La otra cara de la depresión

*¿Cuántos Alejandro Cañizales, que padecen cuadros de una depresión que nadie sospecha, nos rodean? ¿Cómo descubrir que alguien de nuestro entorno siente algo más que una tristeza? La psicólogo Zena Sleiman le respondió a Zeta esas y otras interrogantes sobre el tema, actualizado por la inesperada desaparición del popular periodista, presumiblemente víctima de una depresión.

El deceso de Alejandro Cañizales, ese que cada mañana surcaba los aires de Caracas y que con el tronar de unas hélices de fondo contaba como si de una crónica urbana se tratara el estado del tránsito en la capital de Venezuela, provocó una conmoción que además de generar un profundo dolor, podría deparar una enseñanza para una sociedad que parece sumida en un tiempo apocalíptico.

Y es que en medio de lo que se ha transformado el país durante el mandato chavista, donde los bancos no tienen dinero y las sardinas se convirtieron en un plato exquisito y de lujo para los hogares que cada vez cuentan con menos recursos, el padecimiento del vecino y el sufrimiento de la amiga son devorados por el “sálvese quien pueda”.

Sin embargo, a propósito del trágico desenlace que acabó con la vida del reconocido comunicador social, surgen preguntas que pueden ayudar a poner la mirada en el otro que sufre en silencio, a pesar de las vicisitudes que queden a quien las enfrenta: ¿Cuántos Alejandro Cañizales, que padecen cuadros de una depresión que nadie sospecha, nos rodean? ¿Cuántas señales sin respuesta ha enviado ese allegado sobre una dificultad que lo agobia? ¿Cómo descubrir que alguien de nuestro entorno siente algo más que una tristeza?

Para responder esas y otras inquietudes sobre este tema, Zeta entrevistó a la psicólogo egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) con postgrado de psicología clínica en la Universidad Central de Venezuela, Zena Sleiman, quien además de laborar en la Clínica La Arboleda (en San Bernardino, Caracas), realiza consultas a través de videollamadas (vía Skype), para aquellos pacientes que requieren psicoterapia dentro y fuera de nuestras fronteras.

Señales de que algo no está bien

-¿En principio, cuáles son las señales indicativas que una persona atraviesa un estado de depresión?

-La depresión tiene que ver, principalmente, con un cuadro clínico que se conforma por varios síntomas. Se caracteriza por una tristeza profunda e intensa. La gente suele decir de forma coloquial que está deprimida, pero la verdad es que la tristeza y la depresión son cosas distintas. Todos nos podemos sentir tristes en un momento dado, pero lo que caracteriza a la depresión, es que la tristeza es intensa y profunda.

Igualmente hay síntomas que son cognitivos, emocionales y físicos. En el primero de los aspectos, la persona tiende a estar más distraída, tener problemas de memoria y está enlentecida. En lo emocional, también puede incluso no tener ganas de levantarse de la cama, como si no tuviera energías para hacer casi nada; mientras que dentro de los síntomas biológicos puede presentarse que la persona deje de dormir o que lo haga en exceso y que en el caso de la alimentación ocurra algo similar, ya que puede dejar de comer, o comer en exceso.

Igualmente, la experta acotó que se debe poner atención al discurso que usa la persona cuando expresa pensamientos que tengan que ver con la muerte o relacionados con que ‘ya no vale la pena hacer nada’.

Herramientas contra la depresión

-En el caso de Venezuela, cuando se ve, por ejemplo, un vagón del Metro que comienza a echar candela, o que ante esta hiperinflación el sueldo no alcanza para alimentar a la familia: ¿cuáles son esos recursos a los que se debe apelar para no dejarse arrastrar por una depresión?

-La verdad es que estamos viviendo una situación bastante complicada, porque hay una crisis sociopolítica, económica, entre las muchas áreas que nos afectan el día a día y nos restan bastante energía. Sin embargo, creo que es importante que la persona pueda establecer prioridades y, sobre todo en los tiempos de crisis, hay que recordar dos cosas importantes: el concepto de las crisis es que tienen un comienzo y un final; y lo segundo es que las crisis demandan que uno sea flexible, es decir, tenemos que abrirnos a la posibilidad de reinventarnos y de cambiar. Por ejemplo, si estamos en un trabajo que no me aporta lo suficiente, como está la mayoría del país, hay que analizar qué puedo hacer para generar ingresos extras, o para cambiar de trabajo, o para buscar ayuda económica, en síntesis, buscar la forma de ver otras alternativas. Si nos quedamos rígidos en lo que estamos haciendo o con una sola perspectiva del asunto, entonces la crisis nos come.

-No quedarse en el lamento…

-Sí, y sobre todo poder pedir ayuda es importante… Es que a veces queremos solucionar todo solos pero también es importante ver hasta dónde llegan nuestras herramientas. Pero también es importante que en esta situación del país la persona pueda buscar espacios para cuidar su salud mental, espacios donde nos despejemos y recreemos, por ejemplo, hacer ejercicio es algo que se recomienda siempre porque tiene que ver con cuidar la salud física y la salud mental, la gente se siente mejor cuando hace ejercicio.

Hay que buscar ayuda

-En el caso de Alejando Cañizales, según lo que reflejaron los medios, era difícil detectar que atravesaba un cuadro depresivo, sin embargo: ¿cuáles serían las señales que debe tomar en cuenta el entorno para saber que un ser querido pasa por una crisis de este tipo?

-Realmente no llegué a conocer su caso como tal, pero en efecto cuando una persona está en depresión, tanto los familiares como los profesionales que la atendemos siempre intentamos comprometerla a la vida (…) Lamentablemente, hay personas que deciden hacer esto (quitarse la vida), y es complejo para los que queramos entenderlo. Obviamente es una situación muy difícil y es normal entre las personas que quedan, como lo es cualquier situación de duelo y quizás en ese caso crea más confusión así como más sentimientos encontrados, sentir rabia, tristeza e incluso culpa por no haber hecho nada o por no haberlo visto venir. En esos casos, lo importante es que la persona que queda revise qué es lo que está sintiendo y abrir un espacio de comunicación para decir lo que siente y buscar ayuda.

-Si tuviera que dar algunos tips a alguna persona que cree estar pasando por algún cuadro de depresión, ¿cuáles serían?

-Mi recomendación principal siempre es buscar ayuda, no necesariamente profesional, pero sí hablar con alguien -un amigo, un familiar, un profesor-, una persona que esté allí. Y si esa persona no puede dar respuestas, seguir buscando ayuda de alguna otra manera. Es difícil aconsejar a alguien con depresión, pero la persona debe saber que es importante para alguien, porque al final eso es lo que quiere todo el mundo, ser importante para alguien y sentirse amado.

Psicoterapia vía Skype

La psicólogo Zena Sleiman, cuya cuenta en la red social Instagram es @psiconfioo, reveló por cuál motivo la consultan más los venezolanos en el extranjero a través de videollamadas (vía Skype): “La migración es un proceso que implica muchos duelos: las personas pierden su casa, su trabajo, en algunos casos su profesión, el contacto físico con su familia, el clima, la comida y a veces el idioma (por lo que) la mayoría consulta, porque el proceso de adaptación suele ser difícil a nivel emocional, ya que implica mucha soledad, mucha tristeza, esa sensación de que quizás estás en un sitio donde la gente no te comprende del todo”.

Twitter: @rsanz777

Columnistas Invitados

Artículos de análisis y opinión sobre los principales temas de actualidad política, económica, social y cultural escritos por diversos autores, figuras relevantes del acontecer mundial.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NUESTRAS REDES