa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES